• El personal médico debe evitar cualquier contacto físico con los pacientes contagiados. Por ello, las enfermeras han optado por combatir la cepa 2019-nCoV con una práctica poco usual para evitar su propagación en los centros médicos de la región asiática 

Los hospitales de Wuhan, centro del brote del nuevo coronavirus en China, han advertido que la reserva de equipos médicos es escasa. Por ello, a doctores y enfermeras se les ha pedido que utilicen máscaras quirúrgicas para evitar cambiarse los trajes de protección con tanta frecuencia. Entretanto, la situación ha generado que los profesionales de la salud tomen más medidas para prevenir que puedan ser contagiados por el brote. 

El número de fallecidos se elevó este domingo hasta los 304, mientras la cifra de infectados por la cepa 2019-nCoV en territorio chino se situó en 14.380, de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El reporte, recientemente actualizado, informó que entre el sábado y domingo se registraron 45 muertes a causa del virus y 2.590 nuevos casos de contagio.

Un creciente número de médicos se ha sumado a la primera línea de los hospitales de Wuhan para apoyar a combatir el virus. El personal de salud no solo se ha ofrecido como voluntario, sino que también las enfermeras han optado por cortarse el cabello para continuar atendiendo la demanda de pacientes que llegan diariamente a los centros médicos en China. 

La agencia de noticias china Xinhua, en su portal web, reportó que 31 enfermeras del Western Hospital of Wuhan Union Medical College decidieron cortarse el cabello entre ellas mismas como método de prevención al virus. La razón detrás de ello es que, según una investigación, el cabello corto reduce el riesgo de contraer el virus debido a que evita la sudoración y la reproducción de bacterias.

blank
Foto: Xinhua

El Hospital West College of Wuhan Union Medical College es el tercer centro médico designado por el gobierno chino para pacientes con fiebre en Wuhan. En los últimos días, este recinto reportó que más de 1.000 empleados médicos estuvieron atendiendo a los pacientes que llegaban con síntomas de neumonía.

Una de las enfermeras, Gelin, reveló en una entrevista a la agencia china que debido a la cantidad de horas que trabajan en el hospital no tiene tiempo para lavarse el cabello diariamente. Por ello, decidió cortárselo hasta los hombros. La medida, junto al uso del traje especial químico, forma parte de una estrategia para detener la reproducción de bacterias y, por consecuencia, reducir el riesgo de infección.

blank
Foto: Xinhua

Por su parte, la enfermera Zhen Yanwen (de 26 años de edad) indicó que, pese a que inicialmente no quería cortarse el cabello, tuvo que hacerlo pidiéndole a una compañera enfermera que le realizara el corte. La razón también deriva a que los empleados médicos deben permanecer en el hospital durante 14 horas diarias.

Además, se difundió una historia de una enfermera del área de Neurología, de nombre Shan Xia, quien decidió afeitarse la cabeza por completo para facilitar que el traje de protección le quede ajustado y así evitar infecciones dentro del personal.

Las enfermeras también deben afeitarse la parte lateral de la cabeza para evitar cualquier contacto directo con los pacientes infectados en caso de no tener un traje especial que le cubra todo el cuerpo. Otra de las modalidades que se han implementado en los hospitales de Wuhan es escribir sus nombres y especialidad en la parte trasera de sus trajes para que puedan reconocerse en las salas de emergencia. 

blank
Foto: Xinhua

¿El uso de la mascarilla disminuye el riesgo de contagiarse?

En China, donde se encuentra el foco del coronavirus, la demanda de mascarillas se disparó significativamente tras el brote. Cao Jun, gerente general de la empresa china Lanhine, que produce las mascarillas, señaló a la agencia Reuters que sus clientes demandan 200 millones por día, mientras que antes del brote se necesitaban 400.000 unidades.

Todos los virus son lo bastante pequeños como para atravesar la clásica mascarilla médica que se ajusta con una goma alrededor de las orejas. Pero por lo general, los gérmenes no se extienden en el aire de uno en uno, de acuerdo con la información del doctor Mark Denison, del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville. 

Su tarea principal es proteger que, cuando una persona enferma tose o estornuda, las partículas microscópicas no lleguen a la boca o nariz de quien la porta. Sin embargo, estas máscaras no pueden garantizar que los virus transmitidos por el aire no lleguen al organismo.

El doctor Jake Dunning, jefe del Departamento de infecciones de emergencia de la Salud Pública de Inglaterra, explicó para The Independent que las mascarillas faciales deben ser llevadas correctamente, cambiadas frecuentemente y eliminadas de manera segura e higiénica para que sean efectivas. En ese contexto, cabe destacar que si una persona toca la parte frontal de la máscara cuando se la quita, esto puede llevar a su infección.

Otra desventaja de las máscaras de tela consiste en que cubren solo la nariz y la boca, pero dejan sin protección los ojos. Mientras tanto, el grupo de expertos del Comité Estatal para la Salud de China, advirtió que es posible infectarse con el coronavirus a través de la conjuntiva de los ojos. 

«Se puede contraer el coronavirus también por contacto: si el virus está en la piel de sus manos y usted se frota los ojos sin darse cuenta, puede infectarse con este virus», aclaró el experto Li Xingwang.

Por otra parte, las mascarillas de protección N95 son las que poseen un filtro en su interior, y son las más conocidas por la población china. La denominación N95 de NIOSH significa que la mascarilla retiene al menos el 95% de las partículas de 0,3 micras de diámetro o mayores. Sin embargo, estas mascarillas especiales han sido priorizadas para el personal médico en Wuhan debido que son más costosas y porque deben ser hechas a la medida del rostro.

Mientras especialistas indican que las mascarillas no proporcionan protección segura contra la infección, se destaca que son capaces de reducir el riesgo de la propagación del virus si las llevan puestas las personas que ya están enfermas. 

Uno de cada cinco infectados desarrolla complicaciones graves

Uno de cada cinco personas infectadas por el coronavirus de Wuhan acaba por desarrollar “dolencias severas, como neumonía o insuficiencia respiratoria”, de acuerdo con uno de los últimos reportes diarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

80% de enfermos presentan síntomas “leves” y muy variados. La primera guía clínica publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) recoge que estos síntomas pueden ser fiebre, tos, dolor de garganta, congestión nasal, malestar, dolores en cabeza y musculares, aunque en los enfermos de mayor edad e inmunosuprimidos pueden presentarse otros “atípicos”.

Sin embargo, en Hubei, donde la epidemia sigue aún fuera de control y se han detectado 9.000 casos, las medidas son aún más estrictas. El gobierno anunció este domingo que se encuentran suspendidas temporalmente la celebración de bodas, para evitar encuentros sociales. Los funerales también serán evitados durante la cuarentena, las personas que fallezcan durante estos días serán incineradas para prevenir contagios.

Los médicos aún no han encontrado ningún tratamiento efectivo para hacer frente a la infección por coronavirus. Varios de los antivirales más empleados por el personal de salud no han arrojado los resultados requeridos. Las pruebas en distintos laboratorios en todo el mundo esperan conseguir la fórmula que crearía la vacuna para acabar con la epidemia.

Noticias relacionadas