• De 21 años de edad, el estudiante fue admitido en la carrera de Ciencias Políticas e Información y Documentación de la Universidad de Salamanca, en España, pero debe asistir presencialmente antes del 20 de octubre para mantener el cupo. Por tanto, está recaudando colaboraciones para cumplir su meta y formarse profesionalmente

En junio de 2021, la Universidad de Salamanca (USAL), España, abrió el proceso de admisión que realiza anualmente, al igual que todas las casas de estudio públicas del país. El venezolano Samuel David Colina Santana (21 años de edad) realizó las pruebas correspondientes para los extranjeros y fue admitido, aunque tiene poco tiempo para llegar a España y mantener su cupo. 

Colina conversó con El Diario y reveló que necesita llegar antes del 20 de octubre para asistir a las clases presenciales y así, mantenerse dentro de la plantilla estudiantil. La situación se complica por limitaciones económicas: requiere de al menos 800 dólares para realizar un viaje rápido y seguro. 

Debido a las dificultades de ingreso que aqueja a la mayoría de las personas que hacen vida en Venezuela, Colina planteó esta situación en redes sociales para recaudar fondos y cumplir su meta de estudiar Ciencias Políticas en el país europeo. Hasta ahora ha logrado recabar 380 dólares, pero el tiempo es apremiante. 

Actualmente, los boletos aéreos para viajar directo desde Venezuela hasta España antes del 20 de octubre están entre 900 y 1.200 dólares. Por tanto, el joven originario de Maracaibo (Zulia), buscó otras opciones para economizar su viaje: un recorrido terrestre hasta Colombia (en unos $120) y luego, desde allí un abordar un avión hasta España (alrededor de $680). 

El 9 de septiembre se inauguraron las actividades académicas en la Universidad de Salamanca y desde el 13 del mismo mes comenzaron a impartir clases los profesores. Colina ha asistido a estos encuentros de forma remota (online), pero este modelo a distancia es provisional y los estudiantes deben integrarse obligatoriamente 11 días antes de finalizar octubre para presentar los trabajos ya asignados y participar en otras evaluaciones. 

–¿Siempre quiso estudiar en el extranjero o surgió con el tiempo? 

–Después del comienzo de la pandemia, empecé a ver diferente la situación de las universidades públicas en Venezuela. Eso me llevó a cuestionar la calidad de la educación que estaba recibiendo. (…) Tengo que terminar mis estudios afuera porque sino, me voy a estancar aquí.

–¿Qué sigue después de culminar su carrera en la USAL? 

–Quiero hacer maestría y doctorado para especializarme por completo y luego, continuar con los planes de generar una propuesta que realmente pueda trascender en Venezuela. Todo esto va más allá de la política. Porque hablo del futuro de toda la nación y es algo para lo que debo prepararme muy bien.

–¿Por qué Ciencias Políticas? 

–Siempre he querido que mi país tenga una posición fuerte en el mundo. Venezuela se creó para ser líder, es algo de lo que estoy completa y plenamente convencido. Tenemos la capacidad de marcar el compás del desarrollo de los acontecimientos mundiales relacionados a nuestro país, siempre y cuando tengamos un liderazgo a la altura de eso. Por tal razón siempre quise estudiar Ciencias Políticas.

–Teniendo en cuenta todo esto, ¿considera que fue de utilidad estudiar en Venezuela?

Estudiar en Venezuela ha sido una experiencia enriquecedora. Uno aprende mucho sobre los derechos y deberes como estudiante. Igualmente uno aprende a formar parte de una lucha por esos aspectos. Aquí aprendí a superar los obstáculos que se presentaron. No hace falta entrar en detalles porque todos los que han estudiado aquí lo saben.

Estudiar Ciencias Políticas: Un sueño que quiso cumplir en Venezuela 

Desde hace cuatro años Samuel Colina comenzó a estudiar Ciencias Políticas en la Universidad del Zulia (LUZ); en la actualidad está a mitad de la carrera. “Si tardé todo este tiempo en llegar a este punto, estimo que necesitaría al menos tres años más para culminar, si siguiera aquí”. 

Samuel siempre quiso estudiar en su país y, posteriormente, realizar un intercambio académico que le pudiera adquirir otros conocimientos en Estados Unidos durante un semestre. Sin embargo, esto no se pudo concretar, por lo que continuó sus estudios en la Universidad del Zulia en Ciencias Políticas. 

Universidad de Salamanca
Universidad de Salamanca, España | Foto: Cortesía.
Autor de un libro. “¿Eso es todo lo que tienes de democracia?” Es un libro que escribió Samuel Colina junto con un compañero llamado Pedro Lárez, y se publicó el 31 de octubre de 2020.

Por ahora ha estudiado en simultáneo tanto en la LUZ como en la USAL. En la primera estudia Ciencias Políticas, mientras que en la segunda comenzó recientemente la misma carrera pero ligada con otra: Información y Documentación; a pesar de ello, no desestima cambiar a su rama predilecta por separado para profundizar más en lo que la Universidad de Salamanca le puede ofrecer. 

Respecto a las clases online de la institución española, estimó que han sido de buena calidad y muy organizadas. “Una experiencia buenísima”, consideró. 

Conforme el rumbo académico y profesional de Colina se acerca a la Universidad de Salamanca, su trayectoria se aleja de la institución que yace en su ciudad natal. Una vez logre viajar a Salamanca y logre egresar de la USAL, no tiene planeado retomar en la LUZ. 

En este momento, la universidad pública venezolana no me puede ofrecer las oportunidades que necesito. Es algo difícil de escuchar, fuerte de decir y que a mí particularmente me duele mucho admitir. (…) Era el primero en defender la Universidad del Zulia y asegurar que estudiaría allí, tal como lo hice, pero las realidades son aplastantes. –Samuel Colina, estudiante de Ciencias Políticas y aspirante a la USAL

¿Cómo logró ser admitido en la USAL? 

Cuando la Universidad de Salamanca abrió su proceso de admisión anual, Colina realizó las “pruebas de competencias específicas” (especiales para extranjeros), las cuales se emplean para demostrar que la persona tiene el mismo nivel de conocimiento que poseen los bachilleres españoles y todos estén en igualdad de condiciones. 

Entendiendo esto, para hacer las pruebas tuvo que hacer lo siguiente: 

-Certificar y apostillar tanto el título de bachiller como las notas estudiantiles.

-Homologar los documentos mencionados en el consulado de España. 

Después de este proceso, la universidad evalúa el promedio y asigna la carrera, que puede ser cualquiera de las 10 seleccionadas por el aspirante de forma previa en la preinscripción. Aunque esto sigue un orden de prioridad: si hay cupo en la primera opción y el participante cumple con el promedio requerido, ingresará. En caso de que no se dé alguna de estas condiciones, se evaluará si puede ingresar a su segunda carrera elegida; si el caso vuelve a ser negativo, se pasa a la tercera opción y así sucesivamente hasta llegar a la décima. 

Finalmente, su prueba fue satisfactoria y la Universidad de Salamanca le comunicó el 9 de julio su admisión en una de las carreras a las que se postuló; la cual, por fortuna, contiene su rama predilecta: Ciencias Políticas. 

Samuel Colina | Foto: Cortesía.
No está en nosotros, los ciudadanos, el poder de llevar a cabo el cambio que necesita este país para mejorar, aunque muchos digan lo contrario. (…) La mejora del país debe pasar, obligatoriamente, por un cambio del régimen político, y esto no es posible por dos cosas: La primera, es la fuerza que ejerce el Estado para mantenerse en el poder; y la segunda, porque no existe una dirigencia opositora lo suficientemente fuerte y adecuada para tomar el poder en cuestión”. –Samuel Colina, estudiante de Ciencias Políticas y aspirante a la USAL

El gran sueño de Colina es, realmente, hacer un cambio significativo y permanente en Venezuela. Es por ello su interés en prepararse profesionalmente en España. 

Noticias relacionadas