• Las autoridades iniciaron un operativo de búsqueda del animal y pusieron en marcha seis trampas inteligentes que tienen la función de atrapar al animal. El objetivo es trasladarlo mar adentro

Un tiburón blanco de al menos tres metros de largo asesinó a un nadador en la playa Little Bay, en el sur de Sídney (Australia). 

El 16 de febrero decenas de personas que se encontraban en la playa comenzaron a escuchar gritos del hombre que fue atacado por el animal cerca de la costa. Los bañistas alertaron a las autoridades y servicios de rescate. 

Se movilizaron helicópteros y salvavidas en motos de agua, pero no pudieron llegar a tiempo. El tiburón, en cuestión de segundos, acabó con la vida del nadador.

Basándose en imágenes ofrecidas por la población (…) los biólogos de tiburones creen que el responsable probablemente fue un tiburón blanco de al menos tres metros de largo”, dijo el Departamento Estatal de Industrias Primarias.

Las autoridades recuperaron parte de los restos de la víctima, que no ha sido identificada aún. 

“Lamentablemente, esta persona sufrió heridas espantosas como consecuencia del ataque y no hubo nada que los paramédicos pudieran hacer al llegar al lugar de la tragedia”, declaró el inspector de ambulancias de Nueva Gales del Sur, Lucky Phrachanh.

Tragedia por tiburón
Esta fue la zona del ataque| Foto Agencia Atlas

La Policía de Nueva Gales del Sur informó en un comunicado que la playa donde ocurrió el hecho se mantendrá cerrada mientras trabajan en las investigaciones. 

El 17 de febrero se cerraron 13 playas de la zona y se aplazó una competencia de natación en el océano con 800 participantes.

Un cartel en la playa de Manly, Australia, advierte sobre el avistamiento de tiburones (mingis-iStockphoto)

Operaciones de búsqueda para dar con el tiburón

Las autoridades desplegaron un operativo para ubicar al tiburón blanco que atacó al bañista. El Departamento Estatal de Industrias Primarias puso en marcha seis trampas inteligentes. 

Estos aparatos tienen la función de  atrapar al animal y trasladarlo mar adentro. Sin embargo, su uso ha sido motivo de controversia porque algunos animales capturados por este mecanismo murieron antes de ser liberados. 

Además de las trampas, se desplegaron helicópteros, drones y motos de agua en un operativo que ha abarcado 25 kilómetros de la costa. 

Helicópteros sobrevuelan la costa de la playa Little Bay, que fue clausurada tras el ataque del tiburón.

Sin embargo, las autoridades han tenido dificultades para dar con el paradero del tiburón. “Es un poco como buscar una aguja en un pajar, hemos visto que los tiburones recorren grandes distancias”, dijo Dugald Saunders, ministro de Pesca del estado de Nueva Gales del Sur.

Durante el año 2021, Australia registró tres muertes por ataques de tiburón no provocados. Un estudio del Museo de Historia Natural de Florida y la Sociedad Americana de Elasmobranquios registró un total de 11 muertes relacionadas con mordeduras de tiburón, de las cuales nueve se consideraron no provocadas.


El ataque registrado el 16 de febrero es el primero que ocurre en Sidney desde el año 1963.

Noticias relacionadas