• Estos caracoles son una especie invasora que llegó a al país por tráfico ilegal y es difícil de erradicar porque no tiene depredadores naturales | Foto: Departamento de Agricultura de Estados Unidos  

La llegada de la temporada de lluvias propicia la aparición de caracoles africanos en algunas zonas de Venezuela. Esta especie invasora llegó al país como consecuencia del tráfico de especies. 

Hace 25 a 30 años, turistas brasileños llevaron a su país ejemplares de esta especie que, con el paso del tiempo, llegó a varios países latinoamericanos. 

Esta especie es muy dañina y difícil de eliminar porque no tiene depredadores naturales. Además es una especie hermafrodita, por lo que puede autofecundar su huevos y reproducirse rápidamente”, dijo Luis Echezuria, epidemiólogo, en exclusiva para El Diario.
¿Cómo identificarlos? Los caracoles africanos gigantes pueden medir de 20 a 30 centímetros de largo y la apariencia de su concha tiene un patrón de líneas de dos colores.

Los municipios Baruta y El Hatillo suelen ser foco de aparición de caracoles africanos en Caracas, debido a la amplia vegetación en sus urbanizaciones. Sin embargo, este año también han aparecido en los estados Cojedes, Aragua y Trujillo, de acuerdo con reportes de usuarios de Twitter. 

Cada año, al aumentar la humedad, estas localidades de Caracas presencian el crecimiento de la especie.

Nocivos para la salud agraria y humana 

Los caracoles africanos pueden devorar vegetación y plantaciones sin ningún problema, pues se alimentan de al menos 200 plantas. Debido a esto, la proliferación de esta especie puede generar un desequilibrio en el ecosistema donde se encuentra y afectar la biodiversidad del lugar. 

Esta especie invasora también tiene características carroñeras, porque se alimentan de cadáveres de animales como pequeños roedores. Esta particularidad tiene como consecuencia que el caracol pueda transmitir bacterias y parásitos dañinos para la salud humana. 

Una persona que manipule al animal sin guantes y que no tenga la costumbre de lavarse las manos puede contraer estas bacterias, pero es extremadamente raro ver casos de personas afectadas por el contacto con caracoles africanos”, detalló Echezuría.
Foto: Cortesía

El epidemiólogo y pediatra explicó que los niños pueden ser particularmente susceptibles a contraer estas bacterias. Debido a su tamaño y colores estos ejemplares pueden llamar la atención de los más pequeños, por lo que podrían agarrarlos sin tomar precauciones por desconocimiento. 

¿Cómo controlarlos?

Luis Echezuría, médico epidemiólogo, asegura que el control de los caracoles africanos debe realizarse a través de intervención humana, debido a que no tiene depredadores naturales. 

El especialista recomendó que el operativo de control debe ser organizado por la comunidad donde aparezcan los caracoles africanos, además sugiere que no participen niños en el control de la plaga. 

Los caracoles deben recogerse manualmente con el uso de guantes, pueden ser de limpieza, en una bolsa con sal de cocina. Luego de que se recojan todos los caracoles posibles hay varios mecanismos para eliminarlos como hervirlos en una olla que no se use o enterrarlos en un hoyo de 60 centímetros con cal”, explicó el epidemiólogo.

El médico insistió en que las comunidades deben actuar para evitar el aumento de caracoles africanos en localidades venezolanas. Considera que su control debe ser igual de riguroso que el realizado para erradicar plagas de insectos y roedores.

Además de estas recomendaciones, el epidemiólogo señala que existen tutoriales sobre el manejo de esta especie disponibles en Internet, pero también se puede pedir asesoría a instituciones como municipales Salud Baruta antes de ejecutar estos planes. 

Noticias relacionadas