• La ONG inició la entrega de kits de tapabocas, gel antibacterial y guantes a varios periodistas en Caracas para que puedan continuar con su labor de informar, de manera segura, desde las calles 

En momentos en los que el mundo atraviesa una crisis sanitaria debido al avance del Covid-19, aparecen muestras de solidaridad de quienes están dispuestos a aportar su granito de arena para hacer frente a la pandemia.

Después del 16 de marzo, cuando se implementó la cuarentena social preventiva en Venezuela, tras los dos primeros casos de coronavirus de Wuhan en el país, han aparecido ideas solidarias para proteger a los más necesitados.

Una de estas iniciativas surgió recientemente de la mano de Redes Ayuda —una ONG que se encarga de defender los derechos humanos (DDHH) en Venezuela a través de redes sociales—, en conjunto con Free Press Unlimited, una organización internacional cuyo objetivo es constatar que las informaciones de interés público sean certeras y estén disponibles para todo el mundo.

La iniciativa, que aún no tiene nombre pero sí un foco claro, consiste en donar un kit con tapabocas, gel antibacterial y guantes, a los trabajadores de la prensa en Venezuela, quienes continúan en las calles informando sobre lo que ocurre día a día en el agitado contexto económico, político y social que vive el país. 

Luis Serrano, coordinador de Redes Ayuda, detalló en exclusiva para El Diario la labor que realiza su organización. Precisa que lo que buscan principalmente es que los periodistas puedan seguir ejerciendo su labor de la manera más segura posible

“Nos especializamos en seguridad digital, pero hemos estado afinando también la seguridad física y esto nos parece, en medio de la pandemia, un pequeño aporte que le podemos hacer al gremio periodístico”, aseguró. 

Explicó que la idea se materializó a principios de abril cuando comenzaron a entregar estos kits a los periodistas, los implementos tienen un promedio de duración de al menos dos meses.

Foto: Cortesía

El origen de los recursos 

El financiamiento del proyecto se obtiene a través de donaciones para luego realizar la compra de los insumos necesarios a Farmarato. Luego, los trabajadores de esa farmacia proceden a hacer la entrega por delivery a Redes Ayuda, y los miembros de esta ONG arman los Kits que entregan personalmente a los periodistas.

“Algunos de los periodistas que hemos podido atender han manifestado su agradecimiento a través de las redes sociales”, expresó Serrano.

El coordinador de Redes Ayuda confesó que realizar estas donaciones suele ser “un poco cuesta arriba” por la dificultad que conlleva el obtener los productos y distribuirlos en vista de la escasez y regulación del suministro de combustible en el país. Por esta razón es que la iniciativa solo se puede hacer en la ciudad de Caracas.

Pese a las limitaciones, la iniciativa de Redes Ayuda, con la ayuda de Free Press Unlimited, ha logrado llevar estos kits a 25 periodistas y esperan en los próximos días poder atender a otros 30 trabajadores de la prensa en la capital.

“Invitamos a toda la ciudadanía a que si puede colaborar con periodistas y con trabajadores de la salud, esas personas que se exponen ante el virus Covid-19, hágalo porque el país necesita la mayor cantidad de transparencia posible y la mejor atención que puedan brindar tanto los periodistas como los trabajadores de la salud» añadió Luis Serrano. 

Sorteando obstáculos

El lunes 6 de abril, Serrano y varios trabajadores de Farmarato fueron detenidos durante hora y media por la Policía Nacional Bolivariana (PNB). 

“Los trabajadores de Farmarato llegaron a la puerta del edificio donde vivo. Yo bajé a descargar el material y cuando lo iba a guardar adentro del edificio, pasó una moto de la Policía Nacional Bolivariana con dos funcionarios”, relató el coordinador de Redes Ayuda. 

Estos policías se bajaron de las motos y les hicieron una serie de preguntas tanto a él como a los trabajadores de la farmacia. Además, les pidieron las facturas del material que habían descargado. 

“Nosotros entregamos todo lo correspondiente a los papeles, facturas, cédulas de identidad y los muchachos de Farmarato mostraron los documentos del vehículo. Yo les mostré el carnet de la organización y les expliqué para qué eran los insumos, sin embargo, ellos decían que eso se prestaba para el bachaqueo”, detalló. 

La PNB le dijo a Serrano que tanto él como los trabajadores de Farmarato debían acompañarlos al comando de la zona donde se encontraban, algo a lo que Luis se negó y por ello, los funcionarios solicitaron al comando policial la presencia de otros efectivos de seguridad. 

“En un primer momento yo me niego. Ellos llamaron al comando y llegaron otras dos motos con tres funcionarios más y en ese momento nos dijeron que o los acompañábamos o nos llevaban arrestados”, contó. 

Explicó que al llegar al comando, con toda la mercancía, Luis avisó a la organización lo que estaba sucediendo, puesto que no estaban seguros de si la actuación policial era un procedimiento de rutina o simplemente los estaban deteniendo. 

A Serrano, luego de tenerlo por varios minutos esposado a una baranda de las escaleras, lo pasan a una oficina para interrogarlo. Luego de volver a explicar la procedencia de los insumos y a dónde iban destinados, le exigieron una carta justificativa de las donaciones. Carta que lograron conseguir rápidamente. 

“Conseguimos la carta. Pero además, unos funcionarios, que vieron todo el tema por redes y lo que generó la detención que era arbitraria, se dieron cuenta de que para ellos era innecesario. También, un funcionario que conocía de nuestra labor en Redes Ayuda y sabe que no somos bachaqueros ni nada por el estilo, fue quien corroboró nuestra historia”, indicó.

Al pasar la hora y media, los dejaron en libertad y les entregaron todo el material: (30 cajas de guantes, 22 frascos de gel antibacterial y 60 paquetes de 50 unidades de mascarillas) sin daños ni pérdidas. Sin embargo, Serrano calificó el hecho como injusto. 

“Yo le alegaba a los policías que ellos tienen que presumir mi inocencia. A menos que tu me consigas a mi bachaqueando o revendiendo esto, no tienes ningún elemento de convicción de que me estás agarrando en flagrancia. Porque yo lo que hice fue comprar algo totalmente legal. Fue muy injusto que de entrada presumieron que yo era un bachaquero”, lamentó. 

A pesar de toda la situación, Serrano no consideró el hecho como un amedrentamiento o como una persecución a la organización. Afirmó que fue algo fortuito ya que los funcionarios solo transitaban por la zona. Sin embargo, lo que sí denuncia Redes Ayuda es la irregularidad del proceso ya que, según aseguró Serrano, no se encontraban haciendo un procedimiento ilegal. 

Agradeció toda la solidaridad que recibió, a través de redes sociales, mientras estuvo retenido. Calificó como una victoria que existan personas dispuestas a apoyar y a alzar su voz ante la injusticia. 

“Saber que se cuenta con todas esas personas y que no soy solamente yo sino que hay una red de solidaridad entre nosotros bastante genuina, que hemos construido a partir del trabajo que estamos haciendo todas las ONG”, expresó.

Noticias relacionadas