• Claudia Uzcátegui quiso contar la experiencia de cómo su sobrina se recuperó de un linfoma no hodgkin, pero en un lenguaje amigable para niños y niñas

En el año 2018, Claudia Uzcátegui, joven escritora merideña, viajó a España para acompañar a una de sus sobrinas que había sido diagnosticada con un linfoma no hodgkin, un tipo de cáncer que afecta a niños y adultos. 

Durante su estadía en el país europeo presenció las dificultades que enfrentan los niños con cáncer, pero también fue testigo de la solidaridad que mostraron familiares, amigos e incluso médicos para que la niña pudiera superar esa enfermedad. 

Cuando esperaba en la clínica, mientras su sobrina recibía tratamiento, Claudia comenzó a registrar lo que sucedía en un documento escrito en su laptop. Quería documentar la historia de su pariente, pero decidió hacerlo en forma de cuento infantil, lo que le tomó cerca de tres meses. 

El día que tuvo que volver a Venezuela, abordó un vuelo que duró casi 12 horas y fue en ese momento cuando terminó de escribir el relato. Sin embargo, la historia se quedó guardada en su computadora por más de un año sin ningún tipo de edición. 

“Por la cantidad de emociones que había en ese momento, el cuento fue algo que decidí poner en stand by hasta que ya me sentí preparada. Cuando supe que mi sobrina ya estaba bien, que había sanado y que mi familia se sentía fuerte, decidí retomar la historia y empezar a editarla”, dijo Claudia Uzcátiegui en entrevista para El Diario. 

Así nació Pimpi

Cuando Claudia retomó la edición del cuento cambió muchas cosas de la armadura original, pero siempre mantuvo la esencia de la historia. Así nació Pimpi, la verdadera hada madrina, un texto en el que relató el proceso de recuperación de su sobrina y resaltó la labor de las hadas madrinas y padrinos mágicos que la acompañaron cada día. 

La escritora confesó que la historia de Pimpi es uno de esos relatos que eligen a su autor y que pese a que aborda un tema sensible como el cáncer infantil, está lleno de enseñanzas. 

La historia trata sobre una niña y unos pequeños monstruos que deciden invadir su cuerpo. Ella es tan noble que ellos no podían escoger un cuerpo más especial que ese para entrar y alimentarse de su dulzura”, explicó la autora. 

Luego de llegar hasta ese argumento, el relato pasó a una edición formal que estuvo a cargo de Nacarid Prado a través del sello Dejavú Kids. Allí también se sometió a varias modificaciones y fue acompañado por las ilustraciones de Chriss Braund, quien le dio rostro a los protagonistas. 

Leer más  Gran Radio Riviera, el dúo alternativo que celebra “Hoy” con cada beat

“La historia cuenta como esta niña tuvo el apoyo de una hada madrina en todo el proceso y no solamente de ella sino de sus papás, sus amigos y los médicos. Uno de los mensajes que busco transmitir es que con el apoyo y el amor de las personas que nos rodean cualquier obstáculo se pierde en el camino”, comentó. 

El personaje de su sobrina recibe durante el relato una serie de aprendizajes que Claudia intenta transmitir a medida que el lector pasa las páginas. 

Autora del cuento
Foto: Cortesía

El reto de abordar el cáncer en la literatura infantil 

Antes de escribir Pimpi, la verdadera hada madrina, Claudia ya había publicado su primera novela romántica titulada Tu marido me engaña, un género totalmente opuesto a los cuentos infantiles. Al hacer esa comparación, reflexiona que el mayor desafío al momento de tratar el tema del cáncer fue ponerlo en un lenguaje digerible para los niños. 

 “Cuando le hablas a un público adulto puedes hacer uso de muchos recursos narrativos o literarios, puedes adornar cosas con palabras, y con la literatura infantil es mejor ir a lo llano, a lo simple”, detalló.  

Agregó que convertir una experiencia desagradable como una enfermedad en un cuento de hadas también fue un reto creativo. Sin embargo, considera que su rol de madre primeriza la ayudó con ese desarrollo. 

Leer más  Gran Radio Riviera, el dúo alternativo que celebra “Hoy” con cada beat

En el cuento no se habla explícitamente del linfoma no hodgkin, tampoco de algún tipo de cáncer, solo revelan que la niña tiene una enfermedad. Aunque las ilustraciones si sugieren alguna condición oncológica, el desenlace queda a la interpretación del lector. 

Algunos niños me han dicho que la protagonista enfermó de coronavirus y es curioso ver que escribes una historia de una manera, pero cada lector le da su interpretación”, comentó. 

La autora espera que el mensaje principal de su cuento sea la importancia de la salud y de ayudar a aquellas personas que pasan por situaciones de salud difíciles. Dijo que para eso hay que aceptar que los niños también pueden experimentar este tipo de cosas y necesitan todo el apoyo posible. 

“Definitivamente me gustaría resaltar que sin la salud no hay nada, así que se deben valorar esas pequeñas cosas que damos por sentadas como compartir con amigos o la posibilidad de ir al colegio, porque son cosas que hacen la vida especial”, expresó. 

Una historia para toda la familia 

Pese a que está dirigido a un público infantil, Claudia ha recibido muchos comentarios de adultos que han leído su cuento. Por esto, la joven señala que el libro se ha convertido en una historia para varios públicos. 

“Mucha gente me ha dicho que ha llorado porque vivió una experiencia similar con un niños o una niña que tuvo cáncer. Muchos de los comentarios que he recibido son muy lindos porque la gente apoya que se sensibilice este tema”, añadió. 

Claudia aseguró que una de las lectoras que creyó más difícil de complacer fue su sobrina, pues en ella estaba inspirado el cuento de hadas. Luego del lanzamiento oficial en diciembre de 2021, la autora recibió buenas críticas de su sobrina, quien además disfrutó de las ilustraciones. 

cuento

Inspirada por la receptividad hacia el libro, quiso llevar la historia a un público más crítico y conocedor del tema, por lo que fue con Fundapatronato y la Asociación de Padres de Niños con Cáncer a la unidad de Oncología del Hospital J.M. de Los Ríos. En esa visita se entregaron libros e insumos médicos. 

“Todos en algún momento de nuestra vida hemos necesitado apoyo, entonces el incentivo es que nos convirtamos en hadas madrinas o padrinos mágicos dispuestos a apoyar  a quienes tienen algún problema de salud y hay muchísimas formas de hacerlo”, destacó.

Leer más  Gran Radio Riviera, el dúo alternativo que celebra “Hoy” con cada beat

Más sobre la autora 

Claudia Uzcátegui es merideña, estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Los Andes (ULA) y una maestría de Gestión Pública en la Universidad Autónoma de Barcelona, España. Pese a que su formación profesional tiene poca relación con la literatura, desde niña tuvo un acercamiento con la lectura. 

Sin duda creo que una de las cosas que más te ayudan a escribir es leer. La carrera de Ciencias Políticas también demanda mucha lectura y abre la mente, la visión del mundo y de la forma en la que se configuran muchas cosas”, mencionó.

Mientras estudiaba la maestría no tomó ningún empleo relacionado con su carrera y dedicó parte de su tiempo a escribir una novela romántica. Lo hacía como un pasatiempo y empleaba la escritura como algo terapéutico. 

“Lo bonito de los hobbys es que los haces porque te apasionan y disfrutas de ellos”, agregó. 

De hecho, mientras escribía Tu marido me engaña, no pensó en hacer de la literatura una carrera. Sin embargo, decidió editarlo y publicarlo en 2018. Recibió el apoyo de la editorial Planeta en Venezuela. 

Con la redacción de Pimpi, aseguró la autora, entendió que la escritura también es una forma de transitar en las vivencias y pensamiento con la ayuda de diversos géneros literarios. 

Pimpi, la verdadera hada madrina: una historia sobre el cáncer infantil plasmada en un cuento ilustrado

Es por esto que mientras se ocupa de la promoción del cuento de hadas que está disponible en Amazon y varias librerías en Caracas,  también trabaja en un manuscrito para una próxima novela romántica. 

Noticias relacionadas