• Para los estudiantes este inicio de año escolar a distancia puede generar sentimientos de frustración y tristeza dado el largo período de tiempo que han permanecido en confinamiento

Desde el 16 de septiembre hasta el 1° de octubre distintos niveles educativos comienzan a reintegrarse para iniciar un nuevo año escolar en Venezuela. En esta oportunidad el regreso no es a las aulas sino de forma online desde casa debido a la pandemia por covid-19. Se trata de una situación atípica a la que se enfrentan profesores, padres, representantes y especialmente los estudiantes. 

De acuerdo con especialistas consultados por el equipo de El Diario, para niños y adolescentes este inicio de año escolar a distancia puede generar sentimientos de frustración y tristeza dado el largo período de tiempo que han permanecido en confinamiento, incluso durante sus vacaciones.

Jannia Orta, psicóloga infantil de la ONG Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap), comenta para El Diario la importancia que tendrán los padres para animar a los niños en este año escolar que inicia de una forma distinta. A juicio de la especialista lo más importante es diferenciar este ciclo con los de años anteriores. Pues pese a los esfuerzos seguirá siendo distinto. 

¿Cómo explicarles que deben seguir en casa? 

La psicóloga Orta cree que es normal que haya sentimientos encontrados en los niños sobre este comienzo de año escolar. Comenta que la conducta que tienen respecto a esto varía según su edad. 

En el caso de los niños explicarles por qué no pueden regresar a la escuela resulta difícil. La especialista recomienda echar mano de herramientas como cuentos que dispone la Unicef en su página web para explicarle la situación del covid-19 y que así entiendan las razones de la cuarentena. 

Con los adolescentes lo ideal es ser totalmente sinceros y explicarles la situación, no sin antes enfocarse en cómo se están sintiendo. A partir de allí buscar soluciones juntos: padres e hijos.

Recomendaciones para animarlos en el arranque de año escolar

La rutina es importante en este momento de educación a distancia, así lo indica la especialista Jannia Orta. Por ello recomienda a los padres armar una rutina en conjunto con sus hijos para este regreso a clases, pero sin caer en extremos. Ser flexibles en cuestión de horarios. 

Lo ideal es tener una rutina flexible, nada de cambios bruscos. El padre tiene que tratar de crear un horario, para eso conversar con el niño es fundamental. Preguntar por ejemplo si quiere hacer la tarea que le dejaron asignada de una vez o si desea descansar un poco y luego retomar”, comenta Orta.

Otra recomendación de la especialista es acondicionar un espacio de la casa para que el niño o adolescente cumpla con su horario escolar y con las tareas asignadas por los profesores. En este caso es preferible que sea un sitio donde no haya ruidos y que el joven pueda participar en la decoración de ese espacio. 

Orta también sugiere organizar un calendario de entregas de tareas para evitar que el niño o adolescente llegue a sentir agobio por tantas asignaciones. 

Lo más importante de todo el proceso, recalca la especialista, es que los padres mantengan comunicación constante con los niños. También que vigilen las conductas que están teniendo durante el confinamiento para brindarles herramientas que les permitan salir adelante.

En este punto coincide la psicóloga Antonella Fabiano, quien además recalca la importancia de que padres y profesores trabajen de la mano para mejorar los procesos de enseñanza de niños y adolescentes y también cuidar su salud emocional.

“Lo más importante es darles la oportunidad de expresar sus sentimientos, que puedan ponerle nombre a lo que sienten”, expresa para El Diario.

¿Cómo identificar si el confinamiento les afecta a niños y adolescentes?

Para Jannia Orta es muy poco probable que tanto niños como adolescentes se acerquen directamente a los padres a expresar que alguna situación los afecta, por ello es importante que estén atentos a las señales que puedan mostrar. 

En el caso de los más pequeños, este arranque de año escolar desde casa puede generar tristeza y confusión la cual expresan a través de rabietas seguidas, peleas con hermanos u otros miembros de la familia. Además de miedo a dormir solo en la noche u orinarse en la cama. 

Para contribuir a que no se presenten otros sentimientos como la ansiedad, Orta destaca la importancia de no llenar de falsas expectativas a los jóvenes acerca de cuándo podrán volver con normalidad a las aulas.

En este punto la psicóloga Antonella Fabiano considera necesario hablar con sinceridad sobre lo que podría estar por venir, como la posibilidad de ir a clases semipresenciales, que dice, no supondría volver a la normalidad. 

“Se van a encontrar con una escuela diferente, una escuela con señalizaciones, otros horarios y eso hay que decirles con anticipación. Con los niños no es prudente improvisar. En la medida en que podamos prepararlos con información clara ellos van a ir adaptándose a esta nueva realidad”, concluye la especialista.

Noticias relacionadas