• En los últimos 17 días han muerto tres niños a la espera de un procedimiento que nunca llegó. Las madres se han movilizado por distintos puntos de Caracas y claman por una sola causa: que se reactive el programa de trasplantes en el país. Foto: Civilis DD HH

El duelo de las madres que han perdido a sus hijos por la espera de un trasplante se trasladó hasta las puertas del hospital JM de los Ríos, en Caracas.

Madres, familiares y pacientes se reunieron este martes 17 de agosto para protestar y exigir que se reanude el programa de trasplantes que fue suspendido por órdenes del régimen de Nicolás Maduro desde el año 2017.

Foto: Civilis DDHH

De acuerdo con cifras de la Organización Nacional de Trasplantes de Venezuela, desde esa fecha han fallecido más de 49 menores de edad a la espera del procedimiento.

Actualmente son más de 50 niños que aguardan por un trasplante solo en el hospital JM de los Ríos, el centro pediátrico más importante del país. Y es que solo en lo que va de año 2021, al menos 12 niños han muerto esperando una cirugía que nunca llegó.

Claman por salud

Las madres, y sobre todo los niños, ya no quieren ver morir a sus amigos que ocasionalmente veían en el hospital. Por esa razón, el pasado 12 de agosto, los parientes de pacientes del hospital de niños protestaron frente a la Embajada de México en Caracas. Exigieron apoyo y pidieron movilizar y priorizar recursos para la salud de los niños, niñas y adolescentes en cualquier negociación ante la crisis del país. 

Foto: Civilis DDHH

El lunes 16 de agosto el grupo de familiares se movilizó hasta la Embajada de Noruega, también en Caracas. Alzaron nuevamente la voz para que, dentro de los acuerdos que se logren por el país, en las negociaciones entre el gobierno interino de Juan Guaidó y el régimen de Maduro, también para que se habilite una respuesta humanitaria que pueda beneficiar a los pacientes que necesitan con urgencia un trasplante de médula, riñón o hígado. 

Son estos niños, junto a sus madres, los voceros de su propia causa. En la manifestación que se llevó a cabo este martes 17 de agosto,  con carteles con sus exigencias en las manos, Gineth Gil, la madre de Jeannys Herrera, una niña que falleció el 11 de agosto en espera de un trasplante, afirmó que “los médicos tienen que reutilizar las inyectadoras hasta cinco veces porque no hay insumos dentro del hospital”. 

Foto: Civilis DDHH

Además, los familiares denunciaron también que la directiva del JM de los Ríos les impidió la entrada al recinto hospitalario, pues los “niños ya habían muerto”.

Las madres de los niños que han fallecido rechazaron esta decisión. Aseguraron que aunque sus hijos hayan muerto, seguirán apoyando la causa hasta que reactiven el programa de trasplantes.

La directora de Prepara Familia, Katherine Martínez, dijo que esperan una respuesta que pueda garantizar los derechos humanos de los niños y niñas que se encuentran hospitalizado. También de aquellos que necesitan atención médica urgente.

Foto: Civilis DDHH

Martínez precisó que hay una población de 250 niños, niñas y adolescentes que pudieran estar en riesgo ante la paralización del programa de trasplantes. Después del año 2014, la cifra de trasplantes disminuyó considerablemente entre 2015 y 2020 de 15.000 a 6.000 personas. 

En lo que va de agosto han muerto en el J.M de los Ríos tres pacientes: Jeannys Herrera, murió el 11 de agosto. Solo un día antes murió Winder Rangel, de 11 años de edad y el 3 agosto murió Niurka Camacho, de 15 años de edad.

Foto: TalCual

Semanas antes, Camacho participó en una reunión con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Ahí expresó su último deseo que era recibir el trasplante que le salvaría la vida. Un mes después, su estado de salud empeoró y falleció. 

Noticias relacionadas