• En Venezuela se ha convertido en un delito común la difusión de materiales sexuales, sin medir las consecuencia psicológicas que podría causar en las personas que lo protagonizan

Durante años en Venezuela se ha evidenciado cómo la vida íntima de personalidades reconocidas del espectáculo ha sido expuesta públicamente, con la difusión de materiales audiovisuales de contenido sexual. Pero fuera de los medios hay ciudadanos comunes que también han visto violentada su intimidad por exparejas, jefes de trabajo, amistades y hasta familiares.

El equipo de El Diario conversó con la venezolana Allyson Peppe, quien viralizó recientemente un hecho “desagradable” que le tocó vivir, luego de que se divulgara un nude que ella había enviado a un hombre con el que mantenía una “relación sexual” solo vía WhatsApp.

Un nude se trata de enviar videos e imágenes de desnudos a otra persona a través de las diferentes plataformas de mensajería instantánea o redes sociales.

Una persona cercana me escribe y me envía el nude que había recibido en un grupo de WhatsApp. Cuando me llega no lo podía creer. En ese momento quedé en estado de shock. En mi cerebro había cualquier cantidad de pensamientos”, expresó Peppe.

Luego de enterarse que su video íntimo había sido divulgado, decidió hacer tres cosas: contarle a su mejor amigo, escribirle a su mamá en una carta lo que estaba ocurriendo y publicar sobre esa experiencia a través de sus redes sociales.

View this post on Instagram

No te alarmes, lee primero. • • Yo decidí en total “confianza” enviar una foto a un destinatario que consideraba conocido, y él decidió filtrarla hasta que llegó hace par de horas a un grupo de amigos, por eso quiero hablarles de esto. Porque esto es un tema serio, al cual estoy segura millones de mujeres en el mundo se han visto involucradas en esta sensación de vergüenza, de miedo, pero yo hoy rompo de esta manera para que mi seguidores sepan que esto ¡No se hace COÑO! Y decirles a todas las mujeres que me lean que enviar un nude no nos hace zorra, perra o cualquier calificativo peyorativo, el único quien merece un mal comentario, un insulto y un descalificativo es el que decide divulgar lo que se supone que era una conversación de dos. Soy venezolana y entiendo nuestro pensamiento misógino, pero no soy de ese lote, incluso lucho contra ello. Esto es un delito y ojalá lo entendamos. Les decidí contar esto porque si fue un golpe para mi recibir esta “noticia” porque llore como una niña, e incluso escribiendo esto me hierve la sangre de la arrechera. Siento incluso vergüenza a pesar de que entienda realmente que no debo, incluso entendiendo que el error no es mío. No solo es una exposición a mi cuerpo el cual yo soy la única dueña de él, es una forma de humillarme y señalarme. Las preguntas, el vacío en mi estómago al enterarme de esto me causo miedo, me sentí vulnerable e incluso escribir esto se me hizo complicado. Por último, y en especial a cada mujer: somos dueñas de nuestros cuerpos, y no por ello tenemos que ser humilladas, un nude no es para que crezca tú ego reenviando por los chat de WhatsApp.

A post shared by Aᥣᥣყsoᥒ Pᥱρρᥱ (@allysonpeppe) on

“En medio de todo eso le digo a mi amigo que tengo que contar lo que me estaba pasando. Si se hacía viral y llegaba hasta mi jefe, (ya) yo cumplí con decir lo que estaba pasando. Y eso desató unas reacciones. (El apoyo en redes) fue bonito y es con lo que me quedó. Pensé que la gente iba a creer que era una loca”, comentó la venezolana para El Diario.

Conversar la situación con otras personas le resultaba incómodo, sin embargo, Allyson reconoció que el apoyo que recibió de sus amistades, compañeros de trabajo y usuarios de las redes sociales -a quienes no conocía- la ayudó a enfrentar la situación. De hecho, sus compañeras de trabajo impulsaron la campaña “Respondemos Todas”, como gesto de solidaridad.

“Ha sido la más bonita forma de mis amigas para decirme te quiero. Si no tuviera el apoyo de mi familia y amigos estuviera sentada en un mueble de mi sala llorando y diciéndome que soy una estúpida. Que me pasó esto por confiada”, confesó. 

Aclaró también que nunca había salido con el hombre a quien le había enviado el nude, pero sí era conocido y le tenía confianza. Aseguró que compartían videos y nudes mutuamente, lo que le parecía “divertido”.

El hombre con quien mantenía esta “relación” confesó que él le había enviado el nude a un “amigo”, quien supuestamente fue el encargado de difundirlo en grupos de allegados de la joven.

“Yo publiqué el post y empezaron las reacciones, se lo envié a él y le dije que ‘esto es para que sepas que yo sé lo que hiciste y para que entiendas que esta mierda no se hace’ (…) luego me escribió, me pidió disculpas y que esa no era su intención. Yo contesté que esto era lo más bajo que me había hecho un hombre. No me importan las excusas, recibo sus disculpa, pero hasta ahí”, manifestó.

Casos similares

A raíz de la publicación en redes sociales que comenzó con un “No te alarmes, lee primero”, comenzó a recibir testimonios de seguidores contándole que habían pasado por situaciones similares a la de ella.

“Una persona me dijo que su jefe intentó abusar de ella, otra que su exnovio la estaba amenazando con difundir sus videos si no volvían. Ver eso y lo que me contaban mis amigas me hizo pensar que hay que hacer algo”, comentó.

Allyson destacó que esta situación la enfrentan no solo mujeres, sino también hombres y personas de la comunidad LGBTI.

De acuerdo con Ariana González, coordinadora municipal de El Hatillo y del Movimiento de Mujeres del partido Voluntad Popular, cualquier persona puede ser víctima de este tipo de “acosos”, sin embargo, las más vulnerables y castigadas por la sociedad son las mujeres y personas de la comunidad LGBTI.

Socialmente hay una clase dominante en cuanto al género, digamos que son los hombres, y hay una clase dominada que son las mujeres y la comunidad LGBTI. Para la clase dominante estos temas son más sencillos de manejar que para la clase dominada y por eso socialmente a las mujeres y comunidad LGBTI se les castiga más por cualquier tipo de abuso que incluso haga la clase dominante”, dijo para El Diario González.

Hizo referencia a la reciente polémica en las redes sociales en donde fue viralizado un video íntimo del actor venezolano José Ramón Barreto y la influencer ecuatoriana Emma Guerrero. Mencionó que en este caso la joven ha sido quien ha recibido el “castigo moral” por parte de la sociedad, a quien además le han enviado mensajes denigrantes.

Verse en una situación tan vulnerable, como lo es la divulgación de un video íntimo, puede generar diversos efectos en la conducta de la víctima. La especialista en psicología, mención clínica, Alexandra Mendoza Jiménez, explicó para El Diario que quien sufra una situación en la que su vida íntima está expuesta, podría aceptar cualquier trato del victimario para evitar que el video con contenido sexual sea divulgado.

La víctima, al recibir una noticia de usar esta información en su contra, pudiera presentar sintomatologias de ataques de ansiedad o el pensamiento de vergüenza podría llevarle a aceptar cualquier trato para evitar la propagación del vídeo”, comentó.

La especialista, coincidió con la coordinadora municipal de El Hatillo, en que es más común que las mujeres sean las víctimas y acotó que hay un alto índice de hombres que también han padecido de acoso.

“En mi experiencia como especialista, de una lista de 20 víctimas, 18 son mujeres y dos son hombres”, argumentó Mendoza.

Mencionó que quienes hacen este tipo de chantajes buscan difundir la información íntima entre amigos, familiares o círculo cercano de la víctima, por lo que recomendó que al ser amenazada, esta debería conversar la situación con sus allegados.

Así mismo, exhortó a que la persona que sufra de acoso por videos sexuales, busque ayuda profesional para manejar las reacciones de quienes la rodean.

“Los actos sexuales no son acciones expuestas, son íntimas y cuando a una persona le es arrebatada la intimidad debe volver a encontrar la seguridad en sí misma y luego la confianza en el otro”, resaltó la psicóloga.

Términos jurídicos

En términos legales, el abogado penalista e investigador sobre crimen organizado Luis Izquiel explicó que en Venezuela existe una ley encargada de los delitos informáticos en la que se establece la exhibición de pornografía adultos y menores de edad. Por lo que el sujeto que difunda un material con contenido sexual sin consentimiento de la otra persona, estaría incurriendo en un delito penal.

“Luego habría que ver el caso en concreto, por ejemplo si alguien obtiene un video y luego amenaza a la persona con publicarlo si no cumple con determinadas cosas-le pidan dinero o le pida una prestación sexual- ahí ya podríamos estar en el ámbito de la extorsión y se conoce como sextorsión, aunque en Venezuela este no es un término jurídico”, explicó el abogado.

Izquiel mencionó que en estos casos los victimarios suelen ser las exparejas de la persona afectada o, en muchos casos, los teléfonos celulares en donde está guardado el material son robados y el antisocial se encuentra con el video que luego difunde.

“Otra vía que es en las redes sociales-y tiene que ver más que todo con adolescentes- los individuos suplantan identidades de adolescentes y contactan a muchachas para luego que establecen una relación a través de mensajes logran obtener una foto desnuda de la víctima y pueden usarla con ciertos fines. Uno de ellos es obligar a la víctima a hacer ciertas cosas que podrían tener relación con lo sexual”, agregó.

El jurista recomendó a las personas a denunciar estos actos. Informó que pese a que las instituciones en el país no funcionan como corresponde, el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) posee un departamento que se encarga de los delitos informáticos y otro contra la extorsión, en donde las víctimas pueden acudir para que los casos de acoso y chantaje con videos íntimos no queden impune en el país.

En Venezuela la división de investigación de delitos informáticos del Cicpc es la encargada de investigar casos con relación a “sextorsión” y a través de su cuenta en Instagram @informaticoscicpc, habilitaron el correo electrónico denunciasinformaticos2020@gmail.com en el que recibirán todas las denuncias de las víctimas las 24 horas del día.

Noticias relacionadas