• El historiador Tomás Straka sostiene que las referencias de la Caracas colonial que fueron eliminadas son igual o más importantes que las reivindicaciones a los pueblos indígenas y afroamericanos que aparecen en los nuevos símbolos de la capital

El 13 de abril de 2022 significó un antes y un después para la historia de la ciudad de Caracas y para los símbolos que durante años la representaron. Ese día el Concejo Municipal del municipio Libertador aprobó la modificación de los que hasta ese momento habían sido los símbolos de la ciudad de Caracas: su escudo, himno y bandera.

Estos cambios han sido vistos como un intento de reescribir la historia por parte del régimen al crear un nuevo relato que se adapte a sus objetivos políticos, algo que ha sido rechazado por parte de instituciones de peso como la Academia Nacional de la Historia.

Esta institución recordó que los símbolos de una nación, estado o municipio forman parte de la representación de lo que significa identidad colectiva y, por tanto, de su pertenencia. Es por ello que el escudo, el himno y la bandera de Caracas son producto del análisis de un pasado compartido y no de una imposición político partidista.

“Solo una pobre y limitada comprensión de nuestro acervo histórico puede conducir al banal ejercicio que supone modificar los símbolos fundacionales de una ciudad cual si se tratara de la práctica, perfectamente comprensible en tal caso, de remozar el logo de una marca comercial. En cambio, las representaciones simbólicas de una ciudad pertenecen a un patrimonio colectivo que debe ser, por ello mismo, considerado como intangible”, expresó en su momento la academia para mostrar su descontento con el cambio en los símbolos de Caracas.

Los cambios introducidos como parte del “Proyecto de reforma de ordenanza de los símbolos de la Ciudad de Caracas del Municipio Libertador”, que fue aprobado por la Cámara Municipal de Caracas, ponen fin no solo a tres elementos importantes para la identidad de los caraqueños, sino también para la historia del país.

Para el historiador e Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia, Tomás Straka, la decisión de impulsar un cambio de esta envergadura sin contar previamente con una  amplia base de resonancia demuestra la visión que existe desde el poder en Venezuela.

“Esto lo que revela es una forma de ver el mundo, en la cual solamente se tiene que tomar en cuenta a las persona de un solo ámbito, algo que en última instancia se alínea con lo que es un pensamiento más o menos totalitario. Se hizo una consulta, pero solamente dentro de un solo sector y esto (los símbolos) es expresión más amplia de ver la política y la sociedad”, comentó Straka para El Diario.

Leer más  La gaita zuliana, la máxima expresión de la musicalidad navideña venezolana

Primeros escudos de Caracas

El anterior escudo de armas de la ciudad de Caracas está ligado íntimamente a la Venezuela colonial, cuando el territorio nacional todavía era conocido como una provincia del reino de España.

Los nuevos símbolos de Caracas dejan de lado parte de la historia de la ciudad
Foto: Referencial

En un primer momento, el escudo estuvo representado por un león de pie que sostien una venera de oro con una cruz roja de Santiago, todo esto junto con una corona dorada. Sin embargo, años más tarde en 1591, por órdenes del rey Carlos III, este fue modificado para añadir armas y trofeos de guerra en la parte posterior del blasón. Además de esto se añadió un filete en el que se puede apreciar el nombre completo de la ciudad “Santiago de León de Caracas” y su año de fundación, 1567.

En un filete que rodea el blasón, se añadió también el lema concedido a la ciudad por el rey Felipe II: “Avemaría Santísima Sin Pecado Concebida En El Primer Instante De Su Ser Natural”.

Nuevo escudo

Todo el diseño clásico fue dejado de lado con la creación del nuevo escudo elaborado por el artista Omar Cruz, el cual elimina cualquier referencia a la corona española y a la historia colonial de Caracas.

Los nuevos símbolos de Caracas dejan de lado parte de la historia de la ciudad
Foto: Referencial

Su foco principal se encuentra en la idea de la descolonización, de allí que la parte central del nuevo escudo cuente con la representación de un indio, una mujer negra y el Libertador Simón Bolívar. De esta manera se borra cualquier representación que pueda aludir a la corona española.

Al respecto, Straka sostiene que si bien es posible que haya existido la intención de reivindicar la tradición indígena y afroamericana en el nuevo escudo, considera que hacerlo dejando de lado partes importantes de la historia de Venezuela y en especial de Caracas es un error.

“La reivindicación del indígena, de lo afrovenezolano y al rol de Caracas en la independencia  borrando la parte de la colonia responde en última instancia a una forma de ver la historia y de concebir el devenir de un pueblo en el cual solamente son ciudadanos y venezolanos auténticos un grupo y todo lo demás se borra”, afirma.

Leer más  Conindustria espera que el sector industrial crezca entre 5 % y 7 % en 2023

Algo a lo también se le da cabida dentro del nuevo escudo es a la incorporación de dos fechas que siempre ha enaltecido el régimen venezolano: el Caracazo (27 de febrero de 1989) y el golpe de Estado en contra de Hugo Chávez  (11 de abril del 2002). Ambos años forman parte de uno de los filetes del escudo, en el que no está plasmado el nombre completo de la ciudad.

“En la parte inferior, una cinta roja con las victoriosas fechas 1810-1811 y en la parte derecha 1989-2002. Fechas que considero históricas e importantes porque en cada una de ellas el protagonismo del pueblo caraqueño cambiaría por completo los destinos de todo el país”, explicó Cruz en una entrevista al portal web Alba Ciudad. 

Himno

El himno de Caracas fue otro de los símbolos caraqueños modificados por el régimen venezolano, poniendo fin a la letra y música que venía utilizándose desde el año 1984, compuestas por el italiano Tiero Pezzuti y el cantante venezolano José Enrique u0022Cheliqueu0022 Sarabia.

Los nuevos símbolos de Caracas dejan de lado parte de la historia de la ciudad
Foto: Referencial

En su lugar se estableció un nuevo himno compuesto y escrito por los músicos Noel Márquez y Manuel Barrios.

Al igual que en el caso del escudo de Caracas, esta nueva representación de los símbolos caraqueños también hace especial hincapié en eliminar las referencias a todo aquello que sea alusivo a España y a su influencia en la historia de Venezuela.

Esto se hace evidente al observar la nueva letra del himno, la cual a diferencia de la aprobada en 1984 no hace mención al símbolo del león de Caracas, tal y como sí ocurría en la versión anterior.

En su lugar, esta nueva letra prioriza hacer mención al Waraira Repano (El Ávil), otro elemento modificado por el régimen, así como a múltiples “figuras destacadas” de las tribus indígenas que lucharon durante la colonización española.

Straka cree que la negativa a consultar la visión de la Academia Nacional de la Historia con respecto a estos cambios está ligada muy posiblemente a las posiciones que ha asumido previamente esta institución con respecto al manejo de la historia que se viene haciendo desde el régimen venezolano.

“Probablemente la postura crítica de la Academia Nacional de la Historia con respecto a muchas cosas que se han adelantado en el ámbito del discurso histórico oficial y de la enseñanza de la historia en los programas escolares hizo presuponer a un sector que ante la altísima probabilidad de una postura crítica, no necesariamente contraria pero sí crítica, decidieron no consultarla”, considera Straka quien añade que ante la falta de una comunicación oficial al respecto se trata de una mera hipótesis.

Leer más  Prevén que el bolívar continuará depreciándose hasta alcanzar el tipo de cambio de equilibrio

Bandera

La importancia histórica del anterior escudo de Caracas era tal que previo a la modificación de los símbolos de la ciudad llevada a cabo en abril de este año, este también ocupaba un rol principal en la bandera de Caracas.

Los nuevos símbolos de Caracas dejan de lado parte de la historia de la ciudad
Foto: Referencial

Dicho pabellón estaba conformado por un fondo color rojo, en alusión a la sangre derramada por todos los caraqueños durante el periodo independentista que se extendió durante un lapso de 13 años (1810-1823). Mientras que en el centro de esta bandera se ubicaba el antiguo escudo de Caracas conformado por el león de pie, la corona de cinco puntas, las armas y demás elementos.

Si bien la nueva bandera mantiene el color rojo de fondo, el espacio que anteriormente era ocupado por el escudo de Caracas, ahora se encuentra reemplazado por un triángulo verde y azul, que según sus creadores Víctor Rodríguez y María Jiménez, representan el Ávila y el cielo caraqueño. Todo ello coronado por una estrella blanca.

El historiador explica que si bien los elementos que integran todos estos nuevos símbolos sí son representativos, su principal problema no son propiamente los símbolos, sino lo que no aparece en ellos, como lo es la faceta colonial de Caracas.

Apunta que además existe el problema de que se trata de símbolos a los cuales los caraqueños ya se encontraban acostumbrados y con los que se sentían representados, algo que es fundamental en este tipo de casos.

“Lo que se está dejando de lado es tanto o más importante que lo que están presentes en la nueva simbología. Quitar la parte colonial es quitar una parte importante de la historia, al igual que borrar a quienes fundaron la ciudad”, sostiene.

Concluye que la posibilidad de que los nuevos símbolos puedan perdurar en el tiempo dependerá principalmente de si los caraqueños los adoptan como suyos y si aceptan las modificaciones impulsadas desde el poder.

“De todo esto dependerá que los símbolos sean mantenidos, sean modificados o incluso desechados en el futuro. Los símbolos no solo representan una visión de la historia, también representan una visión del poder que los impulsa o los propone en todo caso”, afirma.

Noticias relacionadas