• El campeón panamericano ofreció un espectáculo gratuito en Caracas y compartió con las nuevas generaciones del BMX freestyle. En una entrevista exclusiva para El Diario, habló sobre sus inicios, ejemplos a seguir, viajes, anécdotas, puntos de vista y próximos objetivos | Foto: José Daniel Ramos

Mientras los rayos solares iluminan la mañana caraqueña, en la entrada del skatepark llega un hombre de cabello largo montando una bicicleta de BMX. Este luce una gorra plana que hace juego con su pronunciada sonrisa. Se trata de Daniel Dhers, el cinco veces ganador de los X-Game y representante de Venezuela para los Juegos Olímpicos de Tokio. Es un momento único, porque el célebre deportista estará en la capital venezolana por tiempo limitado.

Independientemente de su dimensión como atleta, el campeón panamericano en la modalidad de freestyle apareció de forma desapercibida en el parque de patinaje. De hecho, demuestra una actitud jovial y sencilla, como si no se tratase de una figura pública. En eso descarga su mochila y saluda a los presentes, quienes aprovechan la oportunidad para pedirle una foto o un autógrafo.

BMX freestyle. Estilo libre del Bicycle Motocross que consiste en realizar acrobacias (tricks). Este se diferencia en seis modalidades: Dirt Jump, Flatland, Vert, Street y Park, donde compite Daniel Dhers.

Antes de colocarse su casco, guantes y protector bucal para realizar su rutina de acrobacias, Dhers se vuelve a sentar sobre su bici —como le dice a su instrumento de trabajo— y concede un par de horas de su apretada agenda para contar la historia de su vida. Primero habla de sus inicios en el BMX. Relata que se interesó en este deporte cuando iniciaba la preadolescencia.

Yo en ese momento no sabía montar nada, no tenía idea. Recuerdo que cuando tenía cuatro años (de edad) me regalaron una bicicleta con las rueditas de apoyo; yo me caía y más nunca la quise tocar, hasta que mis amigos comenzaron a pedalear por mi cuadra. En eso agarré la bici, porque a uno de chamito le daba pena, y aprendí. Uno de mis amigos empezó a saltar alcantarillas y policías acostados, y de ahí me llamó la atención”, afirma para El Diario.

Con el pasar de los días, apunta, formó grupos que se especializaron en el freestyle. En 1998, cuando pedaleó por primera vez en una rampa —en el extinto parque de deportes extremos ubicado en Los Ruices, Caracas— tuvo amor a primera vista. “Yo le dije a mi mamá: ‘Esto es lo que quiero hacer’”, recuerda con evidente emoción.

Daniel reconoce que siempre se sintió apoyado por sus padres. Sin embargo, sentía que había una guerra aparte por los estudios. “Yo no quería ir al colegio, no me gustaba, pero como adolescente era difícil entender que la educación es importante. Hubo comentarios fuertes al respecto con mis padres. Una vez me encadenaron la bicicleta a un carro porque yo estaba mala conducta y no quería hacer caso”, detalla.

Cuando tenía 20 años de edad, el trabajo del joven Dhers era “matar tigritos”. Sus padres le decían que buscara un empleo serio, con estabilidad, pero él solo respondía: “Quiero montar bici y vivir de esto”. Ahora, que está próximo a cumplir los 36 años de edad, el afamado ciclista entiende la preocupación que tenían sus padres en ese momento por sus estudios.

Daniel Dhers Venezuela
Foto: José Daniel Ramos

“Yo llegué hasta el bachillerato, no fui a la universidad. Iba a ser muy difícil enfocarme en la bicicleta y al mismo tiempo estudiar. Esto (el BMX) tiene una fecha de expiración. Si quiero estudiar lo puedo hacer más adelante”, justifica en tono serio.

En su relato, el hombre de cabello largo admite que manejar sobre dos ruedas en Caracas se le hizo complicado. Es una ciudad bonita, opina, pero hostil. Considera que en su juventud no había cultura ni estructura de bicicleta, como tal vez la hay en estos momentos.

“Tenías el Caracas Grand Prix en Los Ruices, que cerró a los pocos años de yo montar bici. También íbamos a las plazas de Altamira, Chacao, Las Mercedes y Los Próceres. Las bicicletas eran muy caras, no había mucha abundancia de repuestos. Cada vez que necesitabas comprar algo tenías que ahorrar el dinero y ver si conseguía el repuesto para la bici. Tuviera o no tuviera la pieza, yo disfrutaba montar la bici”, expresa.

Daniel Dhers fuera de Venezuela

Daniel Dhers Venezuela
Foto: José Daniel Ramos

El deportista caraqueño vivió en Venezuela hasta los 16 años de edad. En 2001 se marchó a Buenos Aires, Argentina, dado que a sus padres les ofrecieron trabajo. En un principio él no quería mudarse, pero al final le gustó la experiencia porque en Argentina consiguió la industria de bicicleta que en Venezuela no existía. Había revistas, corredores, parques y todas las piezas de bicicleta que él necesitaba. Eso le ayudó mucho, admite, así que empezó a competir a nivel profesional en 2003 y ganó su primer evento.

Ese año también se celebraron los primeros Latin X Games, en Brasil. Por desgracia, Daniel Dhers se fracturó los huesos lumbares y no pudo completar su participación. Comenta que fue un momento trágico, un golpe muy fuerte, porque la lesión se dio justo un día antes del evento. En ese entonces pensó lo peor: el fin de su carrera.

BMX Daniel Dhers Venezuela
Foto: José Daniel Ramos

“Recuerdo que intenté competir; estaba sentado, esperando mi turno, y cuando me tocó pararme no pude. Estaba triste porque pensé que esa iba a ser la única oportunidad que iba a tener. Lo que más me ayudó fue que el editor de una revista y un corredor profesional estaban yéndose del hotel donde yo estaba. Me dijeron que estaba montando muy bien y que esperaban verme el año que viene. Ahí dije: ‘Ok, debo volver, tengo que recuperarme ya’. Gracias a ellos pude tener la carrera que tengo el día de hoy”, confiesa.

En el BMX los pedalistas están expuestos a lesionarse de manera constante. Por ejemplo, Daniel Dhers se lesionó un tendón del hombro en 2020 y duró dos meses sin montar. Hace unos años, menciona, se lastimó la rótula de la rodilla izquierda. “Llega un punto en el que entendemos que las lesiones son parte de cualquier deporte. Siempre que estás en movimiento corres el riesgo de lastimarte. Obviamente, tratas de hacer lo posible por cuidarte y no malograrte”, complementa.

Una vez recuperado, en 2004 retornó a la acción; quedó en el séptimo lugar del ránking y fue el mejor latinoamericano de la competencia. Después viajó a Estados Unidos a entrenar y competir, y volvió a quedar de séptimo en un certamen. En ese primer viaje a EE UU, afirma, regresó con 15 kilos menos, puesto que se alimentaba con comida procesada del microondas. Su mamá le decía que parecía una radiografía.

Daniel Dhers BMX Venezuela
Foto: José Daniel Ramos

“Fue muy fino porque competí contra los más feos de la película (refiriéndose a los mejores en el BMX). Yo quería ganarme el respeto de todos los corredores. Esa era la verdadera intención de hacer esto: conseguir cierto reconocimiento”, añade, mientras apoya sus brazos sobre el volante de la bicicleta.

El venezolano explica que aprendió inglés escuchando y leyendo líricas de canciones. En un principio, la prensa norteamericana no lo tomaba en cuenta para hacerle entrevistas, debido a que su pronunciación no era fluída, así que se dedicó a prestarle atención a las expresiones de sus amigos cuando respondían en inglés.

Sus ejemplos a seguir en el BMX

Daniel Dhers BMX Venezuela
Foto: José Daniel Ramos

El “X-Man” de Venezuela se desenvuelve con elocuencia durante el relato. Independientemente de que tiene más de 15 años residenciado en Estados Unidos, su acento caraqueño marca la conversación. Los videos de los corredores que practicaban BMX, apunta, fueron sus primeras influencias en este deporte. 

“Era como que: ‘¡Mira lo que están haciendo! ¡Se están divirtiendo! ¡Están inventando cosas con la bici!’ Una vez que ya estaba un poco más dentro del BMX veía los X Games, que en ese momento eran como el auge; y Dave Mirra (14 oros en los X Games) era como el ícono. O sea, el loco llegaba y ganaba todas las competencias en los años que iba. Claro, uno desde Venezuela lo veía como algo inalcanzable porque él vive en Estados Unidos, sabía que él nunca iba a tener una competencia aquí”, narra con una sonrisa.

Dave Mirra. ganó 24 medallas en los X Games y padecía de encefalopatía traumática crónica (ECT).

Esta enfermedad es común en atletas que realizan deportes de contacto. Se desarrolla por los constantes golpes en la cabeza, lo que produce depresión y tendencias suicidas.

A los años, Daniel no solo conoció a su ídolo, sino que también vivió durante un tiempo con él, en Carolina del Norte. Dave Mirra falleció en 2016, a los 41 años de edad, a causa de una herida de bala autoinfligida.

Mirra aparece en la imagen de perfil de las redes sociales de Dhers. “Fue una amistad muy bonita. Imagínate, yo a él lo veía por televisión y luego estábamos sentados, echándonos los cuentos”, comenta el campeón panamericano con nostalgia.

Dhers se siente satisfecho por tener una carrera tan longeva, llena de varios logros. Eso sí, todo ha sido producto del sacrificio y del entrenamiento diario. En parte, justifica que por eso perdió 15 kilos de peso, porque necesitaba y quería aprender absolutamente todo sobre el BMX.

Daniel Dhers BMX Venezuela
Foto: José Daniel Ramos

“Los de las nuevas generaciones se toman un día de descanso o buscan una excusa. Si yo tengo un mal día igual voy a tener mis dos horas para montar bici. Es algo sagrado. El día que vayas a competir te pueden pasar miles de cosas. Yo entrenaba hasta diez horas al día. Si no terminaba mi rutina no me podía ir”, enfatiza con criterio.

Daniel Dhers en los X Games

15

participaciones

5

oros

1

bronce

Daniel Dhers se define como un atleta persistente, y a su vez terco, que no le gusta darse por vencido ante las adversidades: “Prefiero irme a mi casa y decir que me fue mal, pero que intenté lo que pude, a quedarme con el ‘¿qué habría pasado si hubiera intentado todo lo que pude haber hecho?’. Creo que es eso, persistencia y terquedad”.

Lo más importante de la preparación física, insiste, es enfocarse y tener disciplina en la modalidad que se practica. El gimnasio le ha ayudado a mantenerse fuerte y flexible, sobre todo para resistir los golpes de las caídas que ha sufrido en el BMX.

“Yo trato de alimentarme de forma saludable, pero también como pizza; si quiero seis arepas me las como. Simplemente trato de estar balanceado. Lo importante es tener consistencia. Yo por eso monto bici todos los días, así sea media hora. Sé que esa media hora, en algún momento, se puede transformar en un buen resultado. ¿Y si en ese tiempo aprendo algo que no tenía previsto? Por eso es tan importante estar en la bici”, aclara.

Daniel Dhers y su manera de ser

Daniel Dhers BMX Venezuela
Foto: José Daniel Ramos

El sol es cada vez más intenso, se acerca el mediodía, pero Daniel Dhers se nota que está tranquilo, a gusto con el caluroso clima. En eso detalla que no tiene muchos hobbies. Aparte de manejar bicicleta, va al gimnasio para complementar su rutina. Asimismo, toca la guitarra y le gusta saltar la cuerda.

Este año me compré un Playstation y me puse a jugar videojuegos. Al principio de la pandemia me enfoqué más en mi estado físico, en levantar peso y agarrar más fuerza. La mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo. Siempre tienes que pensar en cosas que te llenan como persona. Eso también es parte de la preparación a Tokio 2020”, declara con determinación.

Entre risas, expresa que de no haber montado BMX habría sido jugador de ajedrez. “Es como el otro extremo de lo que hago, ¿no? Lo juego un poquito, no soy muy bueno, pero me gusta mucho la estrategia. Todos los deportes tienen algo que ver con el ajedrez, porque tienes que ser un buen estratega en absolutamente todo lo que haces. Si eres competidor debes pensar en cómo vas a ganar. Creo que eso aplica para todo en la vida: la estrategia de cómo logras hacer más de lo que estás haciendo durante el día”, dice.

Daniel Dhers BMX Venezuela
Foto: José Daniel Ramos

Su constancia en montar bicicleta, considera, es otra de las razones por las que se ha mantenido vigente durante varios años. Se califica como una persona analista y metódica. Le gusta mantenerse en forma y cumplir con todas las actividades planteadas. “Por eso hablé del ajedrez. Todo tiene un porqué. La forma en la que entreno tiene una razón de ser. Eso es lo que me ha dado una carrera longeva y mantenerme en el tope por mucho tiempo”, argumenta.

Daniel Dhers es escéptico, no es devoto de las cábalas o supersticiones. Al momento de competir suele escuchar rap venezolano. “Está música no es la más bonita, pero siento que me ha ayudado a competir. Venezuela es un lugar hermoso, pero muy complicado para vivir. La música de rap es una música de protesta, de ira. Una vez yo pensé que ese enfado que uno tiene, si lo canalizas bien, te puede ayudar a hacer cosas grandiosas; pero también te puede destruir”, analiza con sobriedad.

A Daniel, además, le gusta la música de Metallica. “Aunque trato de no competir cuando la escucho. A veces, es como mucha adrenalina y necesito estar en un punto medio; como un poco de odio, pero no tanto (risas). Más bien estoy escuchando mucho indie rock y otro tipo de cosas”, revela.

Daniel Dhers BMX
Foto: José Daniel Ramos

Uno de los trucos que más le caracterizan en el BMX, explica, son los siete veintes, que consisten en hacer una rotación de 720° en el aire. “Yo fui quien comenzó a hacerlos de una manera distinta, y es como que la forma más efectiva de hacerlos”, añade.

Considera que su forma de girar el cuadro de la bicicleta es diferente al de, prácticamente, 80% de la población de BMX. “También me caracteriza la forma de competir y la estrategia que aplico, porque todos los circuitos son muy complicados y diferentes, es como el tablero de ajedrez. La experiencia y el estudio son claves. Es loco, porque los de la nueva generación siempre me preguntan ese tipo de cosas. Todos me dicen que admiran la forma en la que preparo mis vueltas”, confiesa.

Mientras gira el volante de su bicicleta, comenta que hay un par de trucos que todavía no ha intentado. “No son que los inventé yo, existen desde hace tiempo, pero nunca me preocupé en hacerlos. Cuando aprendo algo trato de hacerlo en el primer evento que voy. No hay muchos trucos que me queden en la lista. Siempre hay algo nuevo por aprender, y creo que eso es algo que mantiene el BMX interesante para mí”, sentencia.

“Siento que hay dos Venezuelas”

Daniel Dhers BMX
Foto: José Daniel Ramos

Representar a Venezuela en el BMX freestyle, manifiesta, es una experiencia gratificante, más allá de que el panorama del país se ha complicado en estos últimos años. “Desafortunadamente, siento que hay dos Venezuelas. Me gusta que, a través del deporte, las dos Venezuelas puedan tener un poco de alegría. Los Juegos Panamericanos de 2019 me lo demostraron. Creo que es más importante dedicarse a la comunidad y a la sociedad, en vez de estar viendo desde arriba el problema político”, reflexiona.

La actitud de Daniel Dhers se torna un poco más seria. Es evidente que él no está de acuerdo con la crisis que golpea al país. Sin importar la inclinación política de los ciudadanos, insiste en que “todos somos venezolanos y deberíamos ir hacia la misma dirección”. Por eso trata de viajar a Venezuela en la medida de lo posible; montar bicicleta en las calles de la capital, agarrar mototaxi o subirse al metro.

“Si me tengo que montar en el autobús lo voy a hacer ¿Tengo la necesidad de hacerlo? No, pero me gusta porque soy de aquí. Siento que eso me mantiene conectado con mi tierra. Tuve muchos años sin venir, y cuando volví noté la diferencia que hacía para mí el hecho de estar aquí. Uno tiene que ser embajador de su país. Cuando salgo de Venezuela y vamos a un bar yo tengo que preguntar si hay ron venezolano; si llegamos a cualquier ciudad voy a buscar así sea una arepera”, enfatiza, y al mismo tiempo gesticula con las manos.

Daniel Dhers BMX
Foto: José Daniel Ramos

Sin dar mayores detalles, el campeón panamericano declara que ha viajado a países que tienen un sistema de gobierno caótico, pero los ciudadanos están pendientes de barrer sus desperdicios, de limpiar y cuidar lo que tienen. Inclusive, hace mención a los empleados de su parque, el Daniel Dhers Action Sports Complex, ubicado en Carolina del Norte.

“Hace falta un poquito de eso en Venezuela. Eso va a empezar con nosotros, enseñándole a la juventud. Yo tengo empleados en mi parque y soy el primero que recoge las cosas. Yo llego, limpio todo; barro mi rampa, la mopeo. Es una cuestión de cultura. Toda la comunidad que está conmigo lo hace. Entonces, el parque siempre lo ves bonito gracias al trabajo de todos, a que tenemos esa cultura de cuidar”, razona.

A Daniel le dio mucha alegría cuando regresó a Venezuela en marzo de 2019. Fue la primera vez en seis años que se reencontró con sus orígenes. Admite que se sintió un poco asustado por todas las noticias que leía en Internet. También estaba el tema de los apagones, pero cuando llegó, recuerda, se sintió pleno. Era parte de su aventura. 

BMX Daniel Dhers
Foto: José Daniel Ramos

“Desde que me fui de Venezuela tuve una tristeza extraña por muchos años que no sabía qué era; y era por no venir para acá, el pensar que más nunca volvería. Desde ese momento hasta ahora ya he venido como cinco veces. Cada vez que tengo chance, entre la agenda de mis competencias y entrenamientos, trato de venir. Aquí no puedo entrenar BMX como estoy acostumbrado, pero yo lo tomo como una preparación anímica. Me llena de energía y alegría cuando estoy aquí”, revela.

Al deporte en Venezuela, considera, se le debería dar mayor importancia. Cree que, a través del deporte, se pueden pulir las asperezas, tener una mejor sociedad y crear una mejor Venezuela. Daniel aprovecha el tramo final de la entrevista para hacerle un llamado a los atletas venezolanos para unirse.

“Es una conversación que ha estado más presente en los atletas. Si no se puede ayudar económicamente lo podemos hacer con dedicar tiempo. Muchos no se dan cuenta del impacto que pueden tener en un chamo, por eso es importante tratar de ser una buena persona y evitar cometer errores. Puede que en algún momento me coma la luz o no le dé el paso al peatón, pero deberíamos ser más conscientes a la hora de actuar”, relata.

Próximos objetivos de Daniel Dhers

Daniel Dhers BMX
Foto: José Daniel Ramos

El ganador de cinco títulos de X Games es uno de los atletas venezolanos que inscribieron su nombre para los Juegos Olímpicos de Tokio, que fueron postergados para 2021 debido a la pandemia por covid-19. Logró su clasificación luego de obtener el noveno lugar en el Campeonato Mundial de Ciclismo Urbano de Chengdu, China, en noviembre de 2019.

Clasificación. Solo nueve riders podrán participar en los JJ OO. Un cupo corresponde a Japón por ser país sede, dos se otorgaron en el Mundial de Chengdu y el resto se definieron por la ubicación en el ránking mundial.

A Daniel le pasó por la mente retirarse en 2017, pero ese mismo año anunciaron que el BMX freestyle formaría parte del programa olímpico de Tokio 2020. En ese entonces él había ganado un tour mundial y se percató de que el formato de clasificación para los Juegos Olímpicos era muy difícil. Por consiguiente, su participación en el magno evento no estaba asegurada.

Daniel Dhers BMX
Foto: José Daniel Ramos

“Pero como lo dije antes: soy muy terco. Intenté clasificar a los Juegos Olímpicos porque no iba a perder nada, y lo logré. Ahora me queda un año más de práctica para los Juegos Olímpicos, pero sería un año más viejo. En realidad me siento bastante bien. De 2021 a 2023 no hay mucha diferencia, así que podría ir a los Panamericanos de Chile. De 2023 a 2024 tampoco está lejos, así que podría ir a los Juegos Olímpicos de París”, infiere entre risas.

Para el ciclista de 35 años de edad cualquier competidor tiene la posibilidad de llevarse el oro olímpico. Todos han ganado al menos una copa, un mundial o un evento. Lo importante es que él cuente con experiencia y motivación para tratar de dejar el nombre de Venezuela en lo más alto.

Estamos los más feos de la película y todos queremos ganar. La idea es llegar en mi mejor momento. No voy a ir para ver qué tal me va, sino a intentar ganar. Si sale, perfecto, porque sé la importancia que puede tener eso para Venezuela y para mí. Si me va mal, y no gano, me iré contento porque intenté todo. Voy a enfocarme en esa medalla, es lo que en verdad quiero”, pronostica.
Daniel Dhers
Foto: José Daniel Ramos

La fecha de su retiro es una incógnita. Tampoco está en sus planes tener hijos o formar una familia. “Llegar a París 2024 sería como la cereza o el extratopping de mi trayectoria. Sé que no voy a dejar de montar bici, porque me gusta. En algún momento sí me gustaría entrenar a un chamo que tenga potencial y hacer cosas por la sociedad. El día que deje de competir voy a poder hacer todo eso”, concluye con determinación.

Ya es mediodía, el diálogo ha llegado a su fin. Daniel Dhers estaciona su bicicleta para cambiarse de indumentaria y luego hacer el calentamiento precompetitivo. Una vez montado en su bicicleta, se divierte en las instalaciones del parque y deleita al público con sus trucos y acrobacias. Su propósito es brindar un espectáculo gratuito y seguir fomentando el BMX freestyle en Venezuela.

Noticias relacionadas