• Este lunes 26 de octubre se realizó la exhumación de los restos del venerable Siervo de Dios, un paso previo para su beatificación | Foto: Arquidiócesis de Caracas

La ceremonia de exhumación de los restos del doctor José Gregorio Hernández se llevó a cabo este lunes 26 de octubre, a propósito de su natalicio, en el Santuario de Nuestra Señora de la Candelaria.

El acto, que se realizó como uno de los requisitos que exige el Vaticano para constatar que allí están las osamentas del futuro beato, fue presidido por el cardenal Baltazar Porras.

En la ceremonia se realizó la lectura de la instalación del decreto de instauración del Tribunal Eclesiástico que se constituyó para el reconocimiento de los restos del venerable José Gregorio Hernández.

La plaza La Candelaria estuvo rodeada de devotos, quienes estuvieron a la espera de la exhumación de los restos del Venerable.

Un hombre con vestimenta alusiva a José Gregorio Hernández se tomó fotos con los fieles en el sitio. 

Durante el acto de exhumación que se llevó a cabo desde el Santuario de Nuestra Señora de la Candelaria, se leyó el Acta de Traslado y Reconocimiento Precedente. Se trata de un documento que reseña el procedimiento realizado durante la primera exhumación de los restos del Siervo de Dios, el 23 de octubre de 1975.

La lápida que cubría la tumba del Dr. José Gregorio Hernández fue removida para proceder a extraer el sarcófago donde reposan sus restos. En el sitio se encontraban médicos patólogos, forenses y autoridades del tribunal. 

Captura de pantalla de la Arquidiócesis de Caracas

Los restos mortales se trasladaron en procesión desde la capilla del venerable hasta la el Altar Mayor, donde reposó en una mesa adornada para los ritos de los honores.

Captura de pantalla de la Arquidiócesis de Caracas

El traslado de las osamentas se hizo mientras se escuchaba la canción «Te Deum Laudamus» de José Francisco Velásquez.

Proceso de exhumación

El cardenal Baltazar Porras precisó, antes de que iniciara el acto, que el proceso de exhumación del Dr. José Gregorio Hernández requiere dos días más para cumplir con todo el protocolo de la conservación de los restos.

“El proceso de exhumación tiene dos momentos, hoy y el sábado próximo. Ese lapso es porque luego de que culmine la celebración de hoy, todo el equipo médico estará trabajando esta tarde y necesita dos días más para todo el protocolo y el examen médico para la conservación de los restos”, explicó Porras.

El cardenal Baltazar Porras cortó las cintas de seguridad. Posteriormente los médicos se acercaron para llevar a cabo el reconocimiento de los restos luego de abrir la tapa del sarcófago.

Honores

Luego del reconocimiento, el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Caracas, rindió honores a los restos mortales del venerable José Gregorio Hernández, durante la ceremonia.

“Los invito a dar gracias a Dios por la vida santa de nuestro futuro beato, José Gregorio Hernández, y a venerar sus restos mortales”, precisó el arzobispo.

El eminentísimo cardenal Baltazar Porras finalizó la ceremonia con la oración del Padre Nuestro y dio la bendición a todos los presentes en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria.

Protocolo a seguir

A su salida del templo, el cardenal brindó los detalles de lo que pudo observar dentro del sarcófago. “Hay pequeños huesos, tierra y trozos metálicos y de madera que posiblemente formaban parte de la urna anterior”, indicó.

“Se debe cumplir todo un protocolo sanitario y jurídico de reconocimiento de los restos que ahí reposan y ponerlos en condiciones para su conservación. Existen métodos científicos para que las osamentas no se sigan descomponiendo”, explicó el Cardenal Baltazar Porras.

Informó que los restos permanecerán en la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria hasta la ceremonia de beatificación.

Confirmación de los restos

La noche de este 28 de octubre la Arquidiócesis de Caracas confirmó que los restos exhumados en la Iglesia Nuestra Señora de la candelaria corresponden al doctor José Gregorio Hernández.

El Cardenal Baltazar Porras afirmó que el fallecimiento del venerable «debió haber sido instantánea» luego de ser arrollado.

Noticias relacionadas