• Una mujer filántropa y elegante que a través de sus obras y su personalidad se encargó de establecer un legado por décadas. Hoy, la princesa Diana estaría cumpliendo 60 años de edad. Foto: EFE

El 1° de julio de 1961, cerca de Sandringham, Inglaterra, nació una bebé cuyo futuro sería el más prometedor y, a su vez, el más desafortunado. Su nombre era Diana France Spencer, una niña de cabellos dorados y rasgos llamativos, hija de Edward John Spencer, vizconde de Althorp; y de Frances Ruth Burke Roche, vizcondesa de Althorp. Aunque este matrimonio terminó cuando Diana todavía era muy pequeña.

Diana tenía dos hermanas mayores, Lady Jane Fellowes y Lady Sarah McCorquodale, y un hermano menor, Charles Spencer, noveno conde Spencer. Su educación inicial fue en casa, y luego la inscribieron en varias escuelas de la alta sociedad como Riddlesworth Hall y West Heath. En 1976 se convirtió en Lady Diana Spencer después de que su padre heredara el título de Earl Spencer.

En cuanto a sus gustos, siempre se interesó por la cultura musical, el baile y los niños. De hecho, después de terminar sus estudios en Suiza se mudó a Londres y comenzó a trabajar con niños hasta convertirse en asistente en el jardín de infancia de Young England.

Diana y el príncipe Carlos

Diana era conocida por ser enamoradiza. La joven comenzó a salir con el príncipe Carlos de Gales, hijo mayor de la reina Isabel II del Reino Unido y de su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo; por tanto, el heredero al trono del Reino Unido, -quien era 13 años mayor que ella-, en 1977. La pareja se conoció cuando Diana era una niña y, según los informes británicos, jugaba con los hermanos menores de Carlos, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo, mientras su familia alquilaba Park House, una finca propiedad de la reina Isabel II.

Carlos y Diana: 40 años del compromiso que terminó en tragedia
Foto: Diana y Carlos

Por su parte, el príncipe Carlos solía ser objeto de atención de los medios y siempre formaba parte de los titulares de los periódicos por sus actividades y eventos sociales. Su noviazgo con Diana no fue la excepción. La prensa los catalogó como el príncipe reservado y amante de los jardines y la joven tímida interesada en la moda y la cultura popular.

En febrero de 1981, el príncipe Carlos le propuso matrimonio a Diana con un anillo de oro blanco rematado con diamantes y piedras preciosas. Para el 29 de julio del mismo año, su boda tuvo lugar en la Catedral de St. Paul en presencia de 2.650 invitados y una transmisión de casi mil millones de personas. Más de 70 países sintonizaron la que los medios denominaron “la boda del siglo”. 

Durante su matrimonio, Diana y Carlos tuvieron dos hijos. El mayor, el príncipe William Arthur Philip Louis, y el menor, el príncipe Henry Charles Albert David.

El fin de una relación tormentosa

En diciembre de 1993, la separación de la princesa Diana y el príncipe Carlos no se veía venir, al menos no para los fanáticos que observaban las portadas de los periódicos y revistas con fotos de la pareja. Luego, en agosto de 1996, el primer ministro británico, John Major, fue el encargado de leer la  declaración de la familia real a la Cámara de los Comunes acerca del divorcio de ambos.

De acuerdo con Tina Brown, biógrafa y escritora del libro The Diana Chronicles (La crónicas de Diana), la reina Isabel II fue una de las personas que instó a la pareja a ponerle fin a su matrimonio. No obstante, Diana conservó su título de princesa de Gales, pero aceptó renunciar a cualquier derecho al trono británico.

Al finalizar la relación, Diana dejó a un lado las obligaciones de la realeza y comenzó a perseguir sus propios intereses. Además, se convirtió en un ícono de la belleza, la moda y utilizó su estatus de celebridad para contribuir como defensora de diversas organizaciones benéficas para niños, personas en situación de calle, pacientes con VIH y proyectos sociales de concientización como el de prohibir las minas terrestres.

El costado real de Lady Di: más que un ícono de estilo, un alma caritativa - Infobae
Foto: Diana en obra de las Minas

 

También se dedicó a fortalecer los lazos afectivos con sus hijos, asistiendo a sus actividades escolares y llevándolos a hospitales para que se familiarizaran con la realidad fuera de las comodidades de la realeza.

Durante este proceso, Diana luchó contra la depresión y la bulimia. Los rumores de infidelidad por parte del príncipe Carlos con Camila Parker, duquesa de Rothesay y condesa de Chester, fueron el detonante para que Diana iniciara una relación amorosa con Hasnat Khan, un cirujano cardíaco paquistaní que conoció en 1995.

Desde su llegada a la familia real británica, la princesa Diana desempeñó un rol fundamental en la familia de los Windsor, y más aún cuando han pasado más de 20 años de su muerte y continúa en la memoria de todos.

Un trágico final 

El 31 de agosto de 1997, Diana se encontraba en París, Francia junto a su entonces pareja, el multimillonario Dodi Fayed. Ambos intentaban escapar de los paparazzi, quienes durante su vida con la familia real, fueron intrusivos con ella. Se montaron en un auto que era conducido por Henri Paul, jefe de seguridad del Hotel Ritz y durante la persecución se estrellaron en el Puente del Alma de París. Diana inicialmente sobrevivió al accidente, pero sucumbió a sus heridas en un hospital horas después.

Parabrisas | La muerte de Lady Di: ¿de quién fue la culpa?
Foto: Accidente de automóvil en París

La princesa falleció a sus 36 años de edad. La noticia de su muerte conmocionó al mundo. La reina Isabel II, quien fue criticada por no responder públicamente de inmediato a la muerte de Diana, pronunció un discurso televisado desde el Palacio de Buckingham el 5 de septiembre: “Nadie que conoció a Diana la olvidará jamás. Millones de personas que nunca la conocieron, pero sintieron que la conocían, la recordarán…”.

El 6 de septiembre, el funeral de la princesa comenzó en el Palacio de Kensington, donde millones de fanáticos, personas de la nobleza británica, y sus hijos, William, de 15 años; y Harry, de 12, estuvieron presentes.

“Si tan solo hubiese usado el cinturón”

En 2004, siete años después de su fallecimiento en París, el jefe de la Policía de Londres, Sir John Stevens, le pidió al doctor Richard Sheperd que revisara las pruebas para indagar de nuevo en la trágica muerte de la princesa, de acuerdo con El País.

Sheperd investigó y aseguró que efectivamente “fue un trágico accidente”, como cuenta en su libro Unnatural Causes. En su estudio, el analista relató que las muertes de Paul y del millonario Fayed fueron inmediatas, pero no la de Diana. Con el golpe, la princesa se precipitó hacia delante, pero pesaba menos que sus acompañantes y sufrió menos heridas; además, estaba sentada detrás de Rees-Jones (su guardaespaldas), sujeto con el cinturón, y cuyo cuerpo se movió menos.

Por tanto, las heridas de la princesa eran, inicialmente, menores pero graves. Para el investigador, el fallecimiento de la princesa podía haberse evitado. “La muerte de Diana es un ejemplo clásico de lo que solemos decir casi después de cada muerte: ‘Si solo hubiera impactado contra el asiento de enfrente en un ángulo ligeramente diferente o si simplemente se hubiera puesto el cinturón de seguridad, habría estado sujeta…’”, aseguró el especialista.

Los documentales de Lady Di en Netflix

Diana es una figura que permanecerá en la memoria de muchos como un ícono contemporáneo de la moda, las obras benéficas, las demandantes reglas de la realeza y su vida amorosa. Ante esto, Netflix mantiene en su plataforma una lista de piezas audiovisuales que no solo inmortalizan la vida de Lady Di, sino que muestran los aspectos más fuertes de su vida. 

Entre las series más destacadas del servicio streaming se encuentran:

The Crown (2016). La princesa Diana es interpretada por Emma Corrin y durante la cuarta temporada, estrenada en 2020, se desarrolla a profundidad la vida de Lady Di con la familia Windsor.

Diana; In Her Own Words (2017). Este documental desarrolla aspectos íntimos de la princesa a través de imágenes y grabaciones personales.

The Story of Diana (2017). Se dan a conocer los momentos difíciles y la trayectoria de de la princesa a través de un análisis de las entrevistas con su hermano y personas cercanas.

The Royal House Of Windsor (2017). Es un documental de seis episodios que explica cómo fue la vida de Diana conviviendo con la familia real, así como el poder, la política y otros aspectos.

Memoriales y organizaciones benéficas

En 2007, justo antes del décimo aniversario de su muerte, William y Harry honraron a su madre con un concierto especial que se realizó el día en que habría cumplido 46 años. Las ganancias del evento se destinaron a organizaciones benéficas apoyadas por Diana y sus hijos.

Foto: Lady Di recuerdos 4 | Fotos: Diana de Gales: sus mejores momentos | Imágenes
Foto: Concierto en memoria de la princesa en 2007

William y su esposa, Kate Middleton, también recordaron a Diana cuando nombraron a su segunda hija, la princesa Charlotte Elizabeth Diana, quien nació el 2 de mayo de 2015.

El Fondo Conmemorativo Diana, Princesa de Gales se fundó después de su muerte para proporcionar recursos para la reforma penal, asilo y otros aspectos. En 2013, el fondo se incorporó a la Fundación Real de los Duques de Cambridge y el Príncipe Harry.

A comienzos de junio de 2021, Harry y su esposa, Meghan Markle, anunciaron el nacimiento de su segunda hija, llamada Lilibet Diana Mountbatten-Windsor. “Lleva el nombre de la reina, cuyo apodo familiar es Lilibet. Su segundo nombre, Diana, fue elegido para honrar a la amada y difunta princesa de Gales”, emitió la pareja a través de un comunicado.

El legado de la princesa Diana será perenne tanto en la vida de la realeza británica como en la de sus fanáticos. No solo por ser una mujer que destacó físicamente por su belleza, sus joyas o sus costosos atuendos, sino por brindarle a la sociedad su voz y su apoyo para concientizar sobre las injusticias y causas humanitarias.

Noticias relacionadas