• En esta iniciativa intervino un grupo de profesionales egresados de la Universidad Simón Bolívar (USB) con el objetivo de darle otra imagen al municipio

Una idea que surgió en Islandia fue replicada en Caracas. Al caminar por Chuao, municipio Baruta, el dinamismo acompaña a las personas que cruzan las calles a través de los pasos peatonales que allí se encuentran. La diferencia de estos rayados es que están hechos en 3D. 

Este proyecto forma parte de una iniciativa impulsada por la Alcaldía de Baruta y con el apoyo de urbanistas y arquitectos egresados de la Universidad Simón Bolívar (USB). El alcalde de Baruta, Darwin González, destaca que se trata de un trabajo innovador para favorecer al municipio. 

Foto cortesía
Estamos empezando estos nuevos pasos peatonales que son en 3D. Es una innovación y queremos potenciar el tema de la seguridad junto con el embellecimiento del municipio”, explica González en entrevista para El Diario.

El alcalde comenta que este tipo de rayados para peatones se implementó inicialmente en países europeos y con la asesoría de profesionales se incorporó a las calles del municipio. Señala que el plan inicial es crear al menos 30 pasos peatonales 3D en toda la parroquia El Cafetal, además de realizar mantenimiento a los rayados ya existentes. 

Implementar esta idea en las calles caraqueñas estuvo a cargo de Rafael Zerpa, responsable de la Alcaldía de este proyecto. Se encargó de buscar a un grupo de jóvenes profesionales que orientaran a los trabajadores para impulsar esta iniciativa. 

“Este año teníamos que pintar los pasos peatonales y al alcalde se le ocurrió la idea de pintarlos en 3D. Vimos algunos videos y buscamos urbanistas que supieran del tema porque nosotros no sabíamos cómo hacerlo, ni los obreros ni nadie de la Alcaldía, porque eso era algo que no se había hecho aquí en Venezuela. Tengo muchos conocidos en la Universidad Simón Bolívar que son urbanistas y arquitectos”, precisa Zerpa para El Diario. 

En este trabajo intervinieron los urbanistas Georgina Cumarin, Oriana Medina y Antonio Messini. También participó el arquitecto Mikel Amenabar. Todos egresados de la USB.

“El paso peatonal normal estándar tiene una medida de 3 metros por 50 cm. Aquí estamos utilizando 3 metros de largo por un metro de ancho para darle esa profundidad. Luego de que tenemos el paso peatonal normal tomamos 5 o 6 metros más de la calle para marcar el punto de fuga y luego empezamos a unir los puntos de fuga con las esquinas de cada cuadrito blanco del paso peatonal, para colocar las partes amarillas grises y las sombras y así queda el efecto 3D”, detalla Zerpa, quien además afirma que la reacción de los habitantes ante este cambio ha sido muy positiva. 

Foto cortesía
Foto cortesía

Otra cara para la ciudad

Georgina Cumarin es una de las urbanistas que formaron parte de este proyecto. Para ella el significado que las personas le dan a los espacios públicos de la ciudad tiene mucho valor. Es por ello que se involucró en la iniciativa de la Alcaldía de Baruta, junto a sus compañeros, para colaborar en el embellecimiento del municipio. 

El origen de su participación en el proyecto ella lo describe como algo “orgánico”, debido a que su amigo Rafael Zerpa le pidió apoyo. Cumarin ve estos rayados peatonales en 3D como un experimento que puede desencadenar en un abanico de oportunidades. 

“Uno de los puntos más importantes es la iniciativa que está teniendo la Alcaldía de Baruta para generar estos espacios. Muchos de los retos es tener la iniciativa de hacer este tipo de cosas así sea como en este caso para pilotear y experimentar. Tener esta iniciativa habla muy bien de las ganas de transformar las cosas”, afirma la urbanista en entrevista para El Diario. 

Cumarin tiene experiencia en la renovación de áreas, tarea que desempeña con la ONG Caracas Mi Convive desde hace varios años.

“La intención es hacer pequeños cambios, donde para mí la ganancia es cómo la comunidad tiene la capacidad de organizarse para transformar sus propios espacios”, expresa. 

Foto cortesía
Foto cortesía

Comenta que al renovar áreas se da un proceso de negociación y resolución de conflictos con la comunidad, especialmente las zonas populares donde la línea entre el espacio público y lo privado es muy limitada. Sin embargo, destaca que las personas valoran estas intervenciones e incluso las protegen para que perduren en buen estado a mediano y largo plazo. 

Georgina Cumarin destaca el valor que el proyecto piloto de pasos peatonales 3D trae a la comunidad y la oportunidad de generar futuras intervenciones de este tipo para darle otra cara a la ciudad.

“Hay todo un abanico de oportunidades con base en esta primera actividad. Queremos realzar la experiencia como ciudadano de caminar la ciudad, sentirse seguro y sentir que le gusta lo que está viendo”, afirma.

El dinamismo de los pasos peatonales 3D ha tenido una buena acogida por parte de la comunidad. Se trata de un toque innovador y de embellecimiento en medio de las vicisitudes y crisis que atraviesa Caracas. 

Noticias relacionadas