• Desde el año 2019, un grupo de especialistas en salud brinda atención en jornadas médicas para las zonas populares más vulnerables del país

El recuerdo más significativo que se lleva Elimar Merchan, médica dermatóloga, de las jornadas en las comunidades son los gestos de los pacientes que acuden. “Las sonrisas de agradecimiento o las caras de alivio porque pudieron examinarse son eso que me hizo volver luego de la primera jornada”, dice.

Las Mayas, una zona popular ubicada en la parroquia Coche de Caracas, fue la primera comunidad que visitó Elimar, luego de que una amiga y colega le comentara sobre la oportunidad de brindarle asistencia médica a familias con pocos recursos. 

Allí la especialista notó gran interés de las personas de la comunidad, quienes hacían todo lo posible para que los médicos se sintieran cómodos en la actividad. 

Es un hecho que marca un poco a las comunidades, porque ellos se ocupan de 50% de la organización: consiguen el espacio, organizan a los habitantes, canalizan los cubículos, consiguen escritorios, sillas, designan un área para que las personas esperen y sin ellos nosotros no podríamos llevar a cabo los chequeos médicos”, expresó la dermatóloga en entrevista para El Diario.

Medicina con Amor Venezuela

A mediados del año 2019, las doctoras María Eugenia Oropeza y Michelle Sandoval convocaron a varios médicos en Caracas para organizar jornadas de atención en salud. Las carencias que ambas observaban en varios sectores de la ciudad fueron la motivación para iniciar este proyecto.

A medida que más médicos se sumaban a las actividades, las fundadoras llegaron a la conclusión de que debían operar como una fundación. Así nació Medicina con Amor Venezuela.

Elimar Merchán explicó que a cada jornada asisten entre 10 y 20 personas, por lo que siempre hay al menos 10 especialidades distintas. Además, a las comunidades también acude personal de enfermería y especialistas en manejo de medicinas, quienes canalizan las donaciones de medicamentos. 

“Tenemos como un área de triaje en el que están los médicos generales y ellos van atendiendo y refiriendo a las especialidades que requiere cada persona, a algunos pacientes pediátricos los atienden ellos mismos y en casos más específicos los llevan con los pediatras”, detalló la dermatóloga. 

Foto: Cortesía

Altos costos de las consultas médicas

El equipo de El Diario realizó un recorrido en algunas clínicas privadas y centros de salud de Caracas para tener una referencia sobre los precios.

Las consultas con el endocrinólogo en la Policlínica La Arboleda tienen un costo de $30, mientras que en la Clínica El Ávila el precio no varía mucho. De igual forma, una consulta de ginecología en la última clínica tiene un costo de $40.

En el Instituto La Florida, los precios de las consultas de urología varían entre $55 y $90

Por otro lado, de acuerdo con las redes sociales del Centro de Salud Santa Inés, los precios de las consultas (dermatología, fisiatría, gastroenterología, medicina general, medicina interna, pediatría, entre otras) ofrecen un precio alrededor de 13 dólares; mientras que otras especialidades como ginecología rondan los 23 dólares, con citología incluida; y las consultas de cardiología, que tienen un costo de 16 dólares aproximadamente e incluyen electrocardiograma.

Aportes a la sociedad 

La dermatóloga destacó que además de brindar atención médica durante un día, el verdadero objetivo de las jornadas es permitirle a quienes lo necesiten un seguimiento médico continuo. 

“Siento que cada jornada cumple su objetivo en la parte de salud porque hacemos diagnósticos y controles a personas con enfermedades importantes que habían dejado de hacerse seguimiento médico y ese es el peso al final de todo el trabajo que se hace: cuánto diagnosticamos, cuánto ayudamos y cuánto canalizamos”, afirmó. 

La especialista aseguró que tanto ella como la mayoría de los médicos involucrados en el proyecto mantienen contacto con casos de las comunidades, por lo que buscan desde sus puestos de trabajo o servicios médicos en Caracas para ayudarlos con los exámenes y tratamientos que requieren. 

Foto: cortesía

Durante las jornadas, agregó Elimar, los médicos levantan un registro de las afecciones que presentan los pacientes y qué tan frecuentes son. 

Nosotros vamos anotando las edades y los diagnósticos, cuando vemos que hay mucho de algo podemos hacer una estadística epidemiológica del lugar y al final con esos datos hablamos con los coordinadores y les damos recomendaciones”, destacó.

Limitaciones durante la pandemia 

La pandemia por covid-19 y la consiguiente cuarentena, que inició en Venezuela en marzo de 2020, modificaron las dinámicas de trabajo de muchos de los médicos de la fundación y, a consecuencia de esto, disminuyeron las jornadas. 

Luego de que se reportaron los primeros casos de covid-19 en el país, Medicina con Amor solo logró la organización de una jornada en Zaraza, estado Guárico. 

Para esta actividad, los habitantes de la comunidad facilitaron el traslado de los médicos y, pese a la naturaleza de las jornadas, hicieron todo lo posible para cumplir con las medidas de bioseguridad. 

“Cada médico tenía un tapaboca, una careta plástica y mantenía el lavado frecuente de manos. Además la comunidad fue muy organizada porque hicieron lo posible para evitar que los residentes de aglomeraran, porque los llamaban por grupos pequeños”, añadió la médica. 

La dermatóloga explicó que uno de los motivos principales por lo que no llevaron adelante más jornadas fue el miedo. Aclaró que la fundación podría ser señalada o cuestionada por aglomerar personas en espacios cerrados. 

Esperamos que en este año podamos volver a las jornadas, pero todo depende de qué establezca el Estado para este tipo de actividades. Tal vez tengamos que hacerlas en canchas de baloncesto, pero podríamos tener limitaciones para examinar o desinfectar los espacios. Es algo que debemos pensar muy bien”, expuso la integrante de la fundación.

Mientras continúan las restricciones en torno al coronavirus, los médicos de Medicina con Amor Venezuela buscan alternativas para seguir apoyando a las comunidades desasistidas del país. 

Noticias relacionadas