• Francisco Ameliach, entonces gobernador del estado Carabobo, llamó a preparar un “ataque fulminante” del chavismo para extinguir las protestas estudiantiles de ese año. Días después, fue asesinada en esa entidad la estudiante de Marketing y modelo a manos de colectivos

Génesis Carmona tenía 22 años de edad cuando recibió un disparo en la cabeza. Participaba en una protesta estudiantil contra el régimen de Nicolás Maduro en Valencia, estado Carabobo, cuando colectivos –fuerzas armadas civiles adeptas al chavismo– atacaron con tiros a los manifestantes. Ella cayó al suelo en la avenida Cedeño. Un motorizado la llevó en sus brazos hasta la clínica Doctor Rafael Guerra Méndez. La fotografía de aquel momento ya se inmortalizó. Era 18 de febrero de 2014. No pudieron extraerle la bala de su cerebro y falleció un día después en el centro médico. Siete años después, su caso sigue impune.

Aquella fue la primera y última manifestación a la que acudió Génesis. Sus familiares y amigos, quienes asistieron con ella a la protesta, narraron la secuencia de los hechos a distintos medios y organizaciones. Algunos de ellos explicaron a Amnistía Internacional que la marcha se desarrollaba pacíficamente con un cordón de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que precedía a los manifestantes. En un momento, los guardias se habrían apartado para dar paso a los colectivos que posteriormente dispararon, según la versión de la ONG.

Responsabilidad clara

Erica Rodríguez, una de las amigas de la joven de 22 años de edad, contó para Daily Mail cómo fueron los hechos. “Fue un momento confuso, intentaba reagruparse con su madre y sus hermanos, todos estaban allí manifestándose, pero se habían separado. Cuando empieza el caos, le dice a su mamá que no ve a su hermana, a Alejandra Carmona, y cuando regresó a buscarla, cayó al piso. Así simplemente», dijo.

Otro relato, el de su amigo Héctor Rotunda, confirma la responsabilidad de los colectivos y la complicidad de la GNB en el asesinato de Génesis.

“Cuando nos dimos cuenta, ella estaba en el piso. La revisamos. Las amigas y la hermana pensaron que estaba desmayada, nunca pensaron lo peor”, escribió en Twitter. Luego añadió: “¡Móntala, le dieron!, gritó el pana que se la llevó en la moto cargada. Yo me fui atrás. Nos estaban disparando a matar”. “Quienes nos estaban disparando eran grupos armados del gobierno, indignante ver que la GNB no hizo NADA”, manifestó el amigo.

Rotunda llegó a la clínica con la familia de Génesis. Ellos eran cercanos. Según comentó a Radio Cope, la había conocido cuatro años antes en varios castings de modelaje, fotos de publicidades, de diseñadores. Era modelo y había sido electa Miss Turismo Carabobo cuando tenía 21 años de edad. Fue precandidata al Miss Venezuela en el 2010. Estudiaba Marketing. “Era súper talentosa, responsable y muy emprendedora”, recordó.

Génesis Carmona

Cuando llegó a la clínica Doctor Rafael Guerra Méndez, Génesis estaba consciente, movía brazos y piernas, tenía los ojos entreabiertos y trataba de responder a los llamados que hacían los amigos y familiares. Los médicos no podían extraer la bala; estaba en una zona muy delicada de la cabeza. Carlos Rosales, médico jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del centro médico, fue el encargado de confirmar la muerte de la joven el 19 de febrero a las 12:15 pm, un día después de la protesta.

Rosales informó que el proyectil quedó en el cerebro de la joven, y causó daño encefálico con sangrado profundo. “En caso de que Génesis Carmona hubiera sobrevivido habría perdido la visión”, explicó.

Ataque fulminante

A pesar de los testimonios, el régimen de Maduro dio otra versión del caso. En rueda de prensa, el para entonces ministro de Interior, Miguel Rodríguez Torres, aseguró que el tiro provino de otro de los manifestantes.

“Esa muchacha murió por una bala que salió de sus propias filas y es lamentable que lleguemos a estos extremos de violencia”, indicó Rodríguez Torres. Agregó que “ya hay testigos que así lo señalan, testigos de la misma agrupación con la que ella andaba que la conoce y que indudablemente son seres humanos y deben tener mucho dolor por la muerte de su compañera”.

Integrantes del régimen ya habían avisado de la represión “fulminante” que preparaban contra los manifestantes. Días antes del asesinato de Génesis Carmona, el entonces gobernador del estado de Carabobo, Francisco Ameliach –un exoficial del ejército, varias veces jefe de campaña del fallecido presidente Hugo Chávez e integrante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)–, había convocado a los grupos de base adeptos al oficialismo a llevar a cabo una “contraofensiva fulminante” para extinguir las protestas opositoras.

Maduro eludió la responsabilidad de la represión de las fuerzas de seguridad que él dirige y de sus adeptos. En cadena nacional, lamentó la muerte de Génesis y afirmó que abrirían unas investigaciones para dar con los culpables. “Tenía toda una vida por delante, no merecía morir”, dijo el jerarca del chavismo.

En efecto, se abrió un proceso judicial. Tras las investigaciones realizadas por el Ministerio Público, en el año 2015 acusaron al ciudadano Juan Masa Seijas como cómplice de homicidio intencional de Génesis, y se habría librado una orden internacional de captura contra otra persona, aunque hasta ahora no se han dado detalles sobre si se trataría o no del autor material del homicidio. Masa era estudiante de Economía de la Universidad de Carabobo y dirigente juvenil del PSUV. Ya había sido aprehendido el 1° de abril de 2014 frente a su residencia en Valencia.

Por el caso, al acusado se le dictó medida cautelar de presentación cada 15 días en la instancia judicial. Así lo autorizó el Tribunal 36 de Control de Caracas.

Familia Carmona

Génesis Carmona
Foto: AP Photo/Fernando Llano

Luego del asesinato de Génesis, su familia decidió alejarse de los medios de comunicación. En diciembre de 2014 se conoció que la madre, María Eugenia Tovar y su otra hija, Alejandra Carmona estaban en Estados Unidos tramitando su petición de asilo político. Todavía seguirían en ese país.

Siguen esperando que se haga justicia en contra de todos los responsables. Entretanto, el nombre de Génesis Carmona, al igual que el de otros jóvenes que murieron a manos del régimen en las protestas, recuerdan la lucha que lideraron. 

Noticias relacionadas