• La empresa norteamericana de televisión por suscripción debe acatar la prohibición de la OFAC de hacer negocios con Globovisión. En caso contrario se exponen a ser sancionados

DirecTV, el mayor proveedor de televisión por suscripción en Venezuela, deberá hacer frente a una diatriba cuyas consecuencias podrían significar su salida del mercado nacional por parte del régimen de Nicolás Maduro: aceptar o no la solicitud del Departamento de Estado de EE UU de reincorporar los canales que fueron sacados de la grilla de programación, desde el año 2017 por Conatel.

El objetivo de la medida, que incluiría poder observar nuevamente a CNN en Español desde Venezuela, busca superar la censura impuesta y devolver el derecho de los ciudadanos de acceder a canales de noticias internacionales para mantenerse informados.

Alberto Scharffenorth, ex presidente de la Cámara de Telecomunicaciones de Venezuela (Casetel), señala que el regreso de dichos canales a las pantallas venezolanas es una decisión que tanto DirecTV como el resto de los operadores de cable en el país deben sopesar, especialmente por las consecuencias que ello podría acarrearles tanto con el gobierno estadounidense como con el régimen venezolano. 

«Ni DirecTV ni ningún otro sistema de televisión por suscripción debería cercenar el derecho que tienen los venezolanos, según los artículos 57 y 58 de la Constitución, a informarse sin censura. Sabemos que lamentablemente eso no ocurre en Venezuela debido a las presiones a las cuales están sometidos los operadores”, afirma.

La compañía norteamericana de televisión por suscripción podría ser objeto de represalias por parte del régimen si pasa por alto la medida de Conatel y vuelve a incluir a los canales internacionales que se encuentran suspendido. Esto podría abarcar desde multas, pasando por el cierre de sus oficinas en el país, hasta la confiscación de sus antenas receptoras en Caracas.

blank

Scharffenorth considera que en caso de que el régmen chavista tome una medida contra DirecTV, esta podría continuar operando en el país aun cuando sus oficinas fuesen cerradas y sus antenas confiscadas, esto debido a que al ser un servicio satelital no requieren tener antenas receptoras en el territorio nacional para mantener su presencia en Venezuela. Aunque no cree que se tome esa medida.

blank
Sería una torpeza inmensa por parte del régimen de Maduro cerrar a cualquier cable operador, sería una medida extremadamente impopular. El sentido común dicta que quitarle la licencia a un operador de la magnitud de DirecTV sería una locura” Alberto Scharffenorth

Ante esta situación, dice, Conatel no estaría en capacidad de bloquear la señal se DirecTV, pues para ello se requieren equipos cuyo precio es sumamente elevado y su radio de acción es significativamente limitado. Según indica el experto, en el mejor de los casos esta sería una opción muy costosa e imperfecta.

“Para el gobierno sería muy difícil en ese caso bloquear la señal. Se podría hacer, pero requeriría equipos sumamente costosos y sofisticados cuyo alcance sería extremadamente limitado”, señala.

Otro escenario factible, según comenta Scharffenorth, podría ser la negativa de la empresa de televisión por suscripción a la solicitud del Departamento de Estado, pues este último no está en capacidad de exigir legalmente a DirecTV la reincorporación de los canales que se encuentran fuera del aire. Sin embargo, una posible negativa de la empresa podría ocasionar un impasse con el gobierno de Donald Trump.

¿Globovisión fuera del aire?

Otro incidente que sitúa a DirecTV en medio de la disputa entre gobierno de Estados Unidos y el régimen de Nicolás Maduro es la salida del aire del canal venezolano de noticias Globovisión, la cual estaba prevista que ocurriera este martes 21 de enero, según la  Orden Ejecutiva 13850 emitida el 7 de enero por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos en la cual prohíbe cualquier tipo de transacción entre empresas norteamericanas con Globovisión Tele C.A. y Globovisión Tele CA, Corp.

La Orden Ejecutiva ocurre luego de que propietario del canal de televisión, Raúl Gorrín, fuese sancionado por el gobierno norteamericano el 8 de enero del año 2019 por su presunta vinculación con un esquema de lavado de dinero y sobornos.

blank

El ex presidente de Casetel explica que el lapso otorgado por la OFAC tenía como objetivo la realización de todos los procesos administrativos que implican el retirar un canal de la grilla.

blank
Desde del punto de vista operativo el sacar del aire un canal como Globovisión no es tan simple como apretar un botón, sin embargo, es un proceso relativamente sencillo” Alberto Scharffenorth

El experto señala que la medida de la OFAC no solamente afecta las operaciones de DirecTV en Venezuela, sino también la de todo cable operador que tenga vinculaciones con Estados Unidos. De no acatar la prohibición se exponen a ser objeto de sanciones.

Precisa que la razón de la salida del aire de Globovisión no es su rol como medio de comunicación, sino el hecho de que la empresa es propiedad de una persona buscada por la justicia.

Scharffenorth apunta que a diferencia de otras compañías de televisión por suscripción DirecTV tiene un contrato de distribución con Globovisión para distribuir su señal en otros países distintos a Venezuela, por lo que su forma de relacionarse con el canal es distinta a la de otros operadores locales.

La Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos establece, en su capítulo 3, que los servicios de televisión por suscripción deben transmitir “en el·ámbito de la cobertura total de su servicio”, las señales de los canales de televisión abiertos, entre los cuales se incluye Globovisión. Es por ello que en caso de que la cable operadora decida eliminar Globovisión de su grilla, Conatel podría aducir que la decisión constituye una violación de la ley, lo que implicaría una medida sancionatoria.

Debido a que el servicio de televisión de suscripción que presta DirecTV es satelital, la empresa no estaría en la posibilidad de limitar la cobertura de Globovisión a Caracas, Maracay y Valencia —las cuales son las únicas ciudades donde existe recepción abierta del canal—. Este inconveniente no es compartido por otras empresas del sector cuyo servicio se ofrece a través de cableado, pues ellas están en capacidad de de ser mucho más específicas territorialmente en cuanto a la cobertura de los canales abiertos que tienen que transmitir, asegura el experto.

“Una empresa como Inter puede transmitir Globovisión en su área de cobertura cumpliendo con la regulación, que sería en este caso Caracas y las otras ciudades que reciben la señal, mientras que en otras ciudades como Barquisimeto transmitirían un canal local de allá y así sucesivamente en el resto del país”, comenta Scharffenorth.

El futuro de DirecTV en Venezuela es incierto y solo se podrá conocer una vez la empresa decida si acata o no la prohibición de continuar transmitiendo Globovisión y si acepta o no reincoporar a su grilla de canales señales como: CNN en Español, NTN 24 y 24H. Las consecuencias de esa decisión podrían significar que miles de venezolanos tengan que decir adiós al mayor proveedor de televisión por suscripción del país.

Noticias relacionadas