• El cantante Bruno Romano inició una nueva etapa en su carrera musical donde las melodías latinas predominan. En El Diario conversamos con el intérprete para conocer más sobre su carrera, su vida y lo que ha hecho durante la cuarentena por Covid-19

Por la mente del cantante y productor venezolano Bruno Romano nunca pasó la idea de fusionar los ritmos de merengue y samba brasilera al momento de escribir “Llévame”, la canción con la que inició una nueva etapa en su vida artística. 

Fue necesaria una reunión entre amigos y la unión de varios músicos para encontrar los ritmos que finalmente se escuchan en la canción. 

Gracias al input de los músicos tratando de preparar el show en vivo fue que nació esta fusión de ritmos: con la mezcla, la colaboración de todos y la energía que se creó fue que resultó como resultó”, afirma Romano, quien está residenciado en Los Ángeles, Estados Unidos, a El Diario.

“Llévame” es una canción a dueto entre Romano con Thiago Muller, un cantante brasileño que se acopla a los ritmos de la samba, quien se enamoró del tema durante una reunión de trabajo en el estudio de grabación. Romano había compuesto parte de la canción y cuando Muller escuchó lo que tenía sentaron junto a Marco Echeverría a terminar de escribir la letra. 

La unión con Thiago. Romano y Thiago Muller se conocieron en el año 2015 mientras estudiaban música en Los Ángeles y desde que se graduaron en 2016 comenzaron a trabajar juntos para hacer música para sus proyectos o para otros artistas.

Romano destaca que si no hubiese sido por la multiculturalidad del lugar en el que vive, la fusión de ritmos no habría sido posible. Asegura que desea explotar y explorar las bondades que le ofrece la ciudad de Los Ángeles al momento de hacer música. 

Con voz firme asegura que los sonidos bailables del caribe son los que podrían definir el estilo de música que quiere hacer. 

“Mis letras siempre van a hablar de amor, eso es seguro: me gusta escribir de relaciones, incentivar bonitos momentos y crear canciones que sean dedicables”, expresa.

Antes de Llévame

Antes de iniciar su camino como solista, Romano vivió la movida del rock venezolano con La Vesper, una banda de la que formó parte desde 2012 hasta  2015 cuando decidió emigrar tras haber superado el cáncer testicular y reorganizar las prioridades en su vida. 

“En Venezuela hubo una movida del rock super intensa de la cual yo me enamoré intensamente: yo tenía un estudio en Caracas y ahí nació mi relación con La Vesper, trabajé con Rudy Pagliuca y estuve metido dentro de la escena”, detalla. 

Se define como “un ente pop” que estaba en una banda de rock. Se adaptó, pero sin dejar de lado su versión pop. 

En 2014 enfermé, pase unos meses recuperándome y cuando pasas por una enfermedad así reorganizas mucho tus prioridades: ahí fue donde me hizo click la cabeza y dije ‘me quiero ir, quiero estudiar música y ser mejor músico, probar otra ciudad para expandir mi conocimiento cultural y para probar oportunidades’”, explica.

Detalla que desde que se mudó en Los Ángeles su vida ha sido intensa, repleta de aprendizajes y crecimiento a pesar de los altos y los bajos. Se casó, tuvo un hijo y ha trabajado con artistas como Mayré Martínez, quien ganó en “Latin American Idol” en 2006 y finalista de “La Voz” en 2019;  Rudy Pagliuca, un reconocido músico y productor de bandas de rock en Venezuela, Martha Paredes, la percusionista de Chino y Nacho; y Wasmo Huerta, baterista de Nacho. 

En Venezuela estudió guitarra, que siempre había sido su instrumento principal, y en Los Ángeles se envolvió con la teoría musical, la producción y composición. 

“Lo que yo quería más que todo era aprender a cantar bien, desarrollarme en el escenario y empaparme de la teoría musical porque cuando tu aprendes un poco de teoria musical más lo que ya sabes de como tocar ahí es donde la facilidad para concretar algo entra”, precisa. 

Cuando finalmente aprendió a programar melodías todo empezó a cambiar y a concretarse. En 2017 empezó a sacar canciones en inglés para intentar entrar al mercado musical estadounidense que lo rodeaba en su nueva ciudad hasta que se dio cuenta que la industria de la música latina ha crecido considerablemente en los últimos años. 

“Para mí ha sido un proceso de ajustes, un proceso como artista. Ha sido mucho de ir trabajando canciones hasta llegar a ‘Llévame’: siento que es pico de mi trabajo hasta este punto”, afirma. 

La cuarentena

Estados Unidos es, actualmente, el país con más casos confirmados y muertes por Covid-19 en el mundo. En Los Ángeles, Romano se ha resguardado en su hogar para evitar el contagio y el confinamiento le ha otorgado mucho más tiempo para dedicárselo a su música y a su familia. 

Su trabajo como productor para otros artistas decayó ante la pandemia, pero la creatividad durante las noches, cuando su pequeño hijo descansa, fluye y le permite crear canciones nuevas y enfocarse en trabajos que tenía paralizados. 

“Cuando más me siento motivado a crear cosas en esta cuarentena es cuando termino algo. Terminar cosas me ha hecho mantenerme motivado para seguir haciendo otras y yo creo que he trabajado más que todo en eso, en terminar cosas que nunca terminé”, detalla. 

Asegura que, junto a su pareja, todos los días intentan mantenerse con los ánimos arriba, apoyándose y conversando. En las mañanas, Romano coloca reggae o bossa nova para sentir la vibra de playa y de relajación que emanan esos ritmos caribeños.

“También hay un libro que me recomendó Thiago que se llama The power of positive thinking y lo que hago es leer los capítulos que peguen más con lo que me este afectando: me ha ayudado mucho para mantenerme con los ánimos arriba”. 

Su sueño de regresar a tocar su música en Venezuela se vio paralizado por la pandemia, pero asegura que desea volver al país lo más pronto posible para reconectarse con su hogar y sus raíces. 

“No hay cosa que me encantaría más que volver a casa. Apenas termine esta pandemia me encantaría ir a Venezuela a tocar, me encantaría tocar en el Cusica Fest pero sé que tengo que seguir trabajando y sacando más material para poder llegar a ese escenario”, comenta. 

Romano sabe que para llegar a un escenario como el del Cusica Fest debe seguir trabajando en su música para labrar el camino que lo lleve a cantar en el mismo lugar que en 2019 reunió Desorden Público, Los Amigos Invisibles, La Vida Boheme y Malanga, algunas de las bandas más importantes de Venezuela, por lo que en sus planes para 2020 está seguir produciendo música con melodías latinas que pongan a bailar a quienes lo escuchen. 

Noticias relacionadas