• A pesar de que adeptos al régimen de Nicolás Maduro sabotearon con música de campañas políticas pasadas las manifestaciones de los movimientos feministas, las mujeres alzaron su voz este 8 de marzo para reivindicar sus derechos humanos

La música tapaba los cánticos hasta hacerlos inentendibles, como un ruido vacío e insignificante. “Chávez corazón del pueblo”, sonaba a todo volumen en la plaza Parque Carabobo, en Caracas, desde una tarima. El “todos con Maduro” también se escuchó. Lo que intentaban silenciar las canciones, sin embargo, era uno de los tantos mensajes que este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, resonaron con más fuerza en todo el país a pesar del impedimento: “De qué socialismo / nos están hablando / si a las mujeres nos están asesinando”, coreaba un grupo de mujeres reunidas alrededor del andamiaje.

El momento no pudo representar de manera más exacta el reclamo de los distintos movimientos feministas en Venezuela. Mientras que ellas denunciaban el “sistema patriarcal” y la ausencia del Estado para escucharlas y garantizarles sus derechos, un hombre, que hablaba en nombre de la “revolución”, subió a la tarima y tomó el micrófono. “Todos tenemos pluralidad, tenemos libre expresión”, dijo con la música de fondo, mientras las mujeres le gritaban que se bajara. Lejos de dar la palabra a alguna, continuó con su discurso improvisado: “Hoy más que nunca, queremos que la mujer venezolana sea el pilar fundamental de nuestro proceso de integración, de solidaridad, de socialismo”. Las mujeres seguían abajo. El hombre zanjó los reclamos con más música.

Manifestación derechos aborto chavismo intentó callar al movimiento feminista el 8M Parque carabobo Caracas
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Ante el desplante, algunas manifestantes se alejaron de la tarima, mientras que otras, como gesto de indignación y sorpresa, negaban con la cabeza en señal de rechazo al discurso del hombre. “Estamos totalmente en contra de que los hombres se expresen de esta manera”, declaró para El Diario Ana Bello, una de las manifestantes. “Las mujeres tenemos problemáticas que el Estado no está enfrentando y no podemos permitir que ese mismo Estado machista y opresor hable en nombre de nosotras”.

A la 1:30 pm, media hora después de que empezara la convocatoria, algunas mujeres empezaron a abandonar la plaza, inconformes con el uso político de su lucha por parte del chavismo. De hecho, lejos de ser una de las manifestaciones multitudinarias como ocurrió en ocasiones anteriores, este año la concurrencia fue mucho menor, salvo por la movilización de los empleados públicos como acostumbra el régimen chavista.

Manifestación derechos aborto chavismo intentó callar al movimiento feminista el 8M Parque carabobo Caracas
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Desfile del PSUV

Pasadas las 1:40 pm, las agrupaciones feministas se ubicaron en plena calle, en la avenida Universidad, frente al Ministerio Público. A varios metros de distancia, desde Bellas Artes, se avistaba una avalancha de banderas, trapos rojos y motorizados. Todos venían de otra tarima que había instalado el chavismo en la plaza Morelos, desde donde también tenían música y varios dirigentes hicieron discursos. “No estamos celebrando, estamos luchando”, cantaban las feministas, en contraste con el mensaje festivo que daban los seguidores del oficialismo: “Comandante eterno, el pueblo organizado mantiene tu legado”.

Foto: José Daniel Ramos.

Poco antes de las 2:00 pm llegó el grupo de motorizados para abrirse paso entre los movimientos feministas. La mayoría eran hombres. A empujones lograron hacerse camino, empezando así un desfile hacia la esquina San Francisco, que se extendería por varios minutos, y en el que el color rojo era el predominante, por encima de los típicos morado y verde que caracterizan a la lucha feminista.

Leer más  Un grupo de jóvenes de bajos recursos aprende música en las calles de Caracas

En el desfile chavista, además de empleados públicos del Metro de Caracas, de la Asamblea Nacional del chavismo y de ministerios, pasaron también algunos altos representantes del régimen, todos rodeados de un cinturón de seguridad que hacía imposible cualquier acercamiento con algún manifestante. Uno de ellos fue Pedro Carreño. Mientras alzaba la mano al aire o aplaudía, las representantes feministas, cada vez más desplazadas de la calle, cantaban: “Hombre chavista, hombre opositor, si eres machista también eres opresor”.

Foto: José Daniel Ramos.

La tensión entre las organizaciones independientes se incrementaba con el paso de los minutos. A las 2:00 pm, uno de los hombres que desfilaba con el chavismo se abalanzó sobre uno de los manifestantes que acompañaba al movimiento feminista desde temprano. ¿El motivo? No quería dejar de tocar el bombo que alentaba los cánticos. “¿De dónde saliste tú, chamo”, le dijo con tono amenazante, a lo que respondió con su dirección sin un ápice de nerviosismo. Boom, boom, boom, no paraba el bombo. “Te voy a partir la cara, oíste”, continuó el chavista. Boom, boom, boom. Llega otro hombre más y lo empujan. Boom, boom, boom, más fuerte. Después de contener un golpe, los dos adeptos al régimen se marcharon. Y Boom, boom, boom, frente al Ministerio Público.

Cabrera integra la organización Calistenia Cultural, un voluntariado que recibe denuncias de violencia de género, organiza charlas sobre temas como la masculinidad o la salud sexual y reproductiva, y que recibe a hombres que reconozcan que hayan sido violentos o machistas y que quieran cambiar. Foto: José Daniel Ramos.

El del bombo se llama Alejandro Cabrera y habla con la misma serenidad con la que respondió a los ataques. “A los compañeros les indignó lo diferente, el pensamiento que no es igual al de ellos, que eleva unas denuncias que no favorece a sus privilegios”, dice para El Diario. Su lucha, dice para diferenciarse, es por la vida y no por un partido. De hecho, él también se considera chavista, revolucionario, pero no le cuesta distanciarse del “proceso”, como llama al régimen de Maduro. “Hay un retroceso muy fuerte, en el que se han violentado un montón de derechos de manera sistemática y estamos aquí protestando por eso”, asevera.

Que Cabrera se considere chavista o de izquierda poco sorprende. De hecho, si algo dejan claro cada una de las manifestantes feministas, es que forman parte de un movimiento ideológico muy diverso y recuerdan que la lucha feminista tiene inevitables tintes políticos. Incluso muchos de los trapos se identifican con la izquierda. Por eso él prefiere hablar de “partidización” del 8M y no de “politización”. Sobre eso dice: “Es muy peligroso, porque cuando institucionalizas las luchas de los pueblos, normalmente lo que ocurre es que se crea una élite que se aleja de esas luchas”.

Leer más  Mataron a un soldado colombiano en una zona fronteriza con Venezuela
Manifestación derechos aborto chavismo intentó callar al movimiento feminista el 8M Parque carabobo Caracas
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Ante la firmeza de los movimientos feministas, con cánticos y pancartas en mano, un policía se acercó a una de ellas para intentar persuadirlas para que dejaran de manifestarse. “Están entorpeciendo la marcha”, argumentó el funcionario antes de acusarlas de violentas. “Todo tranquilo, porque no somos varones”, respondió una de ellas y se alejó soltando una carcajada. El impasse terminó allí. Apenas había pasado una hora desde el inicio de la convocatoria.

Manifestación derechos aborto chavismo intentó callar al movimiento feminista el 8M Parque carabobo Caracas
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Las otras manifestaciones del 8M

Lo que sucedió con la tarima, instalada por la Alcaldía de Caracas, fue solo una de las tantas muestras de la partidización de las manifestaciones del 8M por parte del régimen de Nicolás Maduro. Varias ONG de derechos humanos y movimientos feministas convocaron en la capital a varias protestas y en todas, según contaron para El Diario algunas de las manifestantes, el proselitismo político del chavismo fue el protagonista, reemplazando en ocasiones las demandas del feminismo por lemas afines a ellos.

El Día de la Mujer en Caracas empezó con una concentración en la plaza El Venezolano. Varias organizaciones feministas acompañaron hasta la sede de la OPSU a Yudeinnis Sánchez, trabajadora de FundaUnellez, quien denuncia que fue víctima de acoso laboral y sexual en esa institución.

Sánchez fue recibida por Yormar Rubio, director general del Ministerio de Educación Universitaria, a quien entregaron una carta con firmas recolectadas a través de Internet, en la que hicieron tres demandas: la restitución de Sánchez en su cargo, una sanción al supuesto agresor (quien todavía trabaja en FundaUnellez) y el pronunciamiento de Tibisay Lucena, actual ministra de Educación Superior.

A partir de las 10:00 am los grupos feministas se fueron congregando en la plaza Parque Carabobo, frente al Ministerio Público (MP). Ya a esa hora, adeptos al régimen de Nicolás Maduro instalaron las cornetas y pusieron la música alusiva a Chávez, saboteando la actividad de las manifestantes. Las agrupaciones entregaron un documento ante el MP con varias peticiones, entre ellas: la prohibición de la exigencia de un código de vestimenta a las mujeres para acceder a la sede, elaborar un protocolo de atención a las mujeres que acudan al MP para denunciar y optimizar los procesos de investigación penal.

Asamblea feminista

A las 2:20 pm, ya con el desfile del régimen disminuido pero con la música con el mismo volumen, las integrantes de los movimientos feministas se ubican en el centro de la plaza Parque Carabobo. “Estado machista, violento y opresor defiende a las mujeres solo por televisión”, corean para animar el ambiente. Los cánticos tienen su efecto, y de a poco se acercan más manifestantes, aunque no llegan a superar las 40 personas en su momento de mayor convocatoria.

No obstante, allí el ambiente tiene todos los elementos que se esperarían de una manifestación feminista. Rodeadas por un cordón verde, algunas de las voceras incitan al resto de mujeres a guindar sus trapos. Allí no hay rojo, pero sí mucho verde, morado, y el multicolor de la bandera LGBT. Tampoco hay caras de Hugo Chávez ni mensajes de apoyo a Nicolás Maduro, sino reclamos de las mujeres: Aborto legal, seguro y gratuito; basta de feminicidios; igualdad de género; educación sexual para decidir y métodos anticonceptivos; o mejores salarios para las mujeres.

Leer más  El pueblo tachirense San José de Bolívar buscará ser la zona azul de Venezuela

Pero las diferencias no terminan allí. El micrófono lo rotan entre las mujeres que pidan la palabra. No hay música complaciente, sino discursos duros. Tampoco grandes cornetas; solo un megáfono cuyo sonido potencian con dos micrófonos conectados a una pequeña corneta.

“Esto no es un show, hoy estamos juntas para darnos voz a nosotras, escuchar diferencias y abrazar diversidades”, dijo una de las mujeres que tomó la palabra. Un aplauso resonó fuerte cuando otra de ellas se solidarizó con las mujeres ucranianas y rusas que se niegan a la guerra. “El interés de las armas no es el interés de las mujeres”, dijo.

Los mensajes que igual se escuchan

A pesar de que con música el régimen intentó callar sus voces, los mensajes de muchas mujeres del 8M resuenan con fuerza. Estos son algunos de ellos: 

Nathaly Verastegui: “Nosotras venimos a conmemorar nuestras luchas históricas y a hacer las reivindicaciones por las que hemos luchado durante siglos. Una de esas demandas es la despenalización del aborto, bajo la consigna de educación sexual para decidir, aborto legal para no morir y anticonceptivos para poder decidir sobre nuestros cuerpos. Por otra parte, también estoy aquí para denunciar las condiciones infrahumanas en las que se encuentran las mujeres en los centros penitenciarios”.

Manifestación derechos aborto chavismo intentó callar al movimiento feminista el 8M Parque carabobo Caracas
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Mercedez Márquez: “Yo quería sentirme segura en un sitio en el que me sintiera contenida por mis amigas, por mis compañeras de lucha, pero eso no se dio por el sistema patriarcal. El mensaje que más quiero enviar es que entre las mujeres nos tenemos que apoyar y que siempre intentemos ser sororas en todo momento. La consigna dice: ‘la policía no me cuida, me cuidan mis amigas. Eso es algo que debemos llevar siempre presente y entender que entre mujeres no debemos ser enemigas y que estamos para apoyarnos”.

Manifestación derechos aborto chavismo intentó callar al movimiento feminista el 8M Parque carabobo Caracas
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Iris: “Nosotras estamos marchando por las desaparecidas, por las mujeres violadas y asesinadas. No hay nada que celebrar el 8M. ¿Vamos a celebrar que nuestras hermanas son asesinadas? No. Debemos pedir justicia por todas las mujeres a las que les quitaron la vida. Queremos justicia”.

Manuela Pérez: “Vengo porque así como muchas mujeres han perdido a sus hijas, madres, hermanas o amigas, yo también perdí a mi hija. Ella era Adriana Urquiola, intérprete de señas que perdió la vida en las protestas de 2014, y viví un proceso bastante duro de casi cuatro años para lograr la justicia. Estoy aquí para apoyar a esas madres en ese proceso tan duro de poder lograr la justicia”.

Manuela Pérez. Foto: José Daniel Ramos.

Úrsula Remedios, de Comadres Púrpuras:  “El mensaje es una visual de lo que pasó acá. Es una imagen de la construcción de un movimiento diverso. El mensaje es de la necesidad de un encuentro entre organizaciones, en discernir y disertar,  porque el discurso del patriarcado, de los machistas que nos han gobernado, es que no podemos decir nada en contra. Creo que hay una oportunidad aquí de ruptura frente a esa práctica machista”.

Úrsula Remedios. Foto: José Daniel Ramos.
Noticias relacionadas