• Para evitar escenarios de pánico, miedo o ansiedad que pueden surgir por los recientes casos confirmados de Covid-19 en el país, El Diario preparó una serie de recomendaciones enfocadas en cómo actuar en casos de contingencia

La confirmación de casos positivos de coronavirus de Wuhan (Covid-19) en Venezuela activó las alarmas en la población y autoridades sanitarias. La amenaza de posible contagio hizo que la angustia y el pánico se apoderaran de una buena parte de la población en cuestión de horas. 

Muchos realizaron compras excesivas de tapabocas, antibacteriales, alcohol y alimentos para sentirse protegidos debido a la recomendaciones de las autoridades venezolanas y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de mantenerse resguardados en el hogar a fin de evitar la propagación del virus.

Una hora después de que Delcy Rodríguez anunciara el 13 de marzo que dos personas dieron positivo por coronavirus en Venezuela, en las calles las personas usaban tapabocas y las farmacias se desbordaron de gente que esperaba para comprar. El sábado la cifra de contagiados en el país subió a 10 personas.   

Las compras nerviosas surgen debido a la angustia que genera en la población la posible infección por Covid-19.

En El Diario conversamos con la fundadora de Psicólogos Sin Fronteras, María Isabel Parada, sobre los efectos psicológicos que genera en la población la llegada del virus que tuvo su origen en la ciudad de Wuhan, China. 

Foto: El Estímulo

La especialista aclara que la sensación de miedo es normal ante una posible amenaza. “Es normal la angustia y cierto malestar psicológico porque sabemos que las condiciones de salud en Venezuela no están dadas para combatir, tratar y cuidar a las personas que se contagien de este virus. Eso nos está afectando a los venezolanos porque sentimos tensión y nerviosismo ante un peligro inminente, hasta se puede convertir en pánico”, explica.

La también doctora en Psicología de la Salud señala que para evitar la angustia y ansiedad colectiva las autoridades deben emitir información de forma objetiva y ofrecer con claridad las recomendaciones y medidas de prevención.

A pesar de que el Covid está calificado por la Organización Mundial de la Salud como una «pandemia global», la especialista destaca la importancia de que la sociedad no trivialice ni magnifique la situación, sobre todo porque su tasa de letalidad es baja. 

El miedo es una sensación normal y necesaria, pues es la forma en la que la mente se defiende y adapta ante la alarma de una potencial amenaza. Sin embargo, de forma desproporcionada puede convertirse en pánico y ahí la persona puede no ser capaz de responder adecuadamente ante la situación, así lo explica la psicóloga Antonella Fabiano en exclusiva para El Diario. 

“El miedo o la ansiedad, como cualquier emoción, hay que gestionarlo, validarlo y aceptarlo para poder poner en acción las estrategias de afrontamientos adecuadas para la resolución del problema o amenaza que se percibe. Es importante aclarar que el miedo o la ansiedad puede ser racionales, objetivos y acordes con las evidencias de la realidad”, comenta.

No obstante, la especialista detalla que las condiciones de salud en Venezuela complican las cosas, pues el sistema sanitario no está apto para combatir, tratar y cuidar a las personas que se contagien de este virus.

Foto: Reuters
Cifras de la crisis hospitalaria

25% de los profesionales de la salud

Migró al sector privado o se fue del país

Más de 30% de los equipos están averiados

Esto se debió al apagón nacional registrado en marzo de 2019

70% de los centros de salud del país

Recibieron agua al menos dos veces por semana

Ante la incertidumbre y la ansiedad las personas pueden reaccionar expresando ideas y emociones en forma de rumores, compras compulsivas y exagerar sus sentimientos, explica Fabiano; también pueden ser más sugestionables y transmitir creencias falsas, miedos inconscientes y confundir la realidad con la ficción.

Es importante que la población tenga acceso a la información constante, suficiente y actualizada, explica Fabiano,  esto se debe a que cuando hay «vacíos de información», desinformación o cuando las personas buscan por sí mismas darle sentido racional a la situación de crisis, se pueden generar rumores, bulos y pánico generalizado.

A pesar de la necesidad de información en la población, la psicóloga destaca que la sociedad venezolana no tiene confianza en el sistema de salud del país y tampoco en las autoridades sanitarias. Expresa que esta desconfianza puede desencadenar rumores incontrolables que pueden poner en riesgo la salud y la vida de muchas personas. 

De igual forma, comenta que se debe evitar politizar la situación y tener una estrategia comunicacional donde informen a las personas sobre la pandemia, sobre lo que está pasando y qué hacer al respecto.

“Los rumores y el pánico generalizado pueden contagiarse más rápido que el propio virus y hacer más difícil la ejecución de las medidas preventivas y de contención”. Psicóloga Antonella Fabiano

Exceso de información

La especialista afirma que estar bien informado es diferente a estar sobreinformado. Señala que permanecer constantemente conectado a las redes sociales o medios de comunicación no hará que la persona esté más protegida ante el contagio y que, al contrario, puede exacerbarse la ansiedad, la sensación de riesgo y alimentar los rumores.   

La psicóloga María Isabel Parada explica que la mejor forma de recibir información adecuada es a través de la Federación Médica, escuchar las entrevistas que le han realizado a los médicos epidemiólogos, las informaciones que han emitido las organizaciones internacionales y las autoridades sanitarias del país.

Recomendaciones para lidiar con el miedo

En El Diario preparamos una lista de recomendaciones con las observaciones de las especialistas en Psicología Antonella Fabiano y María Isabel Parada.  

  • Mantener la calma y la perspectiva: el virus puede que no implique una amenaza directa si se siguen las medidas de prevención.
  • Consumir información basada en fuentes confiables: es importante encontrar evidencias en la realidad y no en rumores.
  • Evitar la sobreinformación: se puede limitar el tiempo expuesto a las noticias sobre el Covid-19 para evitar malestares o negatividad, recomienda la OMS.
  • Hablar con los niños: se debe hacer abiertamente y de forma adecuada a la edad con los niños y adolescentes.
  • Mantenerse conectados: ya sea a través de redes sociales o medios electrónicos de forma prudente para mantener el vínculo social (en caso de cuarentena) con familiares para así compartir sentimientos y aliviar el estrés.
  • Si no logra gestionar la ansiedad o el miedo: es necesario buscar ayuda profesional y compartir sus sentimientos con familiares y amigos.
  • Estar preparados: en caso de que deba quedarse en su hogar, abastezca sin incurrir en compras nerviosas debido a que se puede generar escasez de alimentos y otros productos.
  • Actuar planificadamente: esto facilitará las cosas en caso de contagio. Por ejemplo preguntarse: ¿tengo insumos suficientes en caso de enfermar?, ¿podría trabajar desde casa si es necesario?, ¿quién cuidará de los niños?, ¿tengo los implementos para limpieza y desinfección personal y del hogar?
  • Importante seguir recomendaciones: atender las instrucciones de las autoridades sanitarias para evitar la propagación del virus
  • No imagine lo peor anticipadamente
  • En caso de que deba quedarse en casa: realice un plan de actividades para distraerse, aprender o entretenerse.

Solidaridad, pensar siempre en el otro

La psicóloga Antonella Fabiano hace un llamado a pensar también en el bienestar de la sociedad y no en el beneficio individual únicamente. 

Explica que el sistema sanitario en Venezuela es muy deficiente y señala que el país no está preparado para afrontar una expansión del Covid-19. Comenta además que muchas comunidades de país no cuentan con servicios básicos como agua y luz, y las comunidades más humildes ni siquiera cuentan con los recursos económicos para proveerse de jabón, medicinas y alimentos. 

“Hay que estar alerta y apelar al altruismo y a la solidaridad para poder, como colectivo, asumir la responsabilidad desde lo individual hasta lo social, como lo hemos venido haciendo desde hace muchos años”, puntualiza.

Noticias relacionadas