• Nicolás Maduro pidió evaluar la modalidad y dio ejemplos de cómo podría efectuarse. En el Ministerio de Educación ya estudian cómo llevar a cabo el retorno a las aulas

En medio del aumento significativo de casos por covid-19 en el país, Nicolás Maduro cambió de postura sobre cómo se desarrollará el año escolar 2020-2021, el cual iniciará el 16 de septiembre bajo la modalidad de educación a distancia. El líder oficialista llamó a “evaluar” una opción de clases semipresenciales que se aplique a partir del mes de octubre del año en curso. 

“Hay un debate en muchas partes del mundo sobre el regreso seguro a clases. Creo que nosotros pudiéramos estudiar una modalidad para el mes de octubre, el regreso a las clases presenciales en escuelas, liceos y universidades (..) Se pudiera establecer por franja de estudiantes, si hay 40, entonces van 20 lunes y martes, 20 miércoles y jueves”, dijo Maduro tras agregar que estaba “pensando en voz alta”. 

La opción no tomó por sorpresa al sector educativo, pues en la culminación del año escolar 2019-2020 algunos representantes hablaban de clases semipresenciales para enfrentar el retorno a las clases. Sin embargo, el régimen había sido enfático en su decisión de no regresar a las aulas hasta que la pandemia estuviera controlada. 

Ahora surge un cambio de discurso y desde el Ministerio de Educación (ME) comienzan a establecer cuáles podrían ser las posibles pautas de este retorno que tiene adeptos y detractores.

El equipo de El Diario pudo acceder a los documentos del ME en el que estudian cuáles podrían ser los posibles lineamientos para implementar este método. 

Propuestas para las clases semi-presenciales

Consulta

El Ministerio de Educación sugiere llevar el tema a una consulta nacional donde cada estado, municipio y zona expongan su parecer sobre la posibilidad de retornar a las aulas de clases. 

Propuestas que tantean

Hay dos propuestas dirigidas a la educación media. La primera propone que la asistencia sea de un día de acuerdo al año de estudio. Por ejemplo: Lunes : primer año de bachillerato (asisten todas las secciones), Martes: segundo año (asisten todas las secciones), así progresivamente. 

La otra propuesta establece dividir los años y secciones de estudio. Es decir, lunes: primer grado sección “A”, segundo grado sección “A”, martes: primer grado sección “B”, segundo grado sección “B”, y así los días siguientes con el resto de las secciones y los niveles educativos.  

Propuestas para las clases semi-presenciales

Para seleccionar la modalidad correcta el ME pide evaluar ciertos directrices, entre los que destacan: 

  • Piden a la institución educativa organizarse de acuerdo a su realidad. Es decir, matrícula, número de secciones y localización. Esto porque en Distrito Capital, que es uno de los que más casos registra de covid-19, la situación podría ser distinta. 
  • Dividir los grupos de modo que se atiendan un máximo de 15 estudiantes por espacio.
  • Respetar las medidas de bioseguridad, en la institución y en el recorrido del estudiante casa-liceo y liceo-casa, para evitar que pueda contagiarse. 
  • Organizar todos los espacios abiertos para que los estudiantes puedan tener un receso, respetando las medidas de distanciamiento social

Recientemente, el ministro para la Educación, Aristóbulo Istúriz propuso que se trabaje las clases semipresenciales con el esquema de flexibilización 7+7 el cual se está aplicando en el país desde hace tres meses.

¿Qué dice la Unesco?

A principios de julio, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Tecnología (Unesco) publicó un informe titulado “Marco para la reapertura de las escuelas” . Allí ofrece sugerencias sobre cómo debería llevarse a cabo este proceso. 

En el documento, el organismo internacional considera que la reapertura de las escuelas podría ser de forma progresiva. Para ello afirma que debe hacerse en condiciones de seguridad y de manera compatible con la respuesta general de cada país al covid-19. Destaca que deben tomarse las medidas necesarias para proteger a los estudiantes, el personal, los docentes y sus familias.

La Unesco también propone las clases semipresenciales como una opción para el inicio de la reapertura. Es decir, limitarse a unos pocos días a la semana o regir solamente para determinados grados o niveles educativos.

El organismo también establece seis criterios primordiales para evaluar la preparación y orientar la planificación. Se trata de políticas, financiación, operaciones seguras, aprendizaje, atención a los niños más marginados, y bienestar/protección.

Recomendaciones de la Unesco

Antes de la apertura

-Prepararse con políticas y planes de financiación de importancia crucial para el mejoramiento de la enseñanza.

-Elaborar protocolos claros y fáciles de entender sobre las medidas de distanciamiento físico.

-Elaborar protocolos sobre las medidas de higiene, que deben incluir el lavado de las manos.

-Las políticas deben proteger al personal, los docentes y los estudiantes que corren un alto riesgo debido a la edad o a afecciones médicas subyacentes.

-Definir la financiación para la respuesta y la recuperación, con vistas a invertir de inmediato en agua, saneamiento e higiene para las escuelas.

Después de la apertura

-Vigilar activamente los indicadores de salud y dedicar particular atención al bienestar y a la protección.

-Reforzar la pedagogía, adaptar la educación a distancia a una modalidad combinada de enseñanza y aprendizaje e incorporar conocimientos sobre la transmisión y la prevención del virus

-Incluir un aumento de la financiación para la formación de los docentes y el fomento de su capacidad

-Elaborar un modelo de decisión para volver a cerrar y a abrir las escuelas en caso de que la transmisión resurja en la comunidad.

-Intercambiar información clara, concisa y correcta sobre el covid-19, regular los mensajes sobre el temor y la ansiedad que provoca, y promover las estrategias de autocuidado.

Muchas de las recomendaciones de la Unesco no se han comenzado a discutir en el sistema educativo venezolano. Esto pese a que ya se está evaluando la opción de ir a clases semipresenciales. Sin un procedimiento correcto, tal como lo establece el organismo internacional, el retorno a las aulas en Venezuela no se efectuará dentro de un marco de seguridad, sino de improvisación.

Noticias relacionadas