• Potente, rápido y agresivo, así peleaba el boxeador venezolano cada vez que entraba al cuadrilátero. Era tan talentoso que consiguió 18 victorias consecutivas por nocaut en el primer asalto. Tenía un récord invicto de 27 combates. El único nocaut que sufrió fue contra sí mismo | Foto: AFP

El 19 de abril no solo se conmemora el primer paso hacia la independencia de Venezuela, también se cumple un año más de una tragedia que conmocionó al deporte nacional. “Ahora sí que me fregué. Ya no podré volver a ver a mi hija”, decía el boxeador venezolano Edwin “El Inca” Valero a un medio de comunicación, luego de asesinar a su esposa, de 24 años de edad, horas antes de suicidarse en prisión.

Potente, rápido y agresivo, así peleaba El Inca Valero cada vez que entraba al cuadrilátero. Conquistó los títulos mundiales de peso superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Era tan talentoso que obtuvo 18 victorias consecutivas por nocaut en el primer asalto, y tenía un récord invicto de 27 combates. Jamás perdió dentro del ring. El único nocaut que sufrió fue contra sí mismo.

Edwin Valero: 11 años de una suicidio que conmocionó a Venezuela
Foto: GETTY IMAGES/AFP

Su tragedia comenzó la noche del 17 de abril de 2010. Edwin Valero y su pareja, Jennifer Carolina Viera Finol, se hospedaron en el Hotel Intercontinental de Valencia, en Carabobo. El merideño conducía un Toyota Land Cruiser azul desde El Vigía, estado Mérida. Las lagunas y contradicciones en su relato eran evidentes, producto de la cocaína y el vodka que yacía en su organismo. Posiblemente, presentó ataques de paranoia.

Yoel Finol: el subcampeón olímpico venezolano en Río 2016, en peso mosca, es cuñado de El Inca Valero.

El Inca, de 28 años de edad, tenía previsto irse a Cuba para continuar con un tratamiento de rehabilitación; pero no tenía pasaporte, lo perdió. “Así que íbamos a estacionarnos en La Guaira hasta que me lo dieran. El vuelo iba a ser ayer (16 de abril)”, dijo el boxeador zurdo.

De acuerdo con su versión a El Nacional, unas personas lo venían persiguiendo por la vía del páramo, presuntamente, para robarlo o secuestrarlo. Por eso cambió su ruta hacia Valencia.

Asesinato de su esposa

Una vez en la habitación 624 del Hotel Intercontinental, Edwin Valero consumió más alcohol y estupefacientes, hasta que perdió el sentido del espacio y tiempo. En eso se acostó con Vieira Finol. Posteriormente, cuando despertó, él estaba impregnado de sangre y ella muerta. Las autoridades encontraron en el cadáver tres heridas con arma blanca en diferentes partes del cuerpo.

El Inca Valero: 11 años de una tragedia que conmocionó a Venezuela
Foto: Cortesía

Wilmer Flores Trosel, entonces director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), precisó que el boxeador salió de su habitación a las 5:30 am del 18 de abril, bajó a la recepción y confesó que había matado a su mujer. La pareja tenía un hijo de siete años de edad y una niña de cinco.

Jennifer Valero. Siguió los pasos de su padre en el cuadrilátero. Vive con su tío Yoel, en La Guaira. Practica boxeo a nivel amateur.

Aún sin la certeza de haber asesinado a su esposa, el campeón venezolano fue recluido en la Comandancia General de la Policía de Carabobo. El púgil, reseña El Nacional, sintió temor por su futuro inmediato. “Me siento solo. Necesito hablar con alguien”, esbozó, mientras asomaba los brazos por los barrotes de su celda.

Un recluso en la celda contigua gritó: “Edwin, mi amor, aquí te tengo un juguito para cuando quieras”. El Inca no quería tratos exclusivos, deseaba que lo dejaran con el resto de los reos. La madrugada del día siguiente apareció colgado de la reja de su celda. Con sus propias prendas de vestir se ahorcó y le puso fin a una vida rodeada de escándalos. Se dice que introdujo su ropa interior en la boca para no emitir ruidos; aunque el suicidio no quedó del todo claro.

No aparece el pantalón con el que supuestamente se suicidó. El cuerpo tenía moretones. Yo creo que a mi hermano lo mataron, hasta ahora no aparece el pantalón con el que supuestamente se suicidó. Tampoco sabemos cómo fue que Edwin se hizo las dos heridas que hallaron en la parte de atrás de su cabeza”, expresó Edward Valero, su hermano.

Trayectoria de Edwin Valero

De origen humilde, El Inca Valero dio sus primeros pasos en el deporte de las narices chatas a los 12 años de edad. Según algunos informes, obtuvo un registro aficionado de 86-6 con 45 nocauts. Por tres años consecutivos fue campeón amateur.

El merideño debutó en julio de 2002 a nivel profesional. En febrero de 2006 estableció una marca mundial por ganar sus primeros 18 combates en el primer asalto. El anterior récord, de 15 nocauts seguidos que logró Young Ott, databa desde 1905.

Valero obtuvo el título superpluma (59 kg) de la AMB en agosto de 2006, y lo defendió en cuatro oportunidades. En septiembre de 2008 dejó vacante su título de la AMB y se mudó al peso ligero (61 kg), donde obtuvo el cetro del CMB en Austin, Texas.

Problemas con drogas y alcohol

El púgil abandonó la rehabilitación en la que estaba el 8 de abril de 2010, después de, supuestamente, agredir a su pareja en marzo de ese año. Ella presentó varias costillas fracturadas. En ese momento, reseñó la agencia Reuters, su pareja no presentó cargos y aseguró que había sufrido una caída. El personal médico, en cambio, denunció que Valero la había golpeado.

Edwin Valero: 11 años de una suicidio que conmocionó a Venezuela
AFP / GETTY IMAGES

El Inca, de acuerdo con la versión de la agencia AP, estuvo internado el 28 de marzo en un centro de rehabilitación de Mérida por decisión de un tribunal, luego de sostener una pelea con una doctora y una enfermera en un hospital. Allí, aparentemente, estaba hospitalizada su esposa por heridas sufridas durante la riña.

Después del incidente en el centro médico, al boxeador lo detuvieron hasta que el tribunal que llevaba su caso acordó su reclusión temporal en un hospital psiquiátrico, bajo custodia policial, para someterlo a una “cura de rehabilitación”, aseguró en ese entonces Milda Mora, su abogado, a la agencia AP.

La medida se tomó luego de que una prueba toxicológica resultara positiva en alcohol y psicotrópicos. Mora, además, negó que Valero le propinara una golpiza a Viera Finol. Afirmó que la cónyuge del deportista resultó herida tras caer de una escalera cuando estaba revisando un tanque de agua en su casa.

José Castillo, mánager del peleador venezolano, declaró a Globovisión que nunca se debió permitir la salida de Edwin Valero del centro de rehabilitación. Ante las agresiones a su esposa y otros familiares, el boxeador quedó en libertad bajo fianza. En su régimen de presentación de cada 90 días, debía avisar a las autoridades si tenía previsto salir del país.

El Inca fuera del cuadrilátero

El Inca Valero: 11 años de una tragedia que conmocionó a Venezuela
Foto: Prensa Miraflores

El CMB había puesto a Edwin en una lista como campeón en receso, en la categoría de peso ligero, mientras recibía tratamiento por sus adicciones. Cuando conquistó el campeonato mundial superpluma del CMB, El Inca quería subir de división. Su objetivo era obtener una visa para pelear en Estados Unidos. Inclusive, había conversaciones adelantadas para un combate contra el filipino Manny Paquiao.

Sin embargo, Top Rank, su promotora, anunció que el dos veces campeón del mundo no tenía programado pelear a corto plazo. Se dice que le negaron la visa no solo por sus problemas de violencia doméstica, sino también por su devoción hacia Hugo Chávez. El boxeador, de hecho, tenía tatuada en el pecho una bandera de Venezuela con la silueta del expresidente.

El merideño, indica AP, no pudo aprobar un examen previo a una pelea en Nueva York, por lo que había sido suspendido de forma indefinida para competir en territorio estadounidense. Además, en febrero de 2001 había sufrido un accidente de moto que le causó una fractura de cráneo, en vista de que no tenía casco. Los médicos le removieron un coágulo de sangre en el cerebro y no le recomendaron boxear.

Valero consideraba que su fanatismo por Chávez estaba detrás del dictamen médico que le impedía pelear en algunas partes de EE UU. “En su brillante carrera pugilística, dándolo todo por Venezuela, El Inca no conoció la derrota; pero no pudo convertirse en vencedor de sí mismo”, escribió el líder revolucionario en su columna dominical Las Líneas de Chávez.

Edwin Valero: 11 años de una suicidio que conmocionó a Venezuela
Foto: Cortesía

En 2016, el director de cine venezolano Ignacio Castillo Cottin dio luz a “El Inca”, una película que recoge la historia de Edwin Valero. Sin embargo, el régimen de Nicolás Maduro censuró esta cinta en los cines de Venezuela. La obra se proyectó en festivales internacionales, como el de Miami y Bogotá. Asimismo, compitió por una nominación en la categoría de Mejor Película en Lengua Extranjera en los premios Oscar de 2017.

El Inca: La familia pidió retirar esta película en el país, como protección a los hijos de Edwin Valero. Un juzgado lo admitió en diciembre de 2016.

El Inca Valero, sin duda, tuvo una vida de película. Ganó 27 peleas en la misma cantidad de presentaciones, todas antes de cumplir los 12 asaltos. Esto le permitió ingresar al libro de los Récord Guinness, así como en la historia del deporte venezolano. No obstante, su legado dentro del cuadrilátero se manchó por el asesinato de su esposa.

Noticias relacionadas