• El gobierno de Sebastián Piñera entregó un carnet de «inmunidad virtual» que permitirá identificar a quienes superaron el virus. En El Diario conversamos con Guarequena Gutiérrez, representante diplomática de Venezuela en Chile, para conocer detalles sobre la medida

Con el avance del coronavirus de Wuhan (COVID-19) en casi todos los países del mundo, los gobiernos hacen todo lo posible para mitigar los efectos de la pandemia y definen estrategias para que el impacto económico no sea tan fuerte para sus naciones. 

El gobierno de Chile decidió implementar la entrega del denominado “carnet de inmunidad virtual” para que las personas que se recuperaron del COVID-19 (o las que no presentaron síntomas) puedan regresar a sus sitios de trabajos y tratar, poco a poco, de restablecer la normalidad en el país austral. 

Aunque el 16 de abril el Ministerio de Salud de Chile dijo que el documento comenzaría a entregarse a partir del 20 de abril, la subsecretaria de Salud de ese país, Paula Daza, postergó la medida para «los próximos días»

“Se están afinando los detalles en relación al software, a los insumos. En estos momentos se están realizando las pruebas necesarias para poder implementar el carnet COVID-19 en los próximos días. Por lo tanto, durante la semana vamos a implementar esta nueva forma de entregarles el carnet COVID-19”, especificó.

Sin embargo, los ciudadanos lo recibirán luego de 14 días de haberse curado y de verificar por medio de pruebas médicas que no tienen rastros del virus. 

Foto: cortesía del Carnet COVID-19 digital 

“Vamos a iniciar la entrega del carnet COVID-19, un instrumento que identifica a las personas que con altísima probabilidad ya tuvieron la infección por coronavirus y son inmunes a reinfectarse y también no son capaces de transmitir esa enfermedad a otros”, indicó el ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich en una rueda de prensa. 

Coronavirus en Chile

10.832

Contagiados (22-04-2020)

147

Muertes (22-04-2020)

Pero ¿es realmente necesario aplicar esta medida? Guarequena Gutiérrez, la representante diplomática del presidente interino Juan Guaidó en Chile, explicó en una exclusiva para El Diario la «importancia» de este carnet. 

“Es importante para poder llevar un control en la población y asegurarse de que las personas que vuelvan a sus puestos de trabajo no contagien a los demás”, aseguró Gutiérrez. 

La diplomática explicó que esta medida del gobierno de Sebastián Piñera es una política para todo ciudadano que tenga identificación o cédula chilena. Destacó en este aspecto que no todos los migrantes que viven en ese país tienen sus documentos en regla, por lo que van a existir personas que no podrán optar a este carnet por falta de identificación y, por ende, no podrán regresar a sus puestos de trabajo.

Foto Reuters – Personas esperando el ómnibus (transporte) en Santiago de Chile 

El impacto

La ministra del Trabajo y Previsión Social de Chile, María José Zaldívar, acompañada de otros funcionarios gubernamentales, presentaron, en rueda de prensa el 17 de abril, un balance de cifras sobre el impacto de la crisis que generó el COVID-19 en el país. Especificó que más de 786.000 trabajadores se van a ver fuertemente afectados, algunos de ellos incluso desempleados. 

Solo en marzo, fueron ingresadas al ministerio del trabajo, al menos 299.518 cartas de despido, afirmó Zaldívar. Indicó que las grandes empresas son las que concentran el mayor número de cartas de despido. 

La representante diplomática venezolana lamentó que debido a esta crisis haya muchas personas desempleadas a las que están desalojando de sus hogares.

Lo positivo. Desde el 3 de marzo, cuando se detectó el primer caso de Covid-19 en Chile, se han recuperado 3.200 personas y existen al menos 90 pacientes que se encuentran en estado “crítico”, según informó el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga.

Aseguró que no existen políticas que eviten estos casos en Chile, sin embargo resaltó la entrega de un bono (Bono COVID-19) por parte del Ejecutivo de Piñera para aquellas personas que representan 60% más vulnerable de la población y que de acuerdo al Registro Social de Hogares (RSH), tendría un alcance a 4.500.000 personas. 

“El riesgo que corren las personas, específicamente los migrantes, es que en los lugares donde viven no tienen contratos oficiales, sino que están allí por un acuerdo verbal. Por ello, a algunos, muchas veces solo les piden que dejen la vivienda y ya (…) la clase media, en general la chilena y los migrantes, es la afectada por esta crisis”, expresó Gutiérrez. 

Venezolanos en Chile y la pandemia 

En Chile, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en conjunto con el Departamento de Extranjería y Migración del Gobierno, la población venezolana es de unos 455.000 personas y representan 30% total de los extranjeros en ese país. 

Guarequena Gutiérrez indicó que las políticas y medidas que ha tomado el Estado chileno son para todos los ciudadanos en ese territorio, incluyendo a los migrantes.

No hay políticas exclusivas para los venezolanos. Todos son tratados por igual siempre y cuando tengan su identificación chilena», explicó.
Foto: Cortesía 

Los venezolanos opinan

En El Diario conversamos con dos venezolanos que tienen un año viviendo en Chile para conocer la opinión sobre la implementación de este carnet COVID-19.

Andrei Moreno, quien trabaja como vendedor en una tienda de comida, afirmó que le parece «innecesaria» esta medida, ya que en el país aún no ha llegado a lo que le llaman el pico o tope de contagios. 

«(El número de contagios) es algo que va a seguir aumentando. El país no tiene aún esta situación controlada como para activar una medida así. Eso no me va a garantizar que la persona que tiene el carnet se va a volver a contagiar y luego contagiar a otro», expresó Moreno. 

Por su parte, Daniel Díaz, trabajador del área de ventas de suscripciones del diario La Tercera, está de acuerdo con la aplicación del carnet porque, según dijo, eso va a permitir que las personas puedan volver a sus puestos de trabajo. Sin embargo, cree que es una medida controversial porque en otros países ha habido casos de personas que se curan y luego de varios días se vuelven a contagiar. 

Entre un Estado de excepción por catástrofe, un toque de queda y una gran incertidumbre ante esta nueva medida viven los habitantes de Chile. El gobierno, al igual que otros, toma las medidas que cree pertinentes para hacerle frente al virus y tratar de evitar más muertes, pero también para tratar de volver a la normalidad económica. 

Noticias relacionadas