• Fallas eléctricas y robo de equipos en el sistema del Metro de Caracas son algunos de los problemas que afectan al medio de transporte, que de colapsar totalmente, dejaría al Área Metropolitana sumida en un caos sin precedentes

Retrasos diarios, falta de aire acondicionado, hacinamiento y la presencia de la delincuencia en las estaciones son algunas de las problemáticas con las que deben lidiar los usuarios del Metro de Caracas, un servicio que también carece del interés del gobierno. Las fallas que sufre el sistema subterráneo ya habían sido anunciadas por sus ex trabajadores, quienes advierten que la vida de los usuarios se encuentra en peligro mientras no se solucionen las deficiencias del medio de transporte.

Ocho personas resultaron heridas como consecuencia de un error del conductor el pasado sábado. Aproximadamente a las 10:50 am un tren del sistema Metro de Caracas, que viajaba entre las estaciones Los Dos Caminos y Miranda, se descarriló.

Omitir la luz roja en alguna de las estaciones provocó el accidente, que no ha sido el primero del año. El tren intentó retroceder hacia Los Dos Caminos, pero se detuvo lentamente en medio de la fricción de los metales con el concreto de los túneles. El operador no tuvo otra opción que ordenar el desalojo del tren. Una puerta había colapsado y el acordeón que une a dos vagones había desaparecido producto del mal movimiento.

Foto cortesía

Alberto Vivas, presidente de la organización Familia Metro, explicó para El Diario que el tren fue conducido en contrasentido debido a que uno de los rieles estaba inoperativo producto de las lluvias del fin de semana. El operador habría ignorado la señal de alto y al realizar un mal movimiento en la única vía disponible, se produjo el choque del tren con una de las paredes del túnel.

“Cuando el tren ya tenía que incorporarse a su vía normal, entre la estación Miranda y Los Dos Caminos, la señal del semáforo estaba en rojo debido a que la vía no estaba dispuesta para hacer una maniobra de cambio de riel. El operador omitió esa señal y produjo el rompimiento de la vía, lo que generó el descarrilamiento”, detalló el representante de la organización.

Vivas afirmó que este hecho es una de las consecuencias de operar los trenes de forma manual sin tener control electrónico, hecho que ya ha ocasionado retrasos y otro tipo de fallas en el sistema. La organización también ha registrado un total de de tres descarrilamientos en el mes, y cinco en lo que va de año, la mayor cifra de accidentes de este tipo que se han producido en el sistema subterráneo.

Foto: AFP

“El accidente del sábado se dio a conocer por la magnitud que tuvo al chocar contra la pared y provocar heridos. Sin embargo, no es la primera vez que ocurre”, explicó el presidente de Familia Metro.

La asociación civil también denunció que la flota de trenes en servicio se ha reducido a 37 en todo el sistema, a pesar de que en el pasado 136 trenes se encontraban operativos. En la Línea 1 solo funcionan 23 trenes, en la Línea 2 se mantienen operativos 9 y en la Línea 3, al menos 5 continúan operaciones, de acuerdo con datos revelados por la organización.

Colapso inminente

Fallas eléctricas, sabotajes y robo de equipos son las excusas más comunes utilizadas por los funcionarios a cargo del Metro de Caracas cuando este presenta algún tipo de retraso en sus estaciones. De colapsar definitivamente el sistema subterráneo, dejaría al Área Metropolitana sumida en un caos sin precedentes.

Familia Metro sostiene que la paralización del sistema es inminente, y que esto se debe a la falta de mantenimiento de todos los equipos que lo conforman.

Vivas señaló que la “zapata flotadora”, superficie encargada de hacer contacto de corriente con los rieles, no ha sido cambiada como debería y el grado de desgaste es tal, que la fricción ha provocado grietas, lo que — a su juicio — podría generar un corto circuito.

Foto cortesía

Asimismo, el representante de la asociación civil expuso la necesidad de actualizar tecnológicamente los rieles de la Línea 2, que en 2017 cumplieron 30 años desde su instalación, lo que quiere decir que llegaron al final de su vida útil. Aclaró que este tipo de adecuaciones están muy lejos de ejecutarse debido a que, presuntamente, la compañía no posee las piezas y no ha pagado la enorme deuda adquirida con los proveedores.

La organización sostiene que el Metro de Caracas tiene cinco niveles de mantenimiento para un óptimo funcionamiento, sin embargo, muchos de estos no se realizan debido a que las máquinas están dañadas, y las que se encuentran operativas, no tendrían repuesto para continuar su funcionamiento.

Foto cortesía

Una de ellas, la maquina lavadoras de túneles, se encuentra fuera de servicio, por lo que trabajadores han padecido neumoconiosis, enfermedad que afecta a los pulmones al inhalar partículas de hierro.

Ex trabajadores del sistema de transporte han denunciado en distintas oportunidades que los túneles de los trenes, donde los usuarios han tenido que transitar a pie por fallas en las vías, llevan más de cinco años sin mantenimiento, por lo que permanecer en las estaciones durante un tiempo prolongado resulta tóxico. Advierten que el cuerpo humano estaría expuesto al polvo que origina el choque entre los rieles y las ruedas.

Retrasos y esperas de hasta 20 minutos se han vuelto habituales en el sistema de transporte caraqueño. Los chirridos que se escuchan en algunos tramos de las Líneas avisan una tragedia; sin embargo, los usuarios deben adaptar sus rutinas para desafiar un sistema en decadencia y poder trasladarse en la capital. Lo que en años anteriores fue “La gran solución para Caracas”, ahora se ha transformado en un símbolo de peligro para los capitalinos.

Noticias relacionadas