• Autoridades de Inparques y el Ministerio de Ecosocialismo aprobaron la construcción de una mansión en San Antonio de Galipán que afecta gravemente al Parque Nacional El Ávila 

La construcción de una mansión en San Antonio de Galipán, en Caracas, atenta gravemente contra el Parque Nacional El Ávila. Sunep-Inparques (Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos del Instituto Nacional de Parques) denunció la situación recientemente pero no recibió respuesta a su reclamo. 

De acuerdo con la información que compartió para El Diario Marlene Sifontes, secretaria de la Sunep-Inparques, dicha construcción fue aprobada por las autoridades de Inparques y el ministro de Ecosocialismo, Oswaldo Barbera. 

“Nosotros venimos denunciando esa y otras construcciones desde octubre del 2019 pero esa llamó poderosamente la atención por lo grande que era y los movimientos de tierra que se generaban. Todo el personal del Parque Nacional El Ávila estaba preocupado”, aseguró Sifontes.

La dirigente sindicalista explicó que en octubre de 2019 fueron hasta el lugar donde se estaba construyendo esa propiedad, de la que aún no tienen información sobre el dueño, tomaron fotos donde se evidenciaban las bases de la casa.

Para Sifontes es impresionante que la construcción tardó menos de un año, cuando hay obras que se iniciaron en el mandato del fallecido presidente Hugo Chávez y aún no se han culminado.  

Una construcción ilegal

La secretaria de Sunep-Inparques agregó que los derechos de los habitantes de Galipán fueron violados. Los pobladores se quejaron puesto que a ellos no les permiten hacer pequeñas reformas en sus terrenos, pero las autoridades accedieron a la construcción de esa propiedad que viola lo establecido en el Plan de Ordenamiento y Reglamento de uso de Parques.

“Existe una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que prohíbe nuevas construcciones en el Parque Nacional El Ávila. Además, el Plan de Ordenamiento y Reglamentos de uso de Parques establece que el máximo a construir es de 150 metros cuadrados y esta construcción se voló completa una loma. Esto es una situación terrible”, alertó.

Fragmento del Ordenamiento y Reglamento de uso de Parques

TÍTULO I. DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1. Este Decreto tiene por objeto establecer las directrices políticas y lineamientos que conforman el Plan de Ordenamiento del Parque Nacional El Ávila, así como los criterios para asignar los usos, la zonificación de los mismos y las normas que regirán tales usos y regularán la ejecución de las actividades que puedan ser realizadas tanto por el sector público como por el privado.

(…)

TÍTULO II.
DEL PLAN DE ORDENAMIENTO CAPÍTULO I.
DE LOS OBJETIVOS DEL PARQUE NACIONAL

Artículo 4. El objetivo fundamental del Parque Nacional Ávila, es conservar un conjunto de paisajes relevantes y representativos de la zona montañosa de la Cordillera de la Costa, mediante el cumplimiento de los siguientes objetivos específicos:

1) Conservar comunidades bióticas representativas de los ecosistemas, bosques secos, húmedo, muy húmedo, de galerías, subpáramo, sabana y espinar costanero.

2) Conservar la biodiversidad y el equilibrio, garantizando la continuidad de los procesos evolutivos, las migraciones animales y el normal flujo de materia y energía entre los ecosistemas presentes.

3) Conservar los Recursos Genéticos de las comunidades naturales y evitar la pérdida de especies de flora y fauna.

4) Conservar los lugares, objetos y tradiciones del patrimonio histórico cultural.

5) Mejorar la calidad de vida de los habitantes de las áreas aledañas al Parque Nacional, así como el de las poblaciones ubicadas en las zonas de uso poblacional autóctonas, a través del flujo de recursos económicos, generados por las actividades que los visitantes del Parque Nacional realicen, en especial el ecoturismo y el excursionismo.

6) Conservar los paisajes de montaña de gran belleza escénica, que se consideran como monumento natural de la Ciudad de Caracas.

7) Mantener y garantizar los recursos hídricos de todas las cuencas existentes en el Parque Nacional.

8) Proporcionar medios y oportunidades para la investigación científica y la educación.

9) Proporcionar a la colectividad oportunidades para la recreación y el turismo.

10) Velar por el mantenimiento de las buenas condiciones de calidad ambiental en todos sus ecosistemas.

11) Establecer mecanismos de control ambiental para todas las actividades que se realicen dentro del Parque Nacional y que sean susceptibles degrada su medio natural, así como aquellas externas que puedan perjudicarlo.

Ausencia de las autoridades 

Sifontes aseguró que, desde la primera visita al terreno, estuvieron denunciando la construcción ante Inparques y la Dirección de Parques Nacionales, pero no obtuvieron respuesta de ningún tipo. 

“Como dirigente sindical y ambientalista lo que me preocupa es que la casa está dentro de un parque nacional, es decir, no hay respeto hacia nuestro parque y sobre todo El Ávila que es la cara de presentación de la ciudad de Caracas y uno de los afluentes de agua que tenemos”, sentenció. 

blank
Foto: Sunep-Inparques

La secretaria de Sunep-Inparques criticó a las autoridades de Inparques. A su juicio, demostraron ser de “las autoridades más ineficientes, nefastas y violadoras” del ordenamiento legal. 

“Yo creo que Inparques no ha hecho nada porque hay intereses en común ahí que yo desconozco. Lo cierto es que no hizo ni está haciendo nada. No hay institución que haga respetar el Sistema Nacional de Parques”, lamentó. 

El daño a la montaña es grave

La también ambientalista aseguró que construcciones como la de la mansión en San Antonio de Galipán, son un daño grave que no se puede reparar. Alertó que, si no se cuida y se respeta a la montaña más importante de la ciudad, el ecosistema puede sufrir daños. 

“Yo no quiero ser alarmista, pero se volaron toda una loma. Si no estamos pendientes las consecuencias pueden ser desastrosas e irreparables. Están afectando por varios puntos a la montaña. La construcción del teleférico hacia Macuto también afecta al Parque Nacional El Ávila”, denunció Sifontes. 

blank
Foto: Sunep-Inparques

Situación de los trabajadores de Inparques

Sifontes comentó que la situación en la que se encuentran los empleados de Inparques actualmente es denigrante. No poseen un seguro y la mayoría tiene un salario no mayor a 2 dólares (es decir, 728.329,96 bolívares de acuerdo con el tipo de cambio del BCV).

“Tenemos personal contagiado de covid-19 que no ha recibido apoyo. Cada vez que un empleado tiene un accidente tenemos que hacer denuncias en las redes sociales para que nos presten atención. De verdad que la situación del trabajador de Inparques es bastante grave, están desprotegidos totalmente”, detalló.

Mientras no exista pronunciamiento o resguardo real por parte de las autoridades competentes y los ciudadanos, estos espacios naturales van a continuar deteriorándose. 

Noticias relacionadas