• Este hombre camina por las calles de la capital peruana con el rostro cubierto por una máscara y con la intención de brindar una pequeña ayuda a quien lo necesite. En El Diario conversamos con Osito Lima sobre su iniciativa

Al iniciar la videollamada aparece del otro lado de la pantalla un hombre con  espontaneidad desbordada y mucha energía al hablar. Cada una de sus palabras está acompañada de actitud positiva  y esperanza. Pero hay dos rasgos que lo han hecho resaltar en Lima, Perú, su ciudad natal. Uno de ellos es la iniciativa de ayudar a las personas en situación de calle y el otro es que realiza esta actividad vestido de osito.

Osito Lima, así es conocido en redes sociales como Tik Tok e Instagram. Prefiere mantener su nombre real a discreción, pero su iniciativa solidaria se ha hecho viral e incluso ha traspasado fronteras. Sale a las calles con el rostro cubierto con una máscara de osito con la intención única de brindar una mano amiga a personas que estén pasando por momentos difíciles. 

En los videos que publica se observa cómo la sonrisa aparece en los rostros preocupados de limeños y migrantes que piensan en la manera de sobrevivir económicamente a la semana, cómo comprar tratamiento o qué hacer si no se vendió toda la mercancía. La expresión en sus rostros cambia ante una ayuda inesperada proveniente de un hombre vestido de osito, que con tan solo darles dinero para que puedan ir “tranquilos a casa” les transmite un ápice de tranquilidad.

Todo tiene su origen y la iniciativa de Osito Lima también. Sus padres fueron personas de escasos recursos económicos que trabajaron duro para darle calidad de vida a sus hijos. La idea de ayudar a otros se formó en la mente de Osito y se reforzó con anécdotas emotivas de sus padres. 

“Cuando mi mamá tenía 20 años de edad, ella estaba trabajando y estudiando a la misma vez. Antes de tomar el bus ella vio a una señora a la que le estaba haciendo falta dinero para comer. Mi mamá en vez de utilizar sus monedas para regresar a casa, se las dio a la señora para que comiera. Tuvo que regresar caminando a las 2:00 a.m. Esa anécdota y muchas más me inspiran día a día y me hacen preguntarme qué puedo hacer por mis amigos y familia”, comenta Osito Lima en entrevista con El Diario .

Solidaridad en pandemia

Este proyecto surgió durante la pandemia por covid-19 que ha convertido a Perú en uno de los países más afectados, al registrar 702.776 casos confirmados de coronavirus, según cifras del Ministerio de Salud. Para el hombre estos meses han sido perfectos para iniciar la cadena de ayuda, pues el coronavirus ha ocasionado mucha tristeza en las personas, por lo que considera que es importante repartir amor. 

El amor es sentimiento que impulsa las acciones de Osito Lima, incluso su máscara de oso está inspirada en este sentimiento. Las imágenes del animal son características del mes de febrero, cuando las personas celebran sus relaciones de parejas o amigos. Es por esto que vestirse como oso le pareció ideal a este hombre al momento de “repartir amor”

“Elementos icónicos del Día de San Valentín son rosas, chocolates y ositos. Sentí que el osito representa muy bien ese amor que quiero comunicar a todos”, comenta. 

La labor de Osito Lima está impulsada por la admiración que siente por las personas que trabajan diariamente, a pesar de las dificultades, para ayudar a su familia. Para él uno de los momentos más gratificantes es cuando logra cambiar el día de una persona con un “granito de arena”. Explica que la jornada de estas personas está marcada por la lucha, el hambre y el esfuerzo por generar dinero para mantener a sus familias o enviarlo a otros países como es el caso de los migrantes.

blank
Ellos son mis héroes. Cada una de las sonrisas son almas de personas buenas, que están luchando. Me encanta que sepan que son importantes. De las personas que he ayudado me quedo con una frase que me dijo una de ellas: ´no es pasar hambre, no es pasar frío, lo peor es la indiferencia de las personas cuando nos ven´” comenta Osito Lima

Osito Lima reprocha y desaprueba las miradas de repudio que reciben las personas que atraviesan por situaciones críticas. Su llamado es de amor y unión entre todos porque “nadie está exento de una crisis”. 

La ayuda que realiza Osito no solo es con dinero, muchas veces lleva a las personas a comer, por ejemplo. Su intención es aliviar un poco la preocupación del día y cada acción está acompañada con la frase “eres importante”. 

Las redes sociales en las que Osito Lima postea sus videos han sido un impulso para que las personas que lo vean se sumen a la cadena de ayuda que promueve. Para él es más gratificante que alguien tome la iniciativa de ayudar, como puede, a quien lo necesite. 

Este objetivo ha sido logrado, debido a que con la inspiración de la iniciativa de Osito Lima una cuantiosa cantidad de personas han realizado actividades solidarias, desde repartir almuerzos hasta ofrecer empleos. Estos gestos son lo más satisfactorio. 

Venezuela en el corazón

“Lucha, fuerza, esperanza y familia son las palabras que se me vienen a la mente para describir a los venezolanos. De todos los venezolanos que he conocido me llevo una enseñanza de vida enorme”, comenta Osito Lima. 

Perú es uno de los países que ha recibido a más migrantes provenientes de Venezuela. A inicios de 2020 las autoridades migratorias de ese país registraron un total de 860.000 venezolanos en Perú. La crisis de Venezuela ha obligado a muchos ciudadanos a buscar un mejor futuro lejos de sus fronteras. Muchos de ellos encontraron en Perú un lugar para progresar económicamente, sin embargo, ser migrante es un reto complejo lleno de altibajos. 

Las palabras de Osito Lima al expresarse de los venezolanos no tienen ni un ápice de xenofobia, sino que están marcadas por una sentida admiración. “Ver a un hermano venezolano sufrir me rompe el corazón. El amor no puede tener fronteras”, afirma. 

Comenta que ha conocido a venezolanos que estaban progresando económicamente en Perú y que la pandemia disminuyó sus ingresos. Muchos debieron gastar sus ahorros para sobrevivir estos meses de confinamiento obligatorio mientras que otros quedaron en la calle. 

blank
Es increíble la energía positiva que ellos mantienen. Ellos dicen: ‘en nombre de papá Dios yo voy a salir adelante’. Yo creo que eso habla mucho de todas las personas en Venezuela. Que ante las malas situaciones siempre están con una sonrisota enorme queriendo salir adelante”

Osito Lima es un personaje particular, que pretende ayudar a quien lo necesite y brindarle un poco de amor y tranquilidad entre tanta tristeza y preocupación. Espera que la cadena de ayuda traspase fronteras y que su labor sirva de inspiración. Su invitación es a ponerse la mano en el corazón y mirar a los lados, porque puede haber alguien que necesite una mano amiga. 

Noticias relacionadas