• En los últimos días Puerto Rico ha sufrido varias manifestaciones sociales para pedir la renuncia de Roselló. La sociedad logró su cometido, sin embargo, la incertidumbre golpea el futuro de la isla

La situación que se ha presentado en los últimos días en Puerto Rico ha llamado la atención de todas las naciones y de todas las usuarios que diariamente revisan las redes sociales.

Ricardo “Ricky” Rosselló, gobernador de Puerto Rico desde el dos de enero de 2017, es también profesor universitario. Su padre Pedro Rosselló también fue gobernador de la isla entre los años 1993 y 2000. Además de participar en la política de la isla, también es reconocido por ser el primer puertoricense en ser electo a las Olimpiadas Internacionales de Matemáticas. En 2012, luego de iniciar su incursión activa en la política, decidió fundar “Boricua ¡Ahora Es!”, una organización que aboga por la unificación de Puerto Rico como estado de Estados Unidos.

Sin embargo, Rosselló llamó la atención de todos los habitantes de la isla y de los artistas más importantes nacidos en Puerto Rico debido a la publicación de mensajes privados entre él, su gabinete y otras personas cercanas.

El documento de 899 páginas, publicado en el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) de Puerto Rico, es un registro de la tendencia homofóbica y misógina del ahora ex gobernador y los integrantes de su administración.

La gota que rebasó el vaso

Lo más notable de las conversaciones descubiertas por el CPI es el lenguaje soez y discriminatorio que utilizan Roselló y sus allegados. En unos de los mensajes se aprecia el lenguaje peyorativo que usa para referirse a Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de la ciudad de San Juan de Puerto Rico e integrante del Partido Popular Democrático.

blank

Ricky Rosselló también se refiere a Melissa Mark-Viverito, una política puertorriqueña que pertenece al partido demócrata de los Estados Unidos y le exige a los demás participantes que “le caigan”.

blank

Carla Minet, directora de la CPI, declaró en una entrevista para BBC Mundo que las conversaciones tenían lugar entre el gobernador y sus secretarios de gabinete; y en ellas participaban también personas allegadas a Rosselló que no poseían ningún puesto público como empresarios que tenían intereses económicos y que buscaban contratos con el gobierno.

Más allá del problema de la homofobia y la misoginia presentada en el chat, las verdaderas implicaciones de cada una de estas conversaciones presentan las relaciones del ex gobernador, sus gabinete y allegados con el aprovechamiento de los datos bancarios de Puerto Rico.

“Su contenido lo que revela es que había una dinámica en la que personas allegadas al gobernador solamente por un vínculo afectivo, de confianza o incluso familiar tenían acceso a información confidencial o, por lo menos, privilegiada que les permitía beneficiar a sus clientes en la industria privada”, agregó Minet.

En sus inicios políticos Ricky Rosselló había prometido a la población boricua hacer todo lo posible para disminuir los casos de corrupción e inició su proyecto político con un discurso de transparencia y ética, pero sus acciones, desde su toma de posesión en 2017, demostraron lo contrario.

De hecho, semanas antes del escándalo producido por las conversaciones, un juez federal acusó a varios ex funcionarios y contratistas del gobierno de Rosselló por conspiración para cometer fraude, robo, lavado de dinero y fraude electrónico. Entre ellos se encuentra Julia Keleher, la Secretaría de Educación desde enero de 2017 hasta abril de este año, y Ángela Ávila, ex directora de la Administración de Seguros de Salud (Ases). Ambas fueron detenidas por el Buró Federal de Investigaciones (FBI, de acuerdo con sus siglas en inglés).

Protestas en la isla del encanto

La publicación de las conversaciones de Rosselló generó una serie de protestas en cada rincón de Puerto Rico. Los habitantes de la isla enojados por los incipientes casos de corrupción y la crisis económica que sufre la población boricua desde hace varios años, explotaron con el descubrimiento de las expresiones ofensivas ante diversos contrincantes políticos y artistas reconocidos de la isla.

Asimismo, varios artistas musicales de la isla como Bad Bunny, Ricky Martin y Residente (René Pérez) participaron de las multitudinarias manifestaciones que se presentaron en las últimas semanas.

Bad Bunny, uno de los mayores representantes del género urbano, reaccionó a través de su cuenta de twitter ante la publicación de las conversaciones de Roselló.

blank

Ricky Martin también se pronunció y apoyó cada manifestación del pueblo boricua contra la gestión de Roselló.

blank

La situación de la isla boricua también dio pie para que el 19 de julio Bad Bunny y Residente estrenaran una canción colaborativa llamada “Desahogo”, en la que expresan la molestia y el pesar del pueblo puertorriqueño ante los atropellos del gobierno de Ricky Rosselló.

¿Qué pasará ahora en Puerto Rico?

Después de varios días de protestas en los que el pueblo boricua se adueñó de las calles y de cada espacio posible para hacer retumbar su voz ante la figura de Rosselló, se cumplió lo que pedían: su renuncia.

Este miércoles Ricky Rosselló dimitió y puso su cargo a la orden a través de un comunicado oficial. Su renuncia será irreversible el 2 de agosto.

La ausencia de un gobernante en la región deja espacio para Wanda Vázquez, la secretaria de Justicia y a quien le corresponde tomar el puesto de acuerdo con la línea de sucesión de la isla.

blank

Vázquez pertenece al Partido Nuevo Progresista, al igual que Rosselló, y ha sido secretaria de Justicia de la isla desde 2017. Trabajó, antes de su nombramiento como secretaria, como abogada especializada en violencia doméstica y sexual. En 2010 fue designada para dirigir la Oficina de la Procuradora de Mujeres.

Sin embargo, Vázquez ha recibido varias críticas por su gestión.

De hecho, en noviembre del año pasado fue acusada de utilizar su posición para intervenir en un caso de vivienda que involucraba a su hija y a su cuñado. Esta situación la convirtió en la primera secretaria de Justicia en enfrentar cargos penales, hecho que le costó una suspensión breve de su cargo mientras se realizó la investigación pertinente.

Después de las semanas tumultuosas que ha sufrido Puerto Rico y los casos de corrupción y dificultades económicas que ha padecido la población boricua durante varios años, la incertidumbre se cierne sobre el futuro de la isla mientras sus habitantes se preguntan si realmente existe algún político que pueda satisfacer sus exigencias.

Noticias relacionadas