• La autora colombiana cedió los derechos de una de sus novelas más premiadas para su publicación y distribución en Venezuela. Foto: Curiara 

La Perra es el título que le otorgó Pilar Quintana a esta novela que, en este 2021, llegó a las librerías venezolanas de la mano de una editorial nacional. Este libro contiene un relato sobre la percepción latinoamericana de la feminidad, la maternidad y la violencia que ganó el Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana en el año 2018. 

La editorial Curiara aceptó el reto en el año 2019 de publicar las novedades literarias que no llegaban al país por distintos motivos. Aunque su objetivo no es fácil de cumplir, poco a poco nuevos títulos son reeditados para el disfrute de los venezolanos. 

Esta vez le tocó el turno a La Perra, una novela que se desarrolla en la costa colombiana y cuenta la historia de Damaris. Esta mujer vive arropada por su deseo inconcluso de ser madre, en medio de una relación sentimental inestable. 

Foto: Curiara

En un punto de su vida, la adopción de una cachorra le ayuda a llenar parte de ese vacío que representó la maternidad que no fue. Sin embargo, la mujer continúa enfrentando los prejuicios de una sociedad en la que el papel femenino es cuestionado por casi cualquier cosa. 

Pilar Quintana

Esta autora nació en Cali, Colombia, en el año 1972. Estudió Comunicación Social en la Universidad Javeriana de Bogotá. Trabajó como libretista de televisión y redactora de textos para publicidad.

En el año 2003 publicó Cosquillas en la lengua (Editorial Planeta), años después escribió Coleccionistas de polvos raros (Norma, 2007), Conspiración iguana (Norma, 2009), la colección de cuentos Caperucita se come al lobo (Cuneta, 2012) y La perra (Random House, 2017).

Su más reciente obra es Los Abismos que recibió el XXIV Premio Alfaguara de Novela y será publicado por esta editorial en este 2021.

Edición venezolana 

La editorial Curiara tiene menos de dos años trabajando formalmente. Andreina Melo, una de los fundadores y librera, contó para El Diario cómo es la experiencia de reeditar novedades literarias en la Venezuela actual. 

Trabajo en la librería Sopa de Letras y por mucho tiempo tuve la inquietud de que a Venezuela no estaban llegando casi novedades. En 2019 veo que Alberto Barrera Tyszka acababa de sacar su libro Mujeres que matan y yo le dije que me encantaría tener su libro, que me lo mandara así fuera en una maletica, me respondió ‘Sí te la mando, pero a mí me gustaría que estuviera en toda Venezuela’”, expresó Melo.

Esa conversación telefónica se dio mientras Barrera Tyszka paseaba por la Feria del Libro de Guadalajara, México, donde lanzó su libro. Allí el escritor también habló con la autora Laurence Debray para que cediera los derechos de Hija de revolucionarios para su publicación en Venezuela. Con esos dos títulos comenzó la historia de Curiara. 

Tras el éxito por la publicación de sus dos primeros libros, Curiara consiguió los derechos de La Perra que fueron cedidos por Pilar Quintara y la casa distribuidora Random House. Su publicación estaba pautada para el último trimestre de 2020, pero la pandemia por covid-19 retrasó el objetivo. 

“La verdad es que los permisos y el depósito legal tardaron mucho en salir. Nosotros teníamos el cupo en la imprenta, pero como a fin de año mucha gente quiere imprimir y todavía no estaban listos los permisos pues lo perdimos, por eso salimos en enero con la publicación”, detalló la librera. 

Los tropiezos que tuvo la publicación de La Perra en Venezuela no minimizaron su importancia. Melo asegura que desde que anunciaron la disponibilidad de la novela en el país, el pasado 8 de enero, la editorial ha recibido muchas impresiones positivas. 

Ha sido una experiencia maravillosa, porque este es un libro muy premiado y traducido en 14 idiomas. Además, solo había pasado una semana de haberse publicado la novela cuando nos enteramos que la autora ganó el Premio Alfaguara de Novela con Los abismos y fue algo maravilloso que nos puso muy contentos”, agregó la fundadora de Curiara.

Leer a Latinoamérica

Andreina Melo es librera en Sopa de Letras y gracias a su trabajo descubrió que el lector venezolano siempre busca novedades literarias. No obstante, indica, muchas de estas no son de autores latinoamericanos. 

“Me parece muy interesante que a veces no nos leemos los latinoamericanos, a pesar de lo cerquita que estamos y bueno es chévere que nos leamos y que veamos todas las cosas que tenemos en común”, agregó. 

La librera rescata estas similitudes en La Perra. Insiste en que el drama que vive Damaris, la protagonista, podría recuperarse perfectamente en un pueblo del caribe venezolano. 

“Ella escribe sobre lo femenino y desde ese punto de vista creo que muchas mujeres podemos sentirnos identificadas. En el caso de La Perra, Pilar destaca cómo algunas mujeres juzgan muy duramente a aquellas que no son madres, y es por ello que en la novela de cierta manera de desacraliza la figura materna. También se hace patente en la novela la violencia latente y expresa que existe en algunas parejas”, contó.

La perra se la pasaba durmiendo. Cuando se despertaba, Damaris le daba de comer y la ponía en el pasto para que hiciera sus necesidades. Durante la visita de Luzmila se despertó dos veces y las dos veces Damaris le dio de comer y la puso en el pasto, que estaba empapado con la lluvia de toda una noche y toda una mañana. Hubiera preferido que Luzmila no la conociera, que ni se enterara de que la tenía, pero no iba a dejar que la perra pasara hambre ni se ensuciara. El cielo y el mar eran una sola mancha gris y la humedad en el aire era tanta que un pescado habría podido seguir viviendo fuera del agua. A Damaris le habría gustado secarle las patas con una toalla y frotarla un poco con sus manos para calentarla antes de devolverla a la caja, pero se contuvo porque Luzmila no paraba de mirarla con malos ojos.


Fragmento de La Perra, extraído del portal Diario de Paz Colombia

Luego de publicar La Perra, Melo confiesa que el principal objetivo de Curiara es la publicación de un libro infantil de Aquiles Nazoa. Sin embargo, no se cierra a la posibilidad de continuar publicando autores latinoamericanos y a jóvenes promesas de la literatura venezolana. 

Noticias relacionadas