• Ante la crisis económica que vive el país, comerciantes y particulares han migrado cada vez más al uso de plataformas digitales para realizar operaciones financieras en dólares

Mariel Sánchez, emprendedora venezolana, tenía poca comida en su casa. Se dio cuenta de que su nevera estaba casi vacía. Solo había un paquete de harina de maíz abierto, un pimentón rojo picado por la mitad y poco más, por lo que decidió salir a hacer algunas compras. Buscó en una de las gavetas de su cuarto un billete de 10 dólares, pues contaba solo con 20 mil bolívares en su cuenta corriente, no le alcanzaban para mucho.

Recordó el apagón de marzo en el que aprendió, de forma amarga, la importancia de contar con dólares en efectivo, pues muchos establecimientos solo estaban aceptando esa forma de pago debido a la inestabilidad del sistema de puntos de venta y a la poca capacidad de compra del bolívar.

Se dirigió a un establecimiento comercial ubicado en la entrada del sector Los Naranjos, en Caracas, y rápidamente descubrió que no llevaría muchas cosas a su hogar con la referida cantidad, pues los precios habían aumentado y sobrepasado sus cálculos previos. “¿Aceptas Zelle?”, preguntó con timidez y resignación al encargado. Contaba con recursos en la mencionada plataforma, aunque no creyó que eso pudiese servir de algo. Para su sorpresa, la respuesta del comerciante fue afirmativa: “Sí, ya le paso el correo electrónico”.

Casos como este empezaron a surgir en Venezuela luego del lanzamiento de Zelle en el año 2017, una plataforma de pagos digitales con miras a revolucionar las finanzas digitales para siempre. Se trata de un servicio de transferencias monetarias online cuyo mayor valor agregado es la ausencia de comisiones para los emisores y receptores, lo que, aunado a la rapidez de las transacciones, lo hace un competidor interesante de otros servicios del mismo tipo como Venmo o Paypal — plataformas de pago online que operan en casi todo el mundo — .

Luego de dos años del lanzamiento de la plataforma, Alexander Cabrera, miembro de la empresa consultora A.C Nielsen, reveló que Venezuela era el primer país con la mayor cantidad de búsquedas en Google de la palabra “Zelle”.

Los datos de Nielsen señalan, por tanto, una tendencia de los venezolanos a querer saber más sobre las distintas formas de pago en dólares que provee el mercado financiero global, como forma de preservar su poder adquisitivo. Ello en medio de una crisis sin precedentes en las que priman salarios en bolívares que son, a todas luces, insuficientes para cubrir las necesidades básicas.

Datos de Google Trend -un recopilador de datos de búsqueda de la empresa Google- muestran un mayor interés por parte de los internautas venezolanos en Zelle en los últimos dos años. Los estados en los que se registran mayor cantidad de búsquedas de la palabra “Zelle” son Miranda, Distrito Capital, Carabobo, Anzoátegui y Nueva Esparta.

blank

En la actualidad es común observar que una gran cantidad de comerciantes y particulares utilizan la referida plataforma para la compra-venta de productos o servicios, y el espectro de quienes la utilizan en Venezuela no distingue ninguna característica específica. Universitarios, ingenieros, periodistas, mototaxistas, puestos de comida rápida e incluso prostitutas forman parte de quienes realizan operaciones por allí.

¿Por qué esta aplicación es tan atractiva para los venezolanos?

El funcionamiento de Zelle es sencillo: se descarga la aplicación del banco estadounidense en un teléfono inteligente; se elige el destinatario del dinero, que debe ser identificado a través de su correo electrónico o de su número de teléfono estadounidense, y finalmente se realiza la transacción.

Sin embargo, tiene una limitante. Solo puede ser usada por personas que posean una cuenta bancaria en Estados Unidos.

Muchos comercios y personas proponen Zelle como vía para recibir pagos por sus servicios. Las transacciones de menudeo realizadas con este método de pago Person to Person (P2P) es uno de los aspectos por los que la plataforma es tan popular, de acuerdo con Lou Anne Alexander, de Early Warning Services. La compañía registró que, de 171 mil millones de dólares transados en la segunda mitad de 2019 en todo el mundo, 44 mil millones han sido enviados a través de la plataforma.

Este servicio ha llegado también a los típicos grupos de venta de dólares que forman los venezolanos en las redes sociales. Cuentas de Instagram de intercambio de divisas, como Online Paypal, así como grupos de Whatsapp, han incorporado a sus anuncios la marca de Zelle para hacer saber a sus clientes que ahora utilizan dicha plataforma.

blank
Comercios de apuestas también aceptan Zelle como método de pago. Foto: Referencial

María Pabón, estudiante de la Universidad Experimental Francisco de Miranda, ubicada en Coro, Falcón, señala para El Diario que en los grupos de venta de dólares de Whatsapp se ha incrementado el número de personas que usan esta plataforma.

La estudiante explica que antes era frecuente la compra-venta de dólares en efectivo o a través de Paypal pero que a principios de este año se ha incrementado el número de personas que ofrecen dólares mediante el servicio estadounidense de pago digital.

En los primeros meses del año, según Pabón, las divisas se ofrecían en un monto por debajo del que marcan páginas como DolarToday. En la actualidad, los dólares ofrecidos por Zelle se venden a cifras incluso superiores a los portales en el mercado negro. “No es raro ver estados de Whatsapp en los que ofrecen dólares por Zelle”, comenta, y agrega que en el estado Falcón ya empiezan a surgir locales en los que se acepta el pago a través del servicio de transacciones digitales.

El servicio permea incluso en sitios conocidos de compra y venta de productos en Venezuela. En la página de Mercado Libre es común ver a los comerciantes ofreciendo bienes y servicios a cambio de pagos por zelle, cuando antes se le daba una clara preferencia a los dólares en efectivo y otros métodos digitales.

blank
Foto: Mercado Libre Venezuela

Dolarización de facto

Quizás el evento que reveló con mayor claridad la creciente dolarización de la economía venezolana fue el apagón que sufrió el país el pasado marzo. La ausencia de puntos de venta en los comercios demostró las debilidades propias del bolívar como moneda nacional, y la gente empezó a usar dólares en efectivo para sus transacciones cotidianas. “El bolívar perdió todo lo que hace que una moneda se defina como tal: unidad de intercambio, unidad de preservación de valor. Nadie quiere tener bolívares”, explica José Ignacio Guarino, economista.

Historias de pagos en divisas extranjeras se volvieron comunes en los diálogos familiares de todos los estratos sociales, y el propio Nicolás Maduro, durante una cadena nacional transmitida el pasado 12 de julio, admitió que, al menos en el sector de automóviles, las transacciones “no pueden realizarse en bolívares” sino en dólares. “Ahora se ven dólares hasta en las panaderías”, dice Guarino.

blank
Foto: Mercado Libre Venezuela

La popularización de Zelle en Venezuela ocurre al mismo tiempo que se incrementa el uso de dólares para el comercio en el país, un fenómeno que ha sido descrito por especialistas como dolarización “de facto” o “transaccional”, dado que no se trata de un proceso llevado a cabo por las autoridades nacionales.

De acuerdo con una encuesta de la empresa Consultores 21, aproximadamente 40% de la gente en el país comercia en dólares. Muchos venezolanos prefieren hacer uso de plataformas digitales como Zelle por seguridad, debido a los casos de delincuencia que han involucrado robos de dólares en efectivo.

En relación con este tema, se han registrado varias denuncias de situaciones en las que personas son retenidas en sus hogares por delincuentes mientras les sustraen sus divisas en efectivo.

Pero también son constantes las notificaciones de presunto robo de dólares en efectivo por parte de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar ubicado en Maiquetía, La Guaira.

Para la emprendedora venezolana Mariel Sánchez, estas son las razones por las que ha decidido migrar paulatinamente hacia Zelle.

“Prefiero hacerlo todo por digital, y no llevo tantos dólares en efectivo. Aparte de que no los tengo en efectivo, me sale más caro conseguirlos así. Por seguridad me parece mejor pagar por allí”, explica.

Estafas y recomendaciones

Pese a lo atractivo de Zelle para los venezolanos, no se trata de una plataforma infalible. Ya han sido denunciados varios casos de estafa reseñados por la prensa estadounidense.

Sánchez también fue víctima de una estafa que le hizo desconfiar, brevemente, del sistema de pago estadounidense.

“Yo vendí criptomonedas a través de LocalBitcoins -una plataforma de venta de bitcoins venezolana-, y solicité que se me pagara en dólares a través de Zelle. Fueron aproximadamente 10.000 dólares lo que transferí. Sin embargo, una vez que recibí el dinero, recibí la notificación de que la cuenta de la persona que había hecho la transferencia había sido ‘robada’. La titular de la cuenta, en Estados Unidos, aseguró no haber hecho esa transferencia y pidió que se le restituyera el dinero. Esto fue a través de Bank of América, y aún no entiendo qué fue lo que pasó”, relata.

Ella, junto con un grupo de víctimas del mismo tipo de estafa, acudieron a un abogado estadounidense para poder dar resolución al caso, que aún no ha sido solventado.

Portavoces de la empresa señalaron, luego de otros casos de estafas digitales, que los usuarios de Zelle no deberían utilizar el servicio con personas que no conocen y que no sean de su entera confianza.

A la hora de hacer transacciones en dólares, es importante verificar el teléfono o el correo electrónico del destinatario también, para asegurarse de que no ha habido ningún error a la hora de hacer la transferencia.

¿Liberación del control cambiario?

Recientemente, un usuario de Twitter que se hace llamar Franklin Delano Roosevelt, como el trigésimo segundo presidente de Estados Unidos, hizo alusión a Zelle en el siguiente comentario:

“Este país estuvo 15 años bajo un criminal control de cambios que castigaba la tenencia de divisas. Que ahora hasta el más pobre se maneje en dólares, que todo el mundo sepa lo que es Paypal, Zelle, etc. ¿No representa un triunfo del libre mercado sobre el socialismo primitivo?”.

Lo cierto es que, luego de más de una década de control de cambio, en el último año se han “relajado” los controles cambiarios impuestos por el fallecido ex presidente Hugo Chávez desde el año 2003, siendo la primera muestra de ello la derogación formal de la Ley de Ilícitos Cambiarios, uno de los aspectos que ha impulsado con mayor fuerza el comercio en dólares y, por ende, el uso de la red digital de pagos estadounidense.

El Tribunal Supremo de Justicia del régimen de Nicolás Maduro aprobó, el pasado 5 de diciembre de 2018, la sentencia 884, que permitía el pago en dólares a una ciudadana que demandó a la empresa para la que trabajaba. La mujer solicitaba, en el proceso judicial, que se le pagaran varios conceptos laborales suscritos con la empresa en dólares a tasa Dicom.

El establecimiento de mesas de cambio para la libre compraventa de divisas en la banca ha sido otro aspecto fundamental que expertos han señalado como “positivos” para la recuperación de la economía, aunque han recalcado lo tardío de las medidas y el contexto de crisis que ha evaporado toda posibilidad de reconstrucción económica rápida.

Mientras tanto, en medio de la crisis, gente de todos los sectores sociales se aproxima a las herramientas modernas de pago digital que ha tenido asidero en el país, paradójicamente, por la falta de infraestructura financiera fuerte y por la severa catástrofe que atraviesa la población.

En medio de la oscuridad, el libre mercado se abre paso torpe y tímidamente por Venezuela y llega a sus más recónditos rincones. Lo que empezó como una forma de pago curiosa a través de grupos de WhatsApp y algunos establecimientos, ahora se ha vuelto una tendencia en todas las clases sociales. Mototaxistas, valet parkings estudiantes universitarios, todos están aprendiendo qué es Zelle.

Noticias relacionadas