• Más de 200 migrantes han solicitado a la embajada de Venezuela en Chile el beneficio de poder repatriarlos, debido a las precarias condiciones económicas que se encuentran en el país sureño tras la llegada del Covid-19

El sueño de emigrar para hallar una mejor calidad de vida se ha visto truncado en muchos venezolanos a raíz de la crisis sanitaria que ha generado el coronavirus de Wuhan en todo el mundo. Desde marzo, cuando se agravó la crisis en todas las naciones, muchos migrantes se vieron obligados a llenar nuevamente sus maletas, pero esta vez cargadas con la ilusión de retornar sanos a sus hogares en Venezuela.

En Chile, el estallido social de finales de 2019 desencadenó una ola de despidos y una fuerte crisis económica que ahora se ha intensificado con la llegada del Covid-19.

A raíz de la crisis sanitaria más de 200.000 personas perdieron sus empleos en el país sureño, incluyendo a los migrantes. Esto les ha impedido poder pagar los servicios básicos y alquileres, por lo que corren el riesgo de ser desalojados.

Cientos de venezolanos se han apostado en los últimos 15 días a las afueras de la embajada de Venezuela, ubicada en la comuna (municipio) de Providencia, en la ciudad de Santiago, para solicitarle a las autoridades, gobernadas por el régimen de Nicolás Maduro, un vuelo humanitario hasta su país. Algunos pernoctaron con maletas y carpas afuera de la sede diplomática este 30 de abril para seguir haciendo presión.

Ciudadanos chilenos que habitan en los alrededores de la embajada se han mostrado solidarios y han colaborado con alimentos, bebidas gaseosas y café con los migrantes que permanecen a las afueras de la sede diplomática.

Foto: Tahiana González

Muchas de las personas que han asistido al sitio habían comprado pasajes desde diciembre con la intención de retornar a su tierra en marzo. Sin embargo, sus planes se vieron afectados tras la orden del Instituto de Aeronáutica Civil (INAC) de Venezuela de suspender, desde el 17 marzo, las operaciones aéreas generales y comerciales tanto fuera como dentro del país.

Entre ese grupo se encuentra Grumar Carmona, venezolana de 35 años de edad, oriunda del estado Portuguesa. Esperaba volver a su país el 17 de marzo, pero su viaje fue pospuesto hasta el mes de junio.

Tiene dos días consecutivos manifestando a las afueras de la embajada venezolana para solicitar el retorno a su país.

“Como yo me iba el 17 de marzo, a mí me liquidaron en mi trabajo el 10 de marzo. Pero cuando pasó todo esto quedé en el aire”, relató en exclusiva para El Diario.

Carmona debió entregar el apartamento en el que habitaba tras culminar la vigencia del contrato de alquiler y, por no tener el dinero para costear una habitación, unas amigas la acogieron en su hogar, donde estuvo un mes y medio. Luego –a través de un grupo en la plataforma de mensajería Whatsapp– se comunicó con otros connacionales para dirigirse hasta la embajada.

Nosotros queremos es el vuelo humanitario o el permiso a Copa Airlines para poder regresar a Venezuela”, comentó.

Aseguró que la agencia de viaje a través de su cuenta en Instagram le informó que estaban dispuestos a volar, pero dependían de los permisos de los gobierno de cada país.

Carmona tiene un año en Chile, había emigrado con su esposo y sus dos hijas, pero su pareja se regresó con las niñas por no “adaptarse” al país.

“Me esperan en Venezuela mis hijas, esposo y mi madre. No tengo nada. No tengo para un mercado (…). No dispongo para pasar ni un mes”, expresó la venezolana con voz entrecortada.

Una experiencia similar a la de Carmona es la que vive Cesar Arnaldo Serrano Chacín, de 25 años de edad. Tenía pautado regresar a Venezuela el 7 de mayo, pero su vuelo lo pospusieron para el 2 de junio.

En Chile trabaja como vigilante para una compañía y a raíz de la crisis sanitaria hubo reducción de sueldo, lo que no le alcanza para poder seguir viviendo solo en una habitación. “Unos amigos me ofrecieron quedarme en su sala”, comentó.

Mientras tanto, hay otros ciudadanos que no tienen la misma suerte de contar con alguien que les brinde un espacio para alojarse, por lo que están propensos a quedar en situación de calle.

El venezolano César Arnó, de 29 años de edad, se desempeñaba como conserje en un edificio en la ciudad de Santiago, pero su empleador ya le notificó que será despedido.

Foto: Tahiana González

Arnó es del estado Aragua y solo piensa en su retorno a Venezuela. Debe desocupar la vivienda en la que se encuentra y no tiene el dinero para sobrevivir más tiempo en Chile.

“Si tengo que pagar el pasaje con mi finiquito lo pago, me quiero ir como sea. Aquí no nos dicen nada”, expresó. 

Contó que desde el 15 de abril se ha aproximado hacia la embajada en busca de respuesta, pero solo le dicen que “no hay vuelo humanitario”. 

Familias en riesgo

Luisana Rivero emigró a Chile desde mayo de 2019 con su esposo y sus dos hijas. Contó para El Diario que a raíz del estallido social del año pasado ya tenía pensado regresar a Venezuela, sin embargo, esta decisión se ha visto frenada por la pandemia.

Señaló que el arrendador ya le ha pedido que desaloje el apartamento donde viven, por no poder pagar la cuota de abril, pues tanto ella como su esposo se quedaron sin empleo.

“Ya mis hijas tienen las maletas hechas. En Venezuela no corremos el riesgo de que nos saque a la calle”, expresó.

Comentó que desde Venezuela su hermana le envió dinero para poder pagar los pasajes de vuelta, pero Rivero aseguró que no se arriesga a comprar los boletos por temor a que no le permitan viajar. “Eso ya es lo único que tengo”, expresó.

Desespero, angustia y nervios son las sensaciones que arropan a las familias que temen verse en las calles con sus niños. Y es que el principal miedo es ser desalojados de los alquileres.

En ese aspecto, el equipo de El  Diario conversó con Guarequena Gutiérrez, embajadora de Venezuela en Chile designada por el gobierno interino de Juan Guaidó, quien afirmó que hay varios en el que arrendadores no quieren llegar a un acuerdo con los inquilinos porque, en algunos casos, ya existían deudas antes de la llegada del Covid-19.

“O porque no prevalece el criterio humano y la empatía que debe haber en este momento”, expresó.

Foto: Tahiana González

Datos oficiales 

La representante del gobierno interino de Venezuela indicó que más de 200 venezolanos han solicitado el vuelo humanitario.

“Entre personas que tienen boleto comprado y quienes no. Muchos están en situación de calle porque están en estado económico crítico”, informó la embajadora.

Comunicó que han ayudado a canalizar la situación junto a la Cancillería de Chile, quienes han manifestado su disposición de permitir el aterrizaje de vuelos que venga desde Venezuela a buscar a los venezolanos, así como vuelos que traigan a chilenos y extranjeros residentes en Chile.

“Pero no tenemos la capacidad de buscar un vuelo porque el control de los aeropuertos dependen del régimen”, aclaró.

El régimen cerró el flujo aéreo de vuelos, excepto para los que ellos consideren”, agregó.

Por su parte, en las redes sociales de la embajada venezolana en Chile, por el oficialismo, desmintieron un presunto vuelo de el plan “vuelta a la Patria” en los próximos días. 

“Esta misión diplomática hace constar la falsedad de presunto próximo vuelo del plan Vuelta a la Patria y vuelos chárter a nuestro país en fechas no asignadas por el gobierno bolivariano. Esta misión no promueve ni facilita tales procedimiento de origen desconocido con intenciones no declaradas, ni solicita pagos por ningún concepto”, se lee en el comunicado.

View this post on Instagram

#ATENCION #IMPORTANTE

A post shared by Embajada de Venezuela en Chile (@embavechile) on

Los días siguen pasando y el desespero aumenta. Los venezolanos están dispuesto a agotar todas las medidas posibles para lograr el retorno a sus hogares en Venezuela, donde son esperados por sus familiares a pesar de la crisis humanitaria, económica, política y social que aún azotan a la nación. 

Noticias relacionadas