• La actriz y compositora española lidera el proyecto musical Mujeres Ya!, una canción en la que colaboran 11 artistas de Hispanoamérica y que, asegura, busca empoderar desde el amor y la libertad

“Somos la fuerza que mueve al mundo / Somos el centro del huracán / Es nuestro cuerpo, nuestras ideas / Somos las dueñas de nuestra identidad”Este es el coro del tema Mujeres Ya!, proyecto musical de la actriz y compositora Alba Messa (Lugo, España, 1986), quien junto a 10 artistas de España y Latinoamérica hace un canto para abrazar la identidad libre de ataduras y derribar los paradigmas que la sociedad ha impuesto tanto a hombres como mujeres, al asumir roles de género o normalizar conductas misóginas.

El sonido del piano abre paso a las voces de mujeres de seis países que comparten un sentimiento común: la empatía ante una situación que trasciende fronteras. Códigos morales, leyes no escritas -otras veces sí- para reprimir y privar del derecho a decidir sobre sus propias vidas y cuerpos. 

En entrevista para El Diario, Messa cuenta que la canción surgió luego de una revelación, en la que se cuestionó sus propias creencias y descubrió la verdadera esencia escondida detrás de todos los patrones y conductas aprendidas por lo que define como una “educación patriarcal”. Señala que durante años sintió conflicto con su auténtica forma de ser, ya que no encajaba con las características que se esperaba que cumpliera por su género.  

Por ser mujer, el hecho de no cumplir varias de esas características me hacía sentir culpable sin siquiera ser consciente de ello. Entonces, realmente viví una revolución en mí misma que fue muy bonita, porque es una revolución de ganar consciencia y eso te da libertad”, comenta.

Por eso la identidad constituye un tema importante en la letra, que la artista define como una “declaración de amor”. Explica que espera que su música sirva como una mano tendida que ayude a cambiar mentalidades y recordar que una persona es mucho más de lo que creen. Aclara que si bien aborda el empoderamiento femenino y está especialmente dedicada a las mujeres, se extiende también a los hombres encasillados dentro de los mismos paradigmas.

“Considero que este proceso, esta revolución, se hace conjuntamente y en unión. Siento que este movimiento es integrativo y para nada un movimiento de exclusión”, añade.

Egresada en Periodismo de la Universidad de Santiago de Compostela, Messa tiene una amplia trayectoria como cantante, compositora y productora. Desde joven participó en múltiples programas de talentos de la televisión española y participó en festivales culturales, hasta que en 2017 publicó su primer EP, Valiente. Un año después, en 2018, salió Con todas las consecuencias, su primer disco de larga duración. Su formación musical ha estado compaginada con su faceta como actriz, con destacadas participaciones en series, cortometrajes, películas, obras de teatro y musicales de su país. También ha realizado sus propias producciones como directora y escritora, tal es el caso de El Desayuno (2010), que ganó el premio del público del festival ValetudoDVD, o ¿Te conozco? (2012), finalista del Festival Cortos con Ñ.

Foto: Captura de Youtube

Para Mujeres Ya!, Messa contó con la participación de las cantantes españolas Ainoa Buitriago, Miriam Ruiz, Angy y Violetta Arriaza. Por América Latina se contó con las interpretaciones de Natasha Dupeyrón (México), Soy Emilia (Colombia), Ania (Perú), Zemmoa (México) y Mery Granados (Argentina). Venezuela también tuvo su papel en la colaboración, en la voz de la caraqueña Lolita de Sola. 

Igualmente, la canción contó con la colaboración logística y creativa del realizador Pablo Silva Glez, además del apoyo de Mike Dwyer y Álex Ferrer en la composición y producción.

Made in pandemia

Aunque la semilla fue plantada meses atrás, Mujeres Ya! comenzó su proceso de grabación en el mes de febrero de 2021. En un mundo que ya vive un año bajo la pandemia por covid-19, a la distancia se suman las restricciones para viajar y las cuarentenas de las diferentes ciudades en las que están cada artista. Pero Messa señala que tampoco representó un gran problema.

Para escoger a las artistas que participaron en el proyecto, Messa explica que elaboró una lista junto a Silva Glez, donde no solo se consideró la capacidad vocal de las mujeres, sino sus valores y vinculación en las causas con las que mejor se conectan.

“Yo coordiné las sesiones de las chicas desde Latinoamérica pues estaba conectada con ellas vía Zoom, y la sesión que se hizo para las artistas de España se hizo en Madrid y nos juntamos para hacer esa grabación. Entonces fue todo durante la pandemia y la verdad es que el 90% de mi trabajo lo hice desde casa”, señala.

Foto: Captura de Youtube

Aunque la grabación no estuvo libre de obstáculos. Entre los momentos de “un poquito de estrés” que tuvo al coordinar a cada artista latina desde sus respectivos países, recuerda el caso de la cantante peruana Ania. Justo la semana en que comenzaría a grabar, el país recrudeció su cuarentena ante una nueva ola de contagios, por lo que su estudio cerró repentinamente. La joven debió pedir prestados equipos para poder registrar su parte de la canción desde su casa. De resto, asegura que todas estuvieron conectadas y tenían bien distribuidas sus intervenciones. “Íbamos bastante claras con todo el material”, destaca.

¿Cree que las nuevas dinámicas causadas por la pandemia han revolucionado la forma de grabar y hacer música?

—Es posible que nos hayamos atrevido más, porque ya veía desde antes el trabajo en las propias casas, en los propios home studios, en la vida de las personas que nos dedicamos a hacer música. Evidentemente, al tenernos que quedar más en nuestros hogares, y no poder salir antes a las dinámicas de antes de encontrarnos en estudios, ha hecho que salgan proyectos en los que los caminos que se han seguido son más de distancia, aunque hayamos estado conectadas a través de Internet. Pero sí, se están haciendo muchas cosas ahora desde las propias casas y yo creo que estamos poniendo mucha atención a mejorar nuestros propios materiales de nuestras casas para sonar mejor. Es algo que ya venía de atrás, o por lo menos yo antes de la pandemia ya lo tenía todo preparado en mi casa, ya trabajaba muchísimo desde casa. A mí el primer confinamiento, que además en España fue obligatorio de tres meses sin salir de casa y solo se podía salir a hacer la compra de alimentación, no me pilló por sorpresa. Lo tenía todo en casa y seguí trabajando exactamente, o casi igual que antes.

Las participantes

Mujeres Ya! fue concebido como un tema para ser cantado a varias voces, por lo que todo un reparto de artistas hispanoamericanas se suma a Messa para dar una resonancia masiva que asemeja a un himno. Sus colaboradoras son:

Lolita de Sola: Luisa Torrealba es el aporte de Venezuela a la canción. Egresada del Berklee College of Music de Boston, ha hecho colaboraciones con artistas como Caramelos de Cianuro, Francisca Valenzuela y El Otro Polo. Su primer disco, Cattleya, se estrenó en 2018 y actualmente trabaja en su segundo proyecto, del que ya reveló el primer sencillo Balas perdidas, junto a Simón Grossman.

Natasha Dupeyrón: Hija del actor mexicano Humberto Dupeyrón, desde niña trabaja en el mundo de la actuación, principalmente en telenolevas y series como Rebelde y La casa de las flores; sin embargo, también ha incursionado en el teatro y el cine, donde en 2016 fue nominada a los Premios Ariel por su papel en Treintona, soltera y fantástica.

Soy Emilia: Alter ego de la productora, cantante y bajista colombiana Juanita Carvajal. Inició su carrera en 2010 y en 2017 publicó su EP Mala intención. En 2019 fue nominada al Latin Grammy por su disco Reconstrucción a Nuevo Mejor Artista. En los últimos dos años ha lanzado dos EP más: Hecho en casa (2020) y Expuesta (2021).

Zemmoa: La pianista y cantautora es conocida como un ícono de la escena transgénero en México. Inició su carrera en 2004 con el tema Fashion victims, y desde entonces produjo discos como Puro desamor Vol. 1 (2013), NNVAV (2015), Zemmoa covers (2018) y Lo que me haces sentir (2019). Además de la música, es escritora, cineasta, diseñadora de joyería, actriz, modelo y miembro de la Sociedad de Autores y Compositores de México.

Ania: Vania Mitre debutó a los 16 años en el programa de talentos La Voz de Perú, y desde entonces ha desarrollado su estilo musical, orientado hacia el pop electrónico, el trap y el tropical house. Estrenó su primer disco, Danza animal en 2017 y en noviembre de este 2021 participará en el festival Barrio Latino, con artistas de la talla de J Balvin o Bad Bunny.

Mery Granados: La argentina lanzó en 2017 su primer álbum, Con las alas puestas, seguido en 2018 por Live Sessions I y II, y en 2019 por 10 mil metros de felicidad. Hija del actor y humorista Pablo Granados, ha colaborado con él en varias ocasiones como parte de su grupo musical.

Ainoa Buitriago: Madrileña que se inició en la música en 2014 a través de la plataforma Youtube. Conocida por canciones como Dinamarca, Dispárame o Venecia, su primer proyecto discográfico espera ver la luz este 2021, luego de retrasarse por la pandemia.

Angy: Ángela María Fernández saltó a la fama en 2007 al ser finalista de la versión española del programa de talentos Factor X, publicando un año después su primer disco. También destacó como actriz en series juveniles como Física y Química o participante en concursos como Tu cara me suena. Tiene además una destacada trayectoria en España como locutora, presentadora y actriz de cine y teatro.

Miriam Ruiz: Integrante del dúo de indie pop Volver, publicaron en 2019 su primer EP titulado Abril, participando en diferentes festivales españoles. Su más reciente tema, 5AM se estrenó en 2020.

Violetta Arriaza: Oriunda de Sevilla, es compositora y productora musical. Se hizo conocida por su tema Mi plan fav, seguido por Hábitat natural, ambos en 2020. Es intérprete y coautora de varias canciones de la banda sonora de la película española Operación Camarón, (2020).

Por una buena causa

Mujeres ya! publicó este 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, su video musical en Youtube. Días antes salió en diferentes plataformas como Spotify, Apple Music, Deezer, Amazon Music y Tidal. De acuerdo con sus autores, la canción tiene un propósito netamente benéfico, pues todo lo recaudado en las reproducciones será donado a la organización Fondo Semillas.

Fondo Semillas es una organización que desde hace más de 30 años se encarga de capacitar y financiar a grupos y ONG feministas de México. Entre sus labores está brindar ayudas a parteras, cooperativas de mujeres indígenas y del campo que luchan por su derecho a la tierra, empleadas domésticas y trabajadoras de maquilladoras. También apoyan la lucha contra la desigualdad salarial, la violencia, el acoso sexual y la discriminación.

“Realmente es una organización tremendamente bien estructurada, con sus programas bien claros que saben perfectamente lo que tienen que hacer y a mí me ha impresionado muchísimo su trabajo. La verdad es que tengo mucha ilusión por conseguir la recaudación más grande posible para que realmente pueda ayudar, y estoy muy contenta por ello”, comenta Messa.

Todas las artistas votaron para elegir a Fondo Semillas como la organización a la que destinarán el total de lo recogido por la explotación del proyecto en sus diferentes plataformas.

¿Hay cierta inspiración de otras canciones con múltiples colaboraciones? Por ejemplo, “We are the world”.

— Pues la verdad es que no (risas). No me inspiré en ninguna otra canción, pero sí es cierto que cuando ya estábamos grabando todas las voces alguien me lo dijo. De hecho el comentario fue ‘Guau, este es el We are the world feminista’ y me reí, y luego incluso alguna vez lo he repetido yo cuando estaba editando las voces. Me encontré con 101 pistas de voz en mi ordenador, lo cual nunca había tenido tantísimas pistas, jamás, en ningún proyecto, y hacía la broma de este es el ‘We are the world’ feminista. Pero de primeras no lo pensé, pero luego entre todas sí que en algún momento surgió este comentario.

Canto a la libertad

“Fuimos las brujas que hablaron de la libertad”, declama una línea de la canción. Las brujas, antes exponentes del terror y villanas de los cuentos de hadas, en las últimas décadas han sido reivindicadas como íconos del feminismo y mártires del oscurantismo medieval. Entre los siglos XV y XVIII cientas de mujeres fueron enjuiciadas con cargos de herejía y ejecutadas por practicar la botánica, medicina tradicional, astrología o simplemente no ajustarse al estilo de vida sumiso impuesto en la época. Parteras, curanderas y científicas pasaron por los tribunales de la Inquisición, donde en el mejor de los casos eran catalogadas de locas.

Aunque ya no arden en hogueras, hay cacerías de brujas que continúan. Messa señala que si bien la canción trata sobre la aceptación del verdadero yo, existen muchísimos otros temas que se mencionan en la letra y que tienen que ver con los mayores estigmas que las mujeres han debido afrontar desde hace generaciones. El derecho de una persona a ser dueña de su cuerpo y su identidad, la cultura del piropo, la diferencia entre abuso y agresión son solo algunos de los puntos que repasa Mujeres Ya! Al final, todo se trata de derribar mitos.

Foto: Captura de Youtube

Uno de los mitos que la actriz cuestiona es el de la rivalidad entre mujeres. Que no se toleran entre ellas, se envidian, pelean o hablan a sus espaldas. Un estereotipo bastante arraigado en la cultura. También otros rasgos que por ser más sutiles están más normalizados, pero no dejan de tener una carga discriminatoria, como la diferencia que el trato de señora o señorita posee en comparación al de señor en los hombres.

“En las especificaciones que salían cuando ibas a comprar un boleto de avión, tú podías elegir entre señorita y señora, en función sobre todo de si estabas casada o no”, comenta.

—¿Pudo notar al hablar con las artistas similitudes entre la situación que viven las mujeres en España y en Latinoamérica?

— Lo que sentí es que no había ningún problema de comprensión entre nosotras, lo cual me gustó por una parte, por la parte de sentirme unida a todas, pero por otra también me impresionó. A ninguna de las artistas, sea del país que sea, le resultó raro hacer una acción como esta. Nadie tuvo inseguridad sobre la necesidad de hablar de estos temas o de lanzar un proyecto como este. Al margen de que sí es cierto de que hay diferencias, pero sobre todo de gravedad en algunos países, al final todo viene de lo mismo. Incluso lo que pasa en México, que pasa en menor medida en España, procede del mismo tipo de pensamientos, del mismo tipo de ideas, y al fin y al cabo, de educación. Entonces, no ha habido ningún problema de compresión y nos hemos entendido perfectamente. De hecho una española me preguntó por la referencia de una de las frases de la letra de la canción y nada más decírselo lo entendió perfectamente. Pero ninguna ha tenido dudas, ni problemas para comprender la letra y sobre todo lo más importante, para comprender el por qué de una iniciativa así. 

Vencer el miedo

Messa lamenta que, a pesar de todos los temas que aborda en su canción, hay muchos otros que quedaron por fuera. Aclara que la razón es que la letra se concibió desde su propio proceso de reflexión personal, pero no eso dejan de ser importantes. De hecho, enfatiza en que deben ser discutidos y resueltos urgentemente. 

“Un tema que se ha de seguir abordando es el tema de la violencia. De cómo es posible que en nuestra educación aún se justifique, o aún se entienda como algo normal, que un hombre pueda agredir a una mujer, violarla, asesinarla o agredirla. Y, sobre todo, que se siga poniendo el foco en la víctima y no en el agresor”, asevera.

Sobre este último punto, insiste en que se debe dejar de centrar el foco en los casos de agresión sobre la víctima, como si tuvieran la culpa por el abuso o agresión recibidos. Resalta que es necesario tomar consciencia de que la única responsabilidad por lo ocurrido es de la persona que agrede. Acota que en España se han logrado importantes avances en la materia, pero todavía queda camino por recorrer. “Aquí creo que se está haciendo mucho hincapié en el cambio de discurso, y un cambio de discurso viene obviamente de un cambio de mentalidad”, apunta.

En pleno siglo XXI, a pesar de las reivindicaciones conquistadas tras décadas de lucha por parte de diferentes movimientos igualitarios, la palabra feminismo carga todavía cierto rechazo y tabú, incluso burlas de parte de ciertos sectores en Internet. Messa señala que es normal que algunos miren con cierto recelo las reformas que propone la causa feminista moderna, pues el miedo es una reacción natural ante cambios drásticos. No es fácil modificar conductas y esquemas mentales de un día para otro. “La llave para abrir conciencias y cambiar mentalidades es el amor, no la guerra”, asegura.

“A nuestra mente de primeras no le hace mucha gracia aceptar que algo que creía que era así desde siempre, de repente no sea así. O que en lo que creía que tenía la razón, pues ya no la tiene. Obviamente hay casos de más o menos rigidez, y más o menos flexibilidad ante los cambios, pero yo creo que lo que realmente crea mayor rechazo hacia el cambio es el miedo”, indica.

Foto: Captura de Youtube

Para vencer el miedo, la artista afirma que es importante no colocarse en una posición de confrontación directa. Para ella, si bien es importante que cada quien se responsabilice por sus acciones, el culpar ciegamente a los hombres, la cultura o la sociedad lejos de resolver el problema, solo hará que levanten barreras defensivas y se bloquee cualquier vía de entendimiento. En cambio, apuesta por la empatía y comprender que la sociedad atraviesa por un proceso de aprendizaje que requiere de compartir historias y reflexiones desde lo positivo.  

Es tratar de evolucionar y de comportarnos mejor para con nosotras mismas y para con el resto. Yo creo que un discurso que va desde este lugar más amoroso, es un discurso que entra más fácilmente y quizás pueda conducir a que algunas personas más resistentes a cambiar o derribar sus paradigmas, se hagan ciertas preguntas que quizás desde un lugar más de ataque no se las harían porque directamente se defenderán”, dice.

Sobre si piensa próximamente componer nuestros proyectos como Mujeres Ya!, Messa se ríe y responde que aún no lo sabe, pero deja la puerta abierta. Reconoce que el trabajo fue arduo no solamente para ella, sino para todas las personas involucradas delante y detrás de los reflectores, quienes hicieron el esfuerzo de manera colaborativa y sin apoyos económicos. No obstante, resalta que la buena vibra que le transmitió dedicarse a algo que trasciende sus propios intereses personales y profesionales fue algo que la llenó de mucha satisfacción. “No te digo que lo vaya a hacer el mes que viene, pero es posible que cuando me recupere un poquito energéticamente y de fuerzas me involucre en algún otro proyecto”, afirma.

Noticias relacionadas