• Catar chocolates tras pasear por una plantación de cacao, alejarse de la ciudad para descansar en una posada rodeada de naturaleza, realizar un recorrido cultural por un cementerio, practicar deportes al aire libre, visitar una destilería de ron local, y disfrutar la comida local; son algunos ejemplos de los posibles atractivos que conforman el potencial turístico del estado Yaracuy | Foto: Ray Velásquez 

Situado en la región centro occidental de Venezuela, el estado Yaracuy posee una ubicación estratégica por su cercanía a Lara, Falcón, Carabobo y Cojedes. Una posición que permite al turista local viajar en carro o en autobús, en un recorrido por carretera. 

Fue justamente esa ubicación privilegiada la que motivó a Aura Ovalles a pedir un crédito y transformar su casa en una posada turística; Ella estaba convencida de que la ciudad de San Felipe era un destino ideal para quienes buscan escapar del caos citadino y rodearse de la naturaleza.  Yaracuy es conocido en Venezuela por el culto a María Lionza y los rituales que se realizan en la montaña de Sorte. Aura y su familia crearon Granja Momentos en 1997 y desde entonces llevan 25 años convenciendo a los visitantes de que Yaracuy es mucho más que turismo esotérico. 

A una hora de Morrocoy, Tucacas, y Barquisimeto

Yaracuy busca ofrecer más que turismo esotérico
Cortesía: Ray Velásquez 

Cuando Aura Ovalles describe las bondades del estado Yaracuy recalca la vegetación abundante y la tranquilidad que se encuentra en la entidad.  “Yaracuy es una tierra muy fértil, rodeada de árboles frondosos, y mucha calma, por lo que fue muy fácil pensar que podíamos convertir nuestra vivienda en una posada. Al estar a pie de montaña decidimos también hacer una piscina de agua de manantial y esa es una de las cosas que el visitante más disfruta”, comenta la fundadora de Posada Granja Momentos para El Diario. 

Leer más  Murió Olivia Newton-John, la actriz que protagonizó Vaselina

Aura resalta que Yaracuy recibe visitantes de todas las regiones del país. Llegan atraídos por la hospitalidad de los habitantes de esa región, por el clima privilegiado, por la comida sabrosa; pero también por los paseos que son diversos: “Estamos a una hora de Morrocoy para quienes quieren playa, tenemos paseos de montaña para lanzarse a parapente, ríos para quienes quieran bañarse, y a una hora está Barquisimeto para quienes desean un día de ciudad y compras en centros comerciales…y si no quieren salir, se quedan descansando y durmiendo hasta tarde. Yaracuy les permite escapar”, afirma Ovalles cuando enumera las bondades que la hicieron apostar por el turismo en ese estado.

Buñuelos, bollos pelones y hallacas de quinchoncho 

Yaracuy busca ofrecer más que turismo esotérico
Cortesía: Ray Velásquez 

En el año 2015 se creó la ruta gastronómica de Yaracuy, conformada por 25 restaurantes y cocinas de la localidad. La finalidad es explotar la sazón tradicional del estado. A través de esta ruta se invita a los turistas a disfrutar de variedad de platos, tales como: la hallaca de quinchoncho, o la sopa elaborada con ese grano; el bollo pelón, hecho con maíz y relleno de cerdo; la falda nirgüeña, conformada por un sustancioso guiso con panza de res; y los clásicos buñuelos de yuca, postre que ostenta su propia feria en el pueblo de Cocorote durante Semana Santa.

Yaracuy atrae a los visitantes, sin necesidad de amarres

Sorte y María Lionza le dieron un reconocimiento a Yaracuy. “Cientos de personas viajan a Sorte el 11 de octubre para el conocido baile en candela, bien sea a rendir tributo a Yara (María Lionza) o simplemente a ver; de hecho, hemos acompañado a periodistas internacionales que llegan en esas fechas para hacer trabajos especiales sobre esta práctica esotérica. Pero lo cierto es que las montañas y ríos de Yaracuy atrapan sin tener que irnos a lo místico”, afirma Rosanna Rodríguez, conocida en redes sociales como @Rosannateguia, en entrevista para El Diario

Rodríguez destaca que Yaracuy tiene varios ganchos como potencial turístico, pero se inclina por resaltar las actividades al aire libre, como la visita al parque de la exótica flora Nuestra Señora del Carmen, el cual alberga más de 200 plantas exóticas del mundo; las rutas de cultivo del café, el maní y la sarrapia; la válida de windsurf de agua dulce, que en Venezuela se hace en embalse de Cumaripa en Yaracuy; y la reactivación del paseo turístico por el cementerio del municipio Independencia, el cual rescata el patrimonio fúnebre de la localidad, despertando la curiosidad de distintos grupos de visitantes. 

Cobre, cacao y ron 

Erika Paz es una de las promotoras del turismo yaracuyano. La periodista comenzó sus andanzas viajando por el país a través de las pantallas desde hace dos décadas, para luego saltar a las redes sociales como @Cuentosdemitierra; lleva más de dos décadas promoviendo el viaje local.  A partir de 2018 Paz asumió el compromiso de guiar visitas de periodistas e influenciadores para que conozcan las bondades del estado Yaracuy. La exnarradora de noticias es enfática en defender que – a su juicio- Yaracuy es de los estados más bonitos y con mayor potencial turístico del país. 

El recorrido incluye el paseo por las minas de Aroa, las cuales pertenecieron al Libertador Simón Bolívar. “Son un sitio histórico que muchos venezolanos aún no conocen, desde esas minas salió parte del cobre que se usó para la construcción de la Torre Eiffel de París (Francia) y la elaboración de la Estatua de la Libertad de Nueva York (Estados Unidos). Así de importante son esas minas”, afirma Erika Paz. 

La ruta también contempla un paseo por la fábrica de Ron Veroes, bebida que se elabora en la antigua destilería San Javier, que data de 1974, la cual fue comprada y convertida en destilería Veroes en 2019. En este recorrido los visitantes pueden contemplar como el reposo del destilado de caña de azúcar en barricas de roble, junto a las condiciones térmicas del estado Yaracuy, logra el proceso perfecto para realizar un ron venezolano aromático y de calidad. 

A partir de julio 2022 también es posible visitar un cultivo de cacao y realizar una cata de chocolates elaborados con la cosecha de la zona. La Cocorota es el nombre de la primera posada agroecológica dedicada al cacao yaracuyano. La iniciativa va de la mano de los promotores de Hacienda Luna Clara, quienes han logrado con éxito el turismo en sus plantaciones de cacao en Carabobo; ahora apuestan por replicar la hazaña y llevar al turista a conocer el cacao de Yaracuy. El hospedaje contempla una estancia de confort, rodeado de árboles cacaoteros, patios de secado, cuartos de fermentación y mucho chocolate. 

La invitación de los promotores turísticos es a visitar Yaracuy y conocer su amplia gama de opciones recreacionales, gastronómicas, y de hospedajes. Dejando claro que el estado tiene mucho más que deidades y ritos esotéricos. 

Noticias relacionadas