• Este 27 de noviembre, a las 12:00 am, el artista puertorriqueño lanzó su tercer álbum de este 2020 y el cuarto en su carrera. Un viaje entre la melancolía y el encuentro de nuevos ritmos

Entre rumores de retiro y comentarios expectantes llegó El Último Tour del Mundo. 16 canciones, un álbum en el que se rozan el pop-rock y el trap, además de una melancolía que se impone, sobre todo, en “Haciendo que me amas”. Bad Bunny lo hizo de nuevo, por tercera vez en lo que va de este 2020.

El 29 de febrero lanzó YHLQMDLG, justo antes de que iniciara el desajuste mundial de la pandemia. Lo hizo escondiendo entre uno de sus temas una posible profecía que asustó a fanáticos y emocionó a sus detractores. “Este disco está cabrón, lo hice pa vosotros. Y en nueve meses vuelvo y saco otro, pa’ retirarme tranquilo como Miguel Cotto” dice en la última canción del disco, “<3”.

Pero allí quedó. Su público disfrutó de lo que algunos consideraron una oda al reguetón y el ritmo de “Safaera”, que no tardaron en señalar como la canción más “vulgar” del disco, fue suficiente para contagiar a cientos de miles de personas en todo el mundo que compartieron pasos de baile desenfrenados.

Luego llegó el confinamiento. Sin giras, sin estrenos, sin presentaciones. El panorama quizás no era el más idóneo; sin embargo, fue el que escogió Bad Bunny para publicar Las que no iban a salir, su segundo disco del año y una recopilación de temas que, como él mismo había advertido antes en una transmisión en vivo que compartió con más de 500.000 personas, no estarían disponibles para el público. Pero, ¿por qué no?

El lanzamiento fue el 10 de mayo y las voces de Don Omar, Yandel y Nicky Jam fueron algunas de las que se alinearon con la del conejo en este álbum. Juntos le ofrecieron al público ritmos de “perreo clásico” que el público disfrutó en casa. Pero luego llegó un largo silencio, una pausa extendida.

La música del conejo recorrió las calles de Nueva York

Antes del estreno de “Dákiti”, Bad Bunny dio un concierto online el 21 de septiembre desde el techo de un camión que recorrió las calles de Nueva York, Estados Unidos. Vestido de negro y con micrófono en mano cantó sus mejores temas.

Más de un millón de personas sintonizaron la transmisión y siguieron su presentación. En Nueva York, quienes estaban en las calles que recorrió, no perdieron la oportunidad de gritar a todo pulmón y perseguirlo.

Fue un respiro en medio del confinamiento, un anhelo para los que todavía no han podido asistir a un concierto presencial debido a la pandemia. Una alternativa para disfrutar de los temas de Bad Bunny.

“Dákiti”, el regreso

La pausa se extendió hasta el 30 de octubre. Un silencio que se rompió con el estreno de “Dákiti”, un aviso de lo que llegaría después. Tras su estreno, la canción, en la que participa Jhay Cortez, se posicionó en el primer lugar de las listas musicales del mundo y con ella el público celebró el gran regreso de Bad Bunny.

Fue un primer vistazo de lo distinto que sería su nuevo álbum. Ritmos diferentes, pero el mismo éxito. No se parecía a YHLQMDLG, tampoco a Las que no iban a salir. Quizás era de esperarse, ya él lo había advertido para The New York Times. “Mi próximo disco no tiene nada que ver con YHLQMDLG”, advirtió. Y vaya que tenía razón.

El 25 de noviembre hizo el anuncio oficial del lanzamiento de El Último Tour del Mundo a través de su cuenta de Twitter. Publicó la portada del álbum, la lista de canciones y comenzó la expectativa que terminó a las 12:00 am de este viernes 27.

El Último Tour del Mundo que se espera no sea el último

Bad Bunny lo anunció con el nombre de su álbum, él hace lo que le da la gana. Eso fue lo que hizo con El Último Tour del Mundo, no sin antes crear un panorama de misterio con la publicación de un video en el que anunciaba su retiro de la música. Teorías no faltaron: no se retira, cambia su estilo, es una estrategia. Él no ha dicho nada más.

Lo que sí es cierto es que con este último y tercer álbum del año presentó un cambio respecto a lo que había hecho. Pop-rock, trap, melancolía, sexo. Todo junto en un solo disco que sus fanáticos esperan no sea el de despedida. Un gran disco para cerrar lo que fue un “Maldito año nuevo”, como ya él mismo describió este 2020 en “Si veo a tu mamá”, de YHLQMDLG.

¿El mundo es suyo? Posiblemente parte del mundo musical sí. Un logro que ha alcanzado a punta de éxitos. Además, con esa afirmación inicia este tercer álbum, “El mundo es mío”. Lo ha hecho suyo, sin dudas.

El viaje de Bad Bunny

Benito Antonio Martínez Ocasio ha atravesado un 2020 lleno de premios y gloria. ¿Se retira? Por ahora no se sabe. Pero si es así, ha dejado ya un gran legado que no será nada fácil alcanzar.

Llegó al mundo de la música urbana casi con discreción y su crecimiento se dio de manera imparable. De participar en canciones como colaborador, se hizo de una presentación en el Super Bowl y posicionó sus álbumes en los primeros lugares de las listas musicales.

Las premiaciones no han faltado. Sus álbumes han sido galardonados y sus sencillos han arrasado en las plataformas. Se hizo del título de Compositor del Año y con un tema del mismo nombre se sacudió las críticas. Todo cambió desde que lanzó su disco X100PRE, en diciembre de 2018.

El artista puertorriqueño de 26 años de edad se convirtió en el quinto artista más escuchado del mundo en Spotify en 2019. Premiado, alabado, criticado y odiado. Ha creado un mundo musical con el que ha alcanzado récords que solo él mismo ha roto. Probablemente no será distinto con el Último Tour del Mundo.

Noticias relacionadas