• En El Diario conversamos con la rectora de la Universidad Central de Venezuela acerca de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia que pretende imponer la manera en que se realizarán las elecciones de las autoridades universitarias y de la propuesta que han realizado desde Averu

Las universidades públicas del país se encuentran enfrentando una de sus peores crisis, ahogadas por un presupuesto insuficiente por parte del régimen que minimiza sus oportunidades de funcionamiento óptimo. Además, sufren los padecimientos propios de la población venezolana como la falta de transporte, los altos índices de inseguridad y las fallas de los servicios públicos. 

A todas esas dificultades se suma la sentencia dictada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Nicolás Maduro, en la que se les ordena a los recintos universitarios realizar las elecciones de sus nuevas autoridades en un período no mayor a seis meses, plazo que vence en febrero.

En la sentencia 0324 se suspende la forma de elección establecida en la Ley de Universidades, por lo tanto el Consejo Nacional de Universidades será el ente encargado de establecer un cronograma para la realización de los comicios de cada una de las instituciones de educación superior. 

A pesar de que las universidades se encuentran en un momento decisivo en la defensa de su autonomía, Cecilia García Arocha, rectora de la Universidad Central de Venezuela (UCV), considera que la fecha que se debe tomar en cuenta es aquella en la que el TSJ publicó la decisión.

“Yo no estaría tan segura de que el tope es el 27 de febrero de 2020. Recuerdo que de la manera más informal, como siempre se ha caracterizado este gobierno, se me hizo la notificación por Whatsapp el 27 de agosto de 2019, pero el 2 de octubre del mismo año publicaron la decisión. Entonces el 2 de octubre es la fecha que se tiene que tomar en cuenta, es decir la sentencia 0324 vencería en abril de este año”, explicó en exclusiva para El Diario.

El 27 de noviembre el TSJ ratificó la sentencia 0324 en toda y cada una de sus partes. García Arocha comentó que para el 13 de diciembre de 2019 se llevó una petición de aclaratoria a la Sala Constitucional para verificar la fecha del vencimiento de la decisión, pero las autoridades no han dado respuesta. 

“La sentencia es inconstitucional y anti autónoma porque viola la composición de las universidades. Las universidades, de acuerdo con el artículo 109 de la Constitución, están compuestas por docentes; estudiantes y egresados.  El escrutinio final, siguiendo la sentencia del TSJ, recae sobre cinco sectores y cada uno tiene 20%, y eso es choca con la ley de las universidades vigente”, explicó. 

Artículo 109:

El Estado reconocerá la autonomía universitaria como principio y jerarquía que permite a los profesores, profesoras, estudiantes, egresados y egresadas de su comunidad dedicarse a la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica, para beneficio espiritual y material de la Nación. Las universidades autónomas se darán sus normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigilancia que a tales efectos establezca la ley. Se consagra la autonomía universitaria para planificar, organizar, elaborar y actualizar los programas de investigación, docencia y extensión. Se establece la inviolabilidad del recinto universitario. Las universidades nacionales experimentales alcanzarán su autonomía de conformidad con la ley.

García Arocha señaló que no está en contra de la participación de cada uno de los sectores que hacen vida en la universidad, pero considera que debe ser una intervención discutida y concertada por los distintos sectores. “Para mí esto es una elección académica, no política”, afirmó. 

“Lo que ellos (el régimen) quisieran que se hiciera aquí es llamar las elecciones con la sentencia actual, ese es el punto de ellos. No estoy de acuerdo con estas elecciones porque la alternabilidad electoral es sinónimo de democracia, pero estoy de acuerdo en que si se va a hacer un reglamento, se debe entender que no es para que se suspendan las elecciones”, expresó. 

Foto: Cortesía

Propuesta de las autoridades

La Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (Averu) ha tomado medidas para la realización de las elecciones de las autoridades, además de cada uno de los comicios con períodos vencidos dentro de cada casa de estudio. 

“Nuestra propuesta es que suspendan la decisión del TSJ y que exhorten a las próximas autoridades a que en menos de cuatro años hagan el estudio y las discusiones que tengan que hacer”, indicó la rectora.

Sin embargo, aseguró que cada una de las universidades del país se deben poner a al día con  los decanos y cada uno de los representantes que tengan vencido sus períodos como los representantes de los egresados y miembros de la Asociación de Profesores y las seccionales de cada facultad.

“Hay que poner a tono toda la educación superior, pero tienen que ser todas las universidades que estamos en Averu y todas las universidades que se agrupan en otras asociaciones que han sido creadas por este régimen y forman parte del Consejo Nacional de Universidades, porque queremos elecciones en todas partes de la educación superior”, dijo.

García Arocha afirmó que se debe permitir que las comisiones electorales convoquen a las elecciones que están vencidas. Aseguró que más tardar, para julio, estarán al día en las casas de estudio, pero solo si suspenden la sentencia.

“En un país normal hace siete u ocho años la comisión hubiese convocado las elecciones, cosa que hicieron en ese momento, pero fueron suspendidas por la Sala Electoral del TSJ y en esa sentencia decía que no se convocaría ninguna otra elección y que las autoridades quedaríamos en nuestro puesto hasta que se realizaran”, acotó. 

Cuando pasaron ocho años y cinco meses después de aquella medida, Averu solicitó información, pero respondieron con la sentencia actual y además eliminaron los artículos de la ley de universidades en la parte electoral.

“Quieren que se haga una elección en donde todos valemos lo mismo y eso no debería ser así porque esto es una institución académica y por lo tanto tiene que ser regida por elementos académicos”, puntualizó la profesora. 

Recalcó que las elecciones deben ser convocadas por las comisiones electorales de cada universidad. Explicó que las autoridades universitarias únicamente son cuatro: rector, dos vicerrectores y un secretario.

“¿Tú crees que los problemas que tiene este país y estas universidades se solucionan con que quites a 3 o 4 personas?”, cuestionó, al tiempo que ratificó que ejecutarse la sentencia solo quedarían vacantes los cuatro cargos de autoridades universitarias. 

Cecilia Arocha, quien tiene 12 años en el cargo de rectora de la UCV, detalló que ante esta situación ha actuado con firmeza, templanza e inteligencia y que está dispuesta a enfrentarse a una situación “dura” en caso de que sea necesario. 

“Mientras viva y mientras respire tendré fe en esta universidad. La universidad no va a ser entregada por nosotros, ¿Cuándo la hemos entregado? Si la hubiésemos entregado yo me hubiese ido de aquí a los 4 años y un día”, expresó. 

Resaltó que no ha sido fácil estar durante 12 años al frente de la UCV y que tampoco lo ha sido para las otras autoridades y los decanos que, a su juicio, han estado “prácticamente encadenados”. 

“Todos tenemos otros proyectos, pero yo soy la cabeza de la universidad: no puedo renunciar”, precisó.

García Arocha resaltó que las autoridades universitarias agrupadas en Averu han hecho todo lo que se les ha recomendado jurídicamente.

La persecución del régimen contra las universidades del país cada día es más evidente. La rectora de la UCV aseguró que las casas de estudio siguen siendo de las pocas instituciones que conservan libertad, credibilidad, autonomía, democracia. “La UCV es la joya de la corona para ellos”. 

¿Creen que una institución que tiene 300 años de historia no va a salir adelante porque quiten a las autoridades? Yo sigo siendo ucevista siempre. Yo solamente ejerzo un cargo, pero tú me quitas el cargo y sigo siendo ucevista, y voy a defender esta universidad sea rectora o no”, enfatizó.

¿Qué más se puede hacer para defender la autonomía?

Foto: Cortesía

Para Cecilia García Arocha la universidad está atravesando un momento en el que se puede consolidar la unidad entre todos los miembros que la integran. 

“Ubicar quién es el verdadero enemigo es lo importante es este caso:  tengo fe y esperanza de que las cosas vayan por el camino correcto. Yo creo que esa unidad, esa fuerza, es posible y puede determinar lo que nosotros hemos pedido: suspensión de esa sentencia”, expresó. 

La rectora aseguró que sabe que los estudiantes de cada casa de estudio están preocupados debido a que no quieren que quiten a las autoridades y les impongan otras. Sin embargo, confía en la acción de cada uno de ellos para lograr una solución para la sentencia de la Sala Constitucional.

“Yo no voy a darle toda la responsabilidad a los estudiantes para que saquen a la universidad adelante. Yo les pido que se monten en el carro así sea chiquito, pero se que se monten todos juntos porque esto es un atentado contra la autonomía”, dijo. 

García Arocha, quien expresa que ser ucevista es parte de su identidad y que nadie se lo podrá quitar, también aseguró que confía en los estudiantes, en la sociedad civil y en todos los miembros que conforman la universidad para exigir respeto a la autonomía universitaria. 

“Yo me puedo sentir preocupada, pero más preocupada está mi familia. Estoy tranquila porque todavía confío en los seres humanos”, destacó. 

Presupuesto y deserción 

Otra de las problemáticas que enfrenta la UCV es el presupuesto que es otorgado por el régimen para su funcionamiento. En 2019 el dinero recibido sólo cubrió los salarios de los trabajadores y no los gastos para el funcionamiento de la dependencia central y de las facultades. 

“No podemos seguir dependiendo solamente del presupuesto de un gobierno. Las facultades hacen milagros, promocionan eventos en donde es muy poquito lo que ingresa pero algo ayuda”, detalló García Arocha. 

Aseguró que lo que le ha tocado vivir mientras ejerce el cargo de rectora ha sido difícil, pues el deterioro en la universidad es “muy grande”. 

La rectora también resaltó que debido a los bajos salarios que ofrece la universidad existen empleados que no quieren aceptar cargos de coordinadores o directores. 

Foto: Punto de Corte

Explicó que falta del profesorado ocurre, mayormente, por la jubilación de los docentes. Sin embargo, el abandono estudiantil ha llegado casi a 30% en la UCV. 

Señaló que la mayor deserción estudiantil se da en los jóvenes que quedan seleccionados para estudiar y no se inscriben y en los primeros dos años de las diferentes carreras universitarias. 

“Cuando están en cuarto o quinto año lo que quieren es terminar para irse”, acotó. 

Mientras las diversas problemáticas de la universidad continúan acentuándose, todos los miembros de la comunidad universitaria esperan saber qué pasará al llegar la fecha límite de la sentencia que pretende obligarlos a realizar las elecciones de autoridades. 

Noticias relacionadas