• El poeta, traductor y crítico literario venezolano murió a los 88 años de edad. Entre sus obras destacan La máscara, la transparencia, que habla sobre la poesía latinoamericana. Foto: Vasco Szinetar

La mañana de este jueves 22 de julio falleció, a sus 88 años de edad, el venezolano Guillermo Sucre, poeta, traductor y crítico literario. Aún se desconoce la causa de su muerte.

A través de la red social Twitter varios escritores venezolanos han expresado sus condolencias por las muerte de Guillermo Sucre a quien consideran, además de un gran poeta, como un ciudadano ejemplar.

Obra de Guillermo Sucre:

-Mientras suceden los días (1961)
-Borges, el poeta (1967)
-La vastedad (1990)
-Serpiente breve (1977)
-En el verano cada palabra respira en el verano (1976)
-La mirada (1970)
-La máscara, la transparencia (1975)

Vida y desarrollo de Guillermo Sucre

El poeta nació el 15 de mayo de 1933 en Tumeremo, estado Bolívar. Se crió sin su padre, ya que falleció cuando en niño Guillermo tenía un año de edad. En su adolescencia viajó a Caracas, donde estudió la secundaria.

Comenzó sus estudios en Letras en la Universidad Central de Venezuela (UCV) y se plantó en contra de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, lo que causó su encarcelamiento junto con otros poetas y estudiantes de la época que se manifestaron. 

Su lucha contra la dictadura le valió el exilio en Chile desde 1952. Allí continuó sus estudios en Filosofía y Letras. En el año 1955 viajó a París, Francia, donde inició su doctorado en Literatura Latinoamericana. 

Un año más tarde regresó a Venezuela. Pero desde su llegada se mantuvo como preso político hasta 1958, año en el que derrocaron a Pérez Jiménez. 

Un año después regresó a Francia –gracias a una beca de la UCV y del gobierno francés–, en donde estudió literatura francesa. Llegó a Venezuela nuevamente y comenzó su periodo como profesor en la Escuela de Letras de la UCV y en el Instituto Pedagógico de Caracas. En esa época también escribió para la revista Zona Franca. 

En 1961 publicó su primer poemario: Mientras suceden los días, el cual se inspiró en su experiencia durante el exilio. Ese mismo año fundó el grupo literario Sardio. 

Para 1967 dirigió la revista Imagen. Un año después viajó a Estados Unidos para dar clases de Literatura Latinoamericana en la Universidad de Pittsburg. 

En 1970 publicó su segundo poemario La Mirada, y posteriormente publicó su libro recopilatorio denominado La máscara, la transparencia, en 1975. Con este último, recibió el Premio Nacional de Literatura de 1976. 

Trabajó en la UCV hasta 1999 (desde 1962). La institución le otorgó el premio Francisco de Venanzi en 1996 y una década después de su jubilación, le confirió el doctorado honoris causa (2009).

Una de las frases más populares de Sucre es aquella que plasmó en su libro En el verano cada palabra respira en el verano: “Para empezar: no moriremos de poesía”, palabras que trascienden luego de su muerte.

Noticias relacionadas