• Luego de la aprobación del juicio político a Donald Trump en la Cámara de Representantes, mucho se habla de los motivos que encierran el procedimiento contra el mandatario estadounidense. Héctor Caravallo fundador y ex presidente del comité cubano americano del Partido Demócrata de la Florida, lo analiza para El Diario

Nancy Pelosi hacía el recuento de una votación histórica en el Congreso de Estados Unidos. “En este voto hay 230 a favor y 197 en contra. Presente hay uno (abstención)”, decía mientras comenzaba a sujetar un mazo, para luego proseguir. “El artículo uno es aprobado”, afirmó. Después de un golpe seco sobre la mesa, resonaron unos tímidos aplausos que acabaron en un murmullo desconcertado: Pelosi no permitió que celebraran la decisión.

Presidentes enjuciados En 1998 y 1999, Bill Clinton, fue procesado tras ser acusado de perjurio frente a un gran jurado y de obstrucción de la justicia. La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó el juicio. En 1868 la Cámara de Representantes votó 126-47 por el juicio político de Andrew Johnson. Ambos casos se quedaron en el Senado.

La presidente de la Cámara de Representantes y líder de los demócratas, ratificó que Donald Trump se convirtió en el tercer presidente de ese país en afrontar un juicio político. Sin embargo, la probabilidades de que el procedimiento sea fructífero son escasas, por lo que podría tratarse de una jugada política de cara a las elecciones presidenciales de 2020.

“Es un gran día para la Constitución”, pero “un día muy triste para Estados Unidos”, aseguró la líder demócrata.

Este jueves, Pelosi dejó en suspenso el futuro del impeachment, como es conocido el procedimiento legal. La presidente del Congreso aseveró que no enviará los cargos al Senado hasta conocer «el terreno en el que están» en la Cámara Alta y designar a las personas que por ley deben encargarse de trasladar los artículos del juicio político a ese cuerpo legislativo. Actualmente el Senado tiene mayoría del Partido Republicano y su presidente, Mitch McConnell, ya definió el impeachment como «el final predeterminado de una cruzada partidista», que sentará «un nuevo precedente tóxico».

Héctor Caravallo, fundador y ex presidente del comité cubano americano del Partido Demócrata de la Florida, aseguró para El Diario que si bien hay motivos para enjuiciar a Trump por un mal gobierno y fallos en su actitud para supuestamente presionar al mandatario ucraciano Volodímir Zelenski para que investigara al hijo del ex viepresidente y actual candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, es un error haber iniciado el impeachment a sabiendas de que no existe una mayoría en el Senado capaz de destituir al presidente y de que los demócratas se encuentran en la campaña interna para elegir al candidato para la elección presidencial de 2020.

“Yo soy consciente en que la forma en la que el presidente Trump ha actuado muchas veces puede causar indignación, y eso ha generado una oposición muy fuerte. Ahora bien, cuando nosotros concretamos analizar las reglas del impeachment nos damos cuenta que fue presentado por los padres de la nación para que fuera una gestión bipartidista de la Cámara de Representantes que tomara todo el tiempo necesario y que después fuera llevado al Senado”, comentó el también miembro del comité ejecutivo del Partido Demócrata del condado de Miami Beach.

Caravallo, al igual que varios dirigentes demócratas, considera que “no es recomendable” para el desenvolvimiento de la nación llevar a cabo un impeachment cuando falta poco menos de un año para la elección presidencial. Durante la votación en el Senado,  Solo dos demócratas votaron en contra de ambos cargos: los representantes Collin Peterson de Minnesota y Jeff Van Drew de Nueva Jersey. Un tercero, el representante Jared Golden de Maine, votó por uno de los cargos. La representante demócrata Tulsi Gabbard de Hawái, que se postula para la nominación presidencial demócrata, votó presente por ambos cargos.

Foto: Cortesía

“Hay muchas cosas que discutir y hay que escoger qué candidato vamos a tener, pero hay muchos demócratas que no estábamos de acuerdo con esta investigación. Pero es por una razón fundamental. Es decir, no por las motivaciones de un mal gobierno, porque sí existe, de fallos muy claros que vemos en la actitud del presidente Trump en muchos momentos, pero el impeachment se hace cuando hay posibilidad de llegar a una decisión en el Senado», señala.

Desde un principio sabemos que en el Senado no tenemos mayoría. Hay motivaciones lógicas, pero la política es el arte de lo posible. No se puede lanzar una guerra que tú sabes que no vas a ganar”, aseveró Caravallo.

¿Cuál cree usted entonces que son las motivaciones de los líderes demócratas que apoyaron el impeachment? ¿Cuál sería el beneficio para el partido?

— Hay muchos dirigentes que piensan que llevar al presidente a un impeachment iba a facilitar que el pueblo americano se interesara por la forma en la que el presidente Trump gobierna el país; cosa que sí hay unanimidad de todos en que lo ha manejado de forma incorrecta en muchos casos. Lo que pasa es que hay unos que piensan que valía la pena llevar a cabo el juicio político para tener una plataforma para denunciar todos los manejos incorrectos que el presidente Trump cometió. 

Composición de la Cámara Alta

100

representantes integran la instancia

53

son republicanos

47

son demócratas

Sin embargo, Caravallo considera que esta estrategia por resultar contraproducente, debido a que los republicanos utilizarán la votación como una estrategia de campaña contra el Partido Demócrata para hacer ver que se está perjudicando al país al crear una polarización negativa entre las fracciones políticas. 

El impeachment es, entonces, una misión imposible. Si bien los demócratas lo saben, será la campaña la que determine a quién beneficiará este proceso. 

Motivos fallidos 

El primer gran desafió que sorteó Trump fue cuando evitó su culpabilidad en la investigación sobre Rusia. El presidente fue acusado por los demócratas de conspirar con Moscú para inclinar las elecciones de 2016 en contra de Hillary Clinton. Finalmente la pesquisa llegó a una conclusión poco clara, pero Trump fue absuelto de obstruir a la justicia o de participar en la intervención rusa.

Otros motivos que llevaron a los demócratas a plantearse un juicio político fue ante las acusaciones al presidente de pagar a una actriz porno, con quien habría mantenido una relación extramatrimonial, para asegurar su silencio antes de las pasadas elecciones presidenciales; o los aparentes beneficios económicos que tuvo la Organización Trump durante la campaña.

La denuncia de un informante secreto fue la que cambió el panorama para los demócratas.

Cronología del proceso de juicio político a Donald Trump

Abre arrow_downward

9 de septiembre: Ante la impasividad de la Dirección de Nacional de Inteligencia (DNI), el inspector general de la Comunidad de Inteligencia, Michael Atkinson, decidió informar a los comisiones de inteligencia del Congreso de la queja interna presentada el 12 de agosto por un informante, integrante de los servicios secretos, sobre la llamada entre Trump y Zelenski del 25 de julio, que consideraba de «urgente consideración».

10 de septiembre: El presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Schiff, exigió formalmente a la DNI que transmitiera la denuncia.

11 de septiembre: La Casa Blanca desbloqueó la ayuda militar a Ucrania y alegó el retraso a determinar «el mejor uso de los fondos» para lograr los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos.

18 de septiembre: El diario The Washington Post reveló la existencia de la denuncia sobre la llamada entre Trump y Zelenski y los medios se hicieron eco de la noticia.

19 de septiembre: Atkinson testificó a puerta cerrada ante los miembros de la Comisión de Inteligencia de la Cámara baja sobre la queja del informante. Trump, por su parte, empezó a responder en Twitter a las críticas sobre la llamada telefónica.

24 de septiembre: La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, anunció la apertura de una investigación de juicio político al mandatario por abuso de poder.

25 de septiembre: La Casa Blanca publicó una transcripción editada de la llamada de Trump a Zelenski, en la que se constató la insistencia de Trump al líder ucraniano para que investigue a los Biden y trabaje al respecto con el Fiscal General, William Barr, y su abogado personal, el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani. El Congreso recibió la transcripción de la denuncia del informante.

26 de septiembre: La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes publicó una versión desclasificada de la denuncia del informante, en la que acusa al presidente de «usar el poder de su cargo para pedir la interferencia de un país extranjero en las elecciones estadounidenses de 2020».

8 de octubre: La Casa Blanca se negó a cooperar con lo que considera una investigación de juicio político «ilegal e inconstitucional», un rechazo que no logró frenar a funcionarios y ex funcionarios a presentarse como testigos ante el Capitolio.

31 de octubre: La Cámara de Representantes aprobó una resolución que establecía los procedimientos para la investigación de juicio político.

13 al 21 de noviembre: Tras escuchar una docena de testigos a puerta cerrada, la comisión de investigación inició las audiencias públicas y televisadas.

3 de diciembre: La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes publicó el informe de la investigación, en el que concluyó haber reunido «pruebas abrumadoras» de una conducta «inapropiada» de Trump.

10 de diciembre: La Comisión de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes, encargada de determinar si las acusaciones justifican un proceso de impeachment, presentó dos cargos de acusación contra el presidente: uno por abuso de poder y el otro por obstrucción al Congreso.

13 de diciembre: La Comisión de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes aprobó con 23 votos contra 17 los cargos presentados contra Trump.

18 de diciembre: La Cámara de Representantes vota los cargos presentados contra Trump, lo que determinará el inicio o no de un juicio político al magnate republicano.

Fuente: El Litoral

Cierra arrow_upward
Noticias relacionadas