• Víctor Estanga emigró del país hace cinco años. Su interpretación de “Yellow” le dio un pase para participar en la edición europea del afamado concurso

La melodía de “Yellow” de la banda Coldplay resonó en las audiciones de The Voice Portugal hace unas semanas. En el micrófono estaba Víctor Estanga, un venezolano que cumplió su sueño de ser aceptado como uno de los participantes.

El instante fue viral en redes sociales. El joven de 30 años de edad, oriundo de Barcelona, estado Anzoátegui, movió las fibras de todo un país y en especial del jurado que reconoció su talento y perseverancia por luchar por sus sueños aunque esté lejos de su tierra.

Víctor es uno de los más de 4 millones de venezolanos que han emigrado del país por la crisis. Se fue a Portugal en 2014 cuando estaba por terminar sus estudios en Ciencias Audiovisuales y Fotográficas. Tras cinco años fuera, hoy comienza a cumplir sus sueños de consolidarse como artista y dejar el nombre de su país en alto.

Profeta lejos de casa

Desde que estaba muy pequeño, el joven migrante anhelaba subirse a una tarima y lograr los aplausos del público. La música, los instrumentos y las notas siempre han sido su pasión. Sin embargo, en Venezuela no lo logró. La situación del país y la falta de oportunidades nublaron el sueño de ser “profeta en su tierra”.

Así que dejó su tierra natal, tomó sus maletas y emprendió camino a Portugal. Ahí empezó desde cero, trabajó en otras áreas mientras esperaba la oportunidad de mostrar su talento hasta que llegaron las audiciones de The Voice donde dejó impresionado al jurado con su interpretación de “Yellow”.

“La verdad no fue algo muy pensado, llegué a la audición y tenía esa canción (Yellow) en la mente. Al entrar al casting fue lo primero que se me ocurrió y la hice. Cantar ahí fue impresionante, fue ver cómo un sueño se cumplía’’, confiesa el joven para El Diario.

La actuación de Víctor fue elogiada por todo el jurado y dio pie a que fuera seleccionado como uno de los participantes del afamado concurso. Hasta ahora su experiencia ha sido enriquecedora.

“Es un programa que motiva mucho a los artistas. Esta experiencia me ha hecho conocer personas con mi mismo sueño y pasión. Mucho más allá de lo mediático, es un crecimiento interno y personal. La confirmación de que luchando se puede conseguir lo que se sueña”, comenta.

Ahora que dio un gran paso para consolidar su carrera, Víctor tiene más planes musicales: sacar su primer disco, lanzar más temas y llevar su música por el mundo con el nombre de Venezuela a cuestas.

A su país anhela regresar, aunque tiene en su mente la premisa de que el país que dejó cuando emigró ya no existe. Desde la música, quisiera contribuir para su reconstrucción.

“Hay un llamado de mi corazón de querer ir a mi país, colaborar desde lo que yo pueda y disfrutar de la energía, pero por ahora el plan es dar a conocer el talento venezolano aquí en Europa y sí, en algún momento regresar a Venezuela, pero por ahora las bases para lograr eso están en el exterior’’, explica el joven.

Por ahora Víctor concentra sus energías en The Voice, así que espera ansioso el inicio de la competencia para seguir demostrando su talento y convertirse en el primer venezolano que gane el concurso musical.

Noticias relacionadas