• Desde 2017 un grupo de jóvenes empresarios trabaja por volver a impulsar la Venezuela cacaotera a través de esta hacienda en Carabobo. Ofrecen a los visitantes recorridos guiados para conocer y explorar una auténtica plantación de cacao. Esperan reactivar sus visitas tras la crisis de la pandemia

Venezuela es un país reconocido por su cacao. Este crece de norte a sur en el territorio nacional, desde la franja costera hasta el Amazonas, y de oriente a occidente, desde el estado Sucre hasta la zona andina. Pero como explica la experta en cacao María Fernanda Di Giacobbe, “no se trata de cualquier cacao, sino del denominado por los especialistas como fino de aroma. Un grano muy apetecido por las características de aroma y sabor que aporta a la chocolatería”. Toda esta experiencia es la que ofrecen en la Hacienda Luna Clara.

Juan Flores y Alfredo Estévez son los jóvenes empresarios detrás de este proyecto; apasionados por el chocolate y preocupados por una desconexión que, a su juicio, existe entre el venezolano y el cultivo del cacao. “Uno ve el arraigo que tiene en México la planta de mescal o en Colombia el café, y se pregunta ¿por qué no lograr lo mismo en Venezuela con el cacao?”, cuestiona Flores para El Diario. Así nació la iniciativa de crear un espacio recreacional enfocado a la cultura del grano y el chocolate venezolano.

El rescate de una herencia cultural en la Hacienda Luna Clara

La Hacienda Luna Clara fue ideada para ser una experiencia sensorial, un tour de media mañana que integra la visita guiada a esta hacienda cacaotera en las cercanías de Puerto Cabello, junto a las interpretaciones del grupo teatral Raíces Escénicas. Además de una cata de tabletas de chocolates de la marca 20-20, para saborear el resultado final del grano que se cultiva en estas tierras. Se trata de concepto que evolucionó de un paseo para los niños de la escuela de la zona a un paseo lúdico donde los visitantes conocen el chocolate desde el fruto hasta la tableta.

Flores cuenta que donde hoy se encuentra la hacienda se habían sacado todos los árboles de cacao y en el lugar se instaló una manga de coleo. Conociendo la historia de caserío mantuano que tuvo el lugar, compró las tierras con el sueño de devolverle la cultura del cacao a una zona que producía granos de excelente calidad desde siglos atrás. La idea fue plantar nuevamente árboles de cacao con semillas de variedades carabobeñas y yaracuyanas y abrir el espacio al público para que conocieran el cultivo.

Hacienda Luna Clara
Foto cortesía

Una obra teatral dentro de una plantación de cacao

El objetivo principal de la Hacienda Luna Clara es transportar al turista a la época colonial, donde conocerá cómo se producía el cacao en Venezuela hace más de 300 años y algunas prácticas que aún hoy se conservan en la realización del tan anhelado chocolate. Para ello se apoyan en las actuaciones del grupo teatral de Puerto Cabello, quienes, con dramatizaciones y repique de tambores, logran la atmósfera exacta para representar la Venezuela cacaotera de antaño. 

Acompañados de actores que visten trajes coloniales, los visitantes transitarán por nueve estaciones donde explican los 11 procesos que se requieren para lograr un chocolate; desde el cultivo del grano, probando el cacao como fruto (directo de la mazorca) y luego pasando por las estaciones de fermentación y secado, hasta finalmente saborear las tabletas de chocolates la marca 20-20. Todo en una cata armonizada con licor de cocuy, acompañada de chocolate cremoso Chocotón (fabricado también con cosecha de la hacienda), junto a  la música de un trío de violines en vivo y rodeados de árboles cacaoteros. 

Una mañana dedicada al cacao 

El recorrido completo suele durar alrededor de dos horas y es apto para niños. Los interesados en visitar el espacio deben realizar su reserva previa a través de la cuenta de Instagram @cacaolunaclara. Los grupos pueden salir directamente de Puerto Cabello o coordinar el transporte desde la ciudad de Valencia.

Las recomendaciones básicas incluyen llevar ropa cómoda, con gorra o sombrero; zapatos cerrados y deportivos; usar protector solar y repelente para mosquitos. Además, se sugiere llevar un termo con agua para la hidratación. Siempre hay que seguir las instrucciones de los guías y el equipo de logística durante el recorrido. 

Hacienda Luna Clara
Foto cortesía

Productivos pese a la pandemia

Desde que se decretó la cuarentena en Venezuela por la pandemia del covid-19, los paseos en Hacienda Luna Clara son intermitentes. Siempre procurando la salud de empleados y visitantes.

El año pasado apenas realizamos cinco recorridos con grupos de 20 personas. Los meses que no hubo visitas nos dedicamos a cosechar y a hacer las tabletas, esos procesos no los paralizamos. Esto para que cuando toque reabrir los turistas encuentren una hacienda operativa”, expresa Juan Flores.

Los propietarios también comentan que sus chocolates 20-20, producidos con granos de Hacienda Luna Clara, ganaron tres premios en la edición de las Américas 2021 de los International Chocolate Awards. Una premiación considerada por los especialistas como las olimpiadas de la chocolatería, donde compiten grandes marcas del continente. Lo que demuestra que el trabajo cosechado ya comienza a rendir frutos, incluso durante tiempos adversos como la pandemia. Cuando el recorrido se reabra, los visitantes podrán conocer una plantación que fabrica chocolates galardonados en el exterior.

Noticias relacionadas