• Algunos conductores optaron por ajustar sus tarifas para preservar la clientela

Los taxistas tradicionales de Caracas recurren a servicios fijos o transporte privado  ante el auge de las aplicaciones móviles dedicadas al traslado de personas.

Desde hace más de cinco años, el mundo adoptó una nueva modalidad: el servicio de solicitud de taxis económicos a través de compañías como Uber o Cabify, que causaron revuelo y preocupación entre los conductores, quienes denunciaron competencia desleal, tal y como ocurrió en Barcelona y Madrid (España), Panamá, Estados Unidos y México.

En Venezuela el negoció inició con Nekso, en el año 2015. Fue de las primeras empresas en captar al público por la rapidez y costo de la “carrera”. Sin embargo, fue la época de la pandemia la escogida para lanzar dos servicios que gozan de gran popularidad actualmente: Ridery y Yummy Rides.

Las referidas aplicaciones son una opción para los ciudadanos debido a los costos del traslado, el buen estado de las unidades y lo rápido que llega la unidad.

“La clientela en la línea ha bajado 70 %”

José Vera presta servicios en la línea Buen Pastor, ubicada en Bello Campo, municipio Chacao de Miranda. Tiene 11 años en este sector y recordó en entrevista con El Diario, los problemas que han superado en los últimos tiempos: la escasez de efectivo, que se solventó con el pago móvil y las divisas. Ahora, la falta de clientes es una  nueva dificultad.

Leer más  Atacaron al escritor Salman Rushdie durante un acto en Estados Unidos

“Aquí a la línea llega muy poca gente. Después de que salieron estas aplicaciones, la clientela cayó cerca de 70 %. La pandemia también nos afectó, pero igual había gente que nos llamaba para pedirnos un servicio. Claro está, en 2020 estábamos mejor que ahora”, dijo.

Contó que los clientes que tiene desde hace 20 años y el transporte privado son las opciones que le generan recursos. “Así es que sobrevive uno, porque diariamente podemos hacer entre dos y cuatro carreritas, como hay días en los cuales no hacemos ni una, y nosotros estamos ocho horas acá”.

Apuntó que el traslado hacia el aeropuerto de Maiquetía, en La Guaira,  también tuvo un descenso. “Las aplicaciones cobran 25 dólares. Si nosotros cobramos 30 dólares no nos contratan, la gente empieza a chillar”.

Indicó que el mantenimiento del vehículo es una inversión mensual. “Yo no sé cómo van a hacer esos taxistas de aplicaciones cuando se les dañe un caucho o le pase algo al carro”, cuestionó..

Leer más  Detectaron el virus de la polio en aguas residuales de Nueva York: ¿cómo se contagia?

Juan Carlos Blanco, compañero de Vera y con 18 años de experiencia al volante, también siente el impacto de estas empresas en su labor. “Hemos tratado de mantener nuestro trabajo y ha sido posible gracias a nuestros clientes fijos, quienes nos han salvado la patria. Ellos, por confianza, nos llaman”.

Agregó que el confort y la calidad del servicio es similar a la de los taxis que están afiliados a aplicaciones. “Cumplimos nuestras medidas de bioseguridad, mantenemos la unidad en perfectas condiciones, solo que ellos manejan unas tarifas muchísimo más bajas”.

Consultado por los gastos de membresía y pago de impuestos, aclaró que anualmente sostienen reuniones con funcionarios de la Alcaldía de Chacao para la definición de los aranceles. “Estamos legales en Bello Campo. Ellos -trabajadores de la Alcaldía- todos los años se reúnen con nosotros los directivos y nos proponen una tarifa acorde con la situación país”.

Indicó que mensualmente un conductor invierte entre 40 y 80 dólares en mantenimiento. “Esto incluye lavado, aceite. Puede ser mucho más si el carro te pide amortiguadores o pastillas de frenos”, concluyó.

“Puedo hacer hasta 300 dólares mensuales gracias a la aplicación”

Taxistas convencionales pierden clientes por el auge de las aplicaciones de traslados en Caracas

Un conductor que presta servicio en Ridery precisó que los clientes resultan beneficiados con un traslado a precio solidario, con seguridad y rapidez. “Los taxis convencionales no tienen margen de competencia, sus tarifas son muy altas. Una carrera mínima son 5 dólares, cuando nosotros la cobramos en 0,60 dólares por kilómetro”, apuntó.

Leer más  "¿Y si este es mi destino?": los hijos de pacientes con alzhéimer temen por el diagnóstico

Este taxista, quien viene del área militar, cambió su trabajo de oficina y no se arrepiente de la decisión. “No es un hobby, es mi única fuente de sustento. A mí me resulta mucho porque mensualmente puedo hacer hasta 300 dólares o más, y si el mes es movido, me va mejor. Como me administro bien, esto me resulta”.

Resaltó el proceso de selección y adiestramiento de la compañía. “Todos pasamos por un proceso de inducción, hacen hincapié en el buen trato hacia el usuario. Si se recibe algún reporte negativo acerca del trato de algún conductor, se hace la averiguación y se da de baja”, agregó.

De momento, la convivencia entre los taxistas de líneas convencionales y los afiliados a aplicaciones se mantiene. Le corresponde a cada cliente decidir si selecciona a su conductor de confianza o si apela a un nuevo mecanismo de traslado ante la posibilidad de ahorrar dinero en el servicio.

Noticias relacionadas