• El antiviral oral mostró en su último ensayo clínico una reducción de 50 % en las posibilidades de internar al paciente y también en los riesgos de muerte por coronavirus

Desde el inicio de la pandemia, científicos de todo el mundo han buscado tratamientos eficaces contra el covid-19 y sus síntomas severos. La farmacéutica Merck & Co. ha hecho lo propio con el Molnupiravir, una píldora fabricada por ellos y que se utiliza para la infección de la influenza. La medicina fue aprobada por las autoridades sanitarias de Reino Unido el 4 de noviembre. 

Este fármaco, también conocido como MK-4482/EIDD-280, fue desarrollado por el Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad Estatal de Georgia, en Estados Unidos, pero la farmacéutica se ha encargado de su producción. Desde marzo de 2020 se demostró que la píldora es activa frente al virus SARS-CoV-2.

Para abril de 2020 se demostró que puede prevenir y reducir el daño pulmonar severo en ratones infectados con coronavirus. En diciembre de 2020, la revista Nature Microbiology publicó un estudio en que se probó el medicamento en hurones. Los resultados mostraban una alta eficacia contra el covid-19, por lo que ya se perfilaba como un fármaco prometedor. 

Resultados de ensayos clínicos

Durante la mayor parte de 2021 se llevaron a cabo ensayos clínicos para determinar la efectividad del medicamento en humanos contagiados con covid-19. El 1° de octubre Merck & Co. y Ridgeback Biotherapeutics anunciaron los resultados del último ensayo provisional, en el que se halló evidencia de la reducción de muertes por la enfermedad con el uso de la píldora. 

Las empresas aseguraron que el estudio mostró una reducción de 50 % en las posibilidades de hospitalización y también en los riesgos de muerte. Las farmacéuticas además aclararon que los resultados son preliminares, “pero impresionantes”. 

Foto: EFE

Los voceros del estudio revelaron que la diferencia entre las personas que recibieron el Molnupiravir y quienes recibieron un placebo fue muy marcada.  De 775 pacientes solo 7,3 % de los que recibieron Molnupiravir fueron hospitalizados, una cifra satisfactoria ante el 14,1 % de los que tomaron placebo. 

Además, no hubo muertes en el grupo que tomó la píldora de Merck, pero sí fallecieron ocho de las personas que recibieron placebo. La investigación incluyó a pacientes de casi todo el mundo, con cuadros de covid-19 leves y moderados con síntomas que no pasaban los cinco días. Sin embargo, todos los sujetos tenían un factor de riesgo como obesidad o edad avanzada. 

La farmacéutica Merck comentó que la secuenciación viral hasta el momento muestra que el medicamento es eficaz contra todas las variantes, incluyendo la delta. Hasta el momento se desconoce públicamente si el fármaco tiene efectos secundarios. 

La fase tres del ensayo clínico de la píldora continúa en proceso. Sin embargo, los resultados que ya se conocen fueron enviados a la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por siglas en inglés) y a la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) para solicitar la autorización de uso de emergencia. 

Liberación de patentes para su fabricación a bajo costo 

El 27 de octubre se conoció que Merck firmó un acuerdo de licencia libre con el Fondo de Patentes de Medicamentos (MPP) que permitirá a otras compañías fabricar versiones genéricas de Molnupiravir. Esta decisión beneficiará a 105 países de bajos ingresos al hacerlo más asequible. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó en un comunicado su esperanza de que otras empresas que desarrollan vacunas, terapias y diagnósticos consideren la posibilidad de conceder licencias abiertas y transparentes lo antes posible. 

La agencia resaltó que se debe tomar en cuenta eso para otras tecnologías sanitarias prometedoras de covid-19. Con estos espera garantizar un amplio suministro en todos los países con el fin de acabar con la pandemia.

El objetivo de esta licencia es la paridad en el abastecimiento en el mundo, es decir, que mientras haya en las naciones más ricas, también está disponible en países pobres

Mientras espera por la aprobación de los dos grandes entes reguladores de Europa y Estados Unidos, Merck ya realizó acuerdos voluntarios de licencia con ocho fabricantes de genéricos en la India. 

Foto: EFE

Reino Unido se convirtió en el primer país en aprobar su uso de emergencia 

La Agencia Reguladora de Medicamentos (MHRA) del Reino Unido aprobó el jueves 4 de noviembre el uso de emergencia de la píldora Molnupiravir para el tratamiento de covid-19.

El medicamento es seguro y efectivo para reducir el riesgo de ingreso hospitalario y muerte en personas con covid-19 leve a moderado que sufren un riesgo extra”, señaló la autoridad sanitaria en un comunicado tras la decisión.

El ministro de Sanidad británico, Sayid Javid, calificó como un día histórico para el Reino Unido, luego de que el país se convirtiera en el primero en aprobar un tratamiento oral para combatir el covid-19. 

La MHRA indicó que el medicamento debería administrarse inmediatamente después de dar positivo por covid-19 o dentro de los cinco días tras confirmar la infección. La recomendación de los reguladores es que la pastilla sea tomada por personas con obesidad o mayores de 60 años dos veces al día.

Más detalles sobre la píldora Molnupiravir

Foto: EFE

El fármaco afecta directamente el código genético del virus. Esta característica lo podría convertir en el medicamento pionero, dentro de los antivirales orales, en combatir al covid-19. 

Entre las ventajas de la Molnupiravir está que se puede almacenar y distribuir fácilmente, además de ser sencilla y económica de fabricar. La farmacéutica Merck espera producir 10 millones de tratamientos completos (lo que equivale a 40 pastillas por paciente) antes de que finalice 2021.

La compañía confía en poder ofrecer a las naciones de bajos recursos precios más bajos de los 700 dólares por tratamiento. Cifra que pagará Estados Unidos por las más de un 1.7 millones de dosis que ya acordó comprar. 

Noticias relacionadas