• El peronismo perdió el control del Senado por primera vez desde 1983. La coalición opositora Juntos por el Cambio, que encabeza el expresidente Mauricio Macri, ganó en 13 provincias y sacó una ventaja general de votos de más de 10 puntos sobre el Frente de Todos, del cual forma parte la vicepresidenta Cristina Kirchner

Dura derrota para el kirchnerismo en Argentina. Después de más de tres décadas, el peronismo, coalición que gobierna hoy, perdió el control del Senado, que actualmente preside la vicepresidenta de la nación, Cristina Kirchner.  Pero no fue el único fracaso político y electoral para el Ejecutivo de izquierda: en el total de votos del país perdieron por casi 10 puntos de diferencia frente a la agrupación opositora Juntos por el Cambio. A pesar de los contundentes resultados, el presidente Alberto Fernández emplazó a sus partidarios a festejar: “El miércoles llenemos la Plaza de Mayo y celebremos este triunfo como corresponde”.

Juntos por el Cambio, que encabeza el expresidente Mauricio Macri, ganó en 13 provincias, incluidas seis de las ocho en las que se elegían senadores. El Frente de Todos, la coalición de gobierno, ganó en nueve. De esta forma, la oposición logró reducir el bloque peronista de 41 a 35 bancas en la Cámara Alta.

En la Cámara de Diputados, sin embargo, el gobierno logró amortizar la caída. A falta de confirmar algunas bancas inciertas, el oficialismo seguirá siendo la primera minoría, con 118 (2 menos). Para la oposición, los resultados en la Cámara Baja se traducirán en un diputado más de los que tienen actualmente, al pasar de 115 a 116. No obstante, esto obliga al gobierno a buscar alianzas en el Congreso para sacar adelante sus proyectos, algo trascendental en medio de las negociaciones por el pago de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Millones de argentinos en todo el país dijeron basta y derrotaron la tristeza, la frustración, el dolor, el enojo”, proclamó con entusiasmo la cabeza de lista de Juntos por la ciudad de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que pasará a ocupar un escaño en el Congreso tras ser gobernadora de la provincia de Buenos Aires entre 2015 y 2019.

Midieron fuerza en Buenos Aires

Con un 99,4 % de los votos escrutados, la lista encabezada por Vidal cosechó una cómoda victoria en la capital al obtener el 47 % de los sufragios. Esto fue un punto menos que en las primarias de septiembre, cuando las tres listas presentadas por la coalición opositora sumaron el 48,1 %.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), principal bastión de la oposición al peronismo, está gobernada desde el 2015 por Horacio Rodríguez Larreta, uno de los máximos referentes de Juntos por el Cambio y potencial candidato en las elecciones presidenciales de 2023.

“Este resultado es un reconocimiento a la transformación que juntos venimos haciendo hace muchos años en la ciudad y que empezó Mauricio (Macri)”, señaló el jefe de gobierno porteño, principal impulsor de la candidatura de María Eugenia Vidal, desde el búnker opositor situado en Costa Salguero.

Otro partido que irrumpió con fuerza fueron los liberales. En CABA, el área con las zonas de mayor poder adquisitivo de la capital argentina, el radical Javier Milei fue la tercera fuerza, con 17 % de los votos, detrás de Juntos y el Frente de Todos. De esta forma, los liberales lograron dos bancas en CABA.

Juntos por el Cambio festejó su victoria. Foto: EFE.

En la Provincia de Buenos Aires, que agrupa a los sectores populares y es el feudo peronista por excelencia, el kirchnerismo logró amortizar los malos resultados que obtuvo hace semanas en las primarias.

La lista de candidatos de Juntos por el Cambio para este distrito, liderada por Diego Santilli (PRO) y Facundo Manes (Unión Cívica Radical), fue la más apoyada con un 39,8 % de los votos, poco más que la coalición oficialista del Frente de Todos (38,5 %), según las cifras correspondientes al 97,2 % de las mesas electorales.

Estos resultados son mucho más apretados que los cosechados en las primarias de septiembre, cuando las dos listas de Santilli y Manes aglutinaron un 37,9 % de los votos y la lista única del Frente de Todos logró, por su parte, el 33,6 %.

“Tenemos que ir hacia la producción, porque producir es tener más educación, más trabajo, generar lo nuestro y exportar lo que hacemos, para tener una provincia y un país distinto. Eso es lo que tenemos que construir”, aseveró Santilli desde la sede de Juntos por el Cambio en La Plata.

El liberal José Luis Espert también logró el tercer puesto y entró al Congreso.

Sacan cuentas para 2023

Después de conocer los resultados, el expresidente Mauricio Macri subrayó que Argentina está ante el “fin de una era” y de una “cultura del poder oscura y perversa” que podría terminar, definitivamente, en las elecciones presidenciales de 2023.

“Tenemos una transición hasta 2023 que hay que acompañar y administrar entre todos, porque estamos frente a un gobierno que no tiene plan y no tiene rumbo”, aseveró el exmandatario y dirigente de Juntos por el Cambio en declaraciones al canal noticioso TN, agregando que la oposición encara una “nueva oportunidad”.

“Esta nueva oportunidad no la podemos perder repitiendo los mismos errores del pasado. Lo que necesitamos es un conjunto de dirigentes maduros, responsables, que entiendan la complejidad de lo que significa construir esa sociedad que queremos”, concluyó Macri.

Sin embargo, los resultados de este domingo sirvieron también para reforzar a varios liderazgos que se perfilan como candidatos para las presidenciales de 2023. Además de Mauricio Macri, en la oposición está María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y Javier Milei, quien luego de conocer los resultados, avisó a la multitud que fue a verlo que recorrerá el país para que los liberales tuvieran un candidato en las próximas elecciones.

El presidente Alberto Fernández. Foto: EFE.

División en el gobierno

La derrota del gobierno evidenció, una vez más, la fractura entre la vicepresidenta Kirchner y el presidente Fernández. La vicepresidenta no acudió al búnker del Frente de Todos, esgrimiendo un supuesto reposo por cansancio. El mandatario, en cambio, hizo una declaración institucional desde la Casa de gobierno y luego visitó el comando de campaña, en el que compartió tarima con el resto de líderes del Frente de Todos.

“He cometido errores y mi obligación es aprender de los mismos”, aseveró el mandatario al conocerse los resultados, en un discurso televisado. Llamó a abrir una etapa de esperanza y dejar atrás la que ha estado marcada por la pandemia de la covid-19 y la crisis económica que aseveró recibió del gobierno de Macri.

Abogó así por “priorizar los acuerdos nacionales” en un momento en que, según remarcó, ya se siente la recuperación -tras tres años y medio de recesión- pero en que es crucial llegar a un “acuerdo sustentable” con el FMI, para refinanciar con el organismo la deuda de 44.000 millones de dólares contraída por el gobierno anterior.

Para ello, adelantó que enviará al Congreso un proyecto de ley que incluirá los avances que el gobierno haya alcanzado con el FMI, pero “sin renunciar a los principios de crecimiento económico e inclusión social”.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas