• Ligia González ha presentado 12 obras con su grupo teatral lleno de jóvenes que la han convertido en parte fundamental del equipo. Foto principal: Angel Enrique Lungen- @angelcrop

“Yo me llamo Ligia, pero me pueden decir Mamá Ligia”, dijo Ligia González cuando llegó por primera vez a Taquilla Producciones. Muchos adolescentes y adultos jóvenes forman parte de este grupo teatral, pero “Mamá Ligia” tenía algo diferente del resto. Empujada por la sugerencia de su hijo menor, a los 72 años de edad decidió empezar a estudiar Actuación y codearse con la energía de los artistas jóvenes que hacen vida en las tablas de Caracas.

Toda su vida sintió atracción por el arte. Recuerda cuando formaba parte de los grupos culturales del colegio. Sin embargo, no continuó porque llegó el amor y las responsabilidades a su vida. Dejó el arte a un lado para dedicarse a su familia y levantar a sus hijos, pero eso no le genera ni un ápice de arrepentimiento porque está feliz de haberles dedicado su vida. 

Pero fue su hijo menor quien la animó a cumplir su sueño. Hace 13 años él trabajaba en el teatro Santa Fe, en Caracas. Ahí se presentaban muchos grupos teatrales y había talleres de actuación. Recordando el amor que sentía su madre por las actividades artísticas, la animó a inscribirse en uno de los talleres. La emoción que ella sintió cuando él le habló del tema fue algo que no puede describir.

“Eso fue tan emocionante. Él me llevó, me presentó a los profesores, siempre que yo estaba ensayando él estaba ahí para verme. Mi hijo me emocionó mucho. Me iba dando consejos y así fue que me adapté a todo. Fue una experiencia muy linda y emocionante. Mi hijo a todo el mundo le comenta que su mamá es actriz”, narra Ligia González, que actualmente tiene 85 años de edad, para El Diario.

Desde que empezó a estudiar, se concentra en escuchar a sus profesores, en tomar todas las acotaciones y dar siempre lo mejor de sí misma en el escenario. Para ella, su edad no representa ninguna limitante para hacer lo que tanto le gusta. 

Su primera obra de teatro fue en el Teatro Tilingo, ubicado en la avenida Andrés Bello, en Caracas. El montaje llamado Salvemos el Planeta estaba dirigido a niños y adultos con el objetivo de tomar conciencia sobre la preservación del medio ambiente. “Mamá Ligia” hacía el papel de la capa de ozono. 

Mamá Ligia es actriz
Foto: Ligia González- @mama_ligia

Su familia siempre en primera fila

“Mamá Ligia” ha participado en 12 obras con el grupo actoral Taquilla Producciones. Su más reciente participación fue en Mórtem, una pieza teatral cargada de emoción y reflexión. 

Mientras ella actuaba sobre el escenario, en primera fila estaba su familia. Algunos grabando su actuación, otros mirándola fijamente. Al salir de la sala, todos le brindaron un emotivo abrazo grupal. Entre fotos y lágrimas de emoción, a la actriz no se le quitaba la sonrisa de su rostro maquillado, por la caracterización del personaje, al ver el apoyo incondicional de su familia.

Yo me siento tan feliz de verlos cuando van a las obras y son los primeros espectadores”, expresa.

El respaldo de su familia no solo se lo demuestran durante las presentaciones. Sus hijos están atentos siempre para llevarla a los ensayos, esperarla y acompañarla a donde necesite. Ella se siente feliz y su familia disfruta verla hacer lo que le gusta.

Foto: Angel Enrique Lungen- @angelcrop

Arte entre jóvenes

Los ensayos transcurren en medio de una vibra juvenil a la cual “Mamá Ligia” se ha sabido adaptar. Sus compañeros de teatro la han hecho una parte importante del grupo. Por eso no duda en decir que el grupo de actuación al que pertenece actualmente “es el mejor que ha tenido”. 

“Ellos conmigo son una cosa aparte. Yo para ellos soy su Mamá Ligia. Todo es Mamá Ligia, ‘cuidado con Mamá Ligia’ y así. Todos ellos están muy pendientes de mí, estoy muy agradecida y muy orgullosa de que me haya tocado actuar con ellos”, dice emocionada. . 

Como a todos los actores, a veces le invaden los nervios, pero cuando está a punto de entrar al escenario los deja detrás del telón. Todo rastro de temor se borra cuando está frente al público.

Para sus compañeros de teatro trabajar con ella es un reto. «Mamá Ligia es muy talentosa, ha vivido mucho y uno cuando actúa se apega a las cosas que ha vivido para expresar sentimientos y emociones. Ella sabe expresar unos sentimientos increíbles y unas emociones brutales. Cuando trabajas con ella tienes que subir ajuro a su nivel. Me atrevería a decir que ella es la demostración perfecta disciplina, empeño, dedicación y que cuando se quiere algo no importa cuánto tardes en alcanzarlo, lo vas a lograr», comenta para El Diario, Angel Enrique Lungen, miembro del equipo teatral.

La gente suele sorprenderse cuando les cuenta que es actriz y participa en obras de teatro. Pero ella les tiene siempre una respuesta a esas personas: “Yo les respondo: ‘y qué? Uno puede hacer lo que le guste a cualquier edad. No nos podemos quedar en el aparato. Ya crié a mis muchachos, hice mi familia, tuve mi hogar, los levanté y ellos están orgullosos de su mamá ahora’”.

A sus 85 años de edad no cree en imposibles. “Mamá Ligia” encontró en las tablas de un escenario el lugar donde logró cumplir su sueño, y lo sigue haciendo. Es por eso que cree que la edad no es más que una limitante para quien decida que lo sea.

“Yo le digo a las personas de mi edad que se atrevan, porque no hay nada imposible, todo se puede hacer”, alienta con un tono maternal. 

Noticias relacionadas