• La mansión, ubicada en la Alta Florida (Caracas), fue tomada por dirigentes afines al régimen de Maduro sin la autorización de su propietario. Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente de Defensa del Norte de Caracas, asegura que es una violación a la propiedad privada

En Caracas se registró un nuevo asalto por parte del régimen de Nicolás Maduro. Dirigentes comunales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) tomaron la edificación conocida como Mansión Forever, ubicada en la Alta Florida. Esto bajo la supuesta finalidad de acondicionarla para atender a pacientes asintomáticos de covid-19.

“Debido a que el inmueble reúne las condiciones para ser convertido en un centro de salud (…) se toman la medidas de resguardo hasta que sea adecuado por el Ministerio de Salud y las instituciones competentes de la Alcaldía de Caracas, para atender inicialmente la emergencia de salud”, indicó la militante del PSUV que lideró el grupo que acudió a la mansión.

Carlos Julio Rojas, periodista y coordinador del Frente de Defensa del Norte de Caracas, destacó en exclusiva para El Diario que la Alcaldía del municipio Libertador avala lo que ocurrió en la Mansión Forever.

Resaltó que desde hace mucho tiempo se han encargado de denunciar las violaciones a la propiedad privada. Incluso con muchas de esas manifestaciones han logrado la devolución de los inmuebles.

Rojas indicó que la casa es una propiedad privada que desde hace tres o cuatro años se usa para eventos, grabaciones de novelas y cortometrajes. “Es una mansión histórica de mediados del siglo pasado”, precisó.

Foto cortesía

El defensor puntualizó que los propietarios de la mansión se fueron del país hace algún tiempo. Indicó que debido a la crisis económica no pudieron seguir manteniendo el inmueble, porque no hay tantos eventos.

“La quinta no es que está abandonada sino que no está siendo utilizada. Recordemos que aunque el inmueble esté vacío es propiedad privada y no hay derecho de invadirlo. Además, esta fue una acción ejecutada por colectivos. Por las comunas de alrededor de la parroquia El Recreo, Comités de Unidad de Paz y la Policía Nacional Bolivariana (PNB)”, señaló Rojas.

Violación a la propiedad privada

El periodista catalogó como una “vulgar invasión” las medidas que se tomaron en la mansión. Añadió que no se trata de una política aislada por parte del régimen de Maduro y de Erika Farias. 

Nosotros venimos denunciando cómo solamente durante la cuarentena por el coronavirus han habido 29 eventos de invasiones a edificaciones en Caracas y buena parte cuenta con el aval de la Alcaldía”, precisó Rojas.

Sobre el uso de la mansión como centro de atención de pacientes asintomáticos de covid-19, Rojas indica que se necesita el aval del dueño. Esto porque se trata de una propiedad privada.

Rojas indicó que un vecino se comunicó con el dueño de la propiedad. Este aseguró que acudirá a las instancias judiciales que puedan ofrecerle una ayuda con el caso.

Sin embargo, el periodista señaló que lo más grave es que la alcaldía es la que está ejecutando la invasión. Es una instancia a lo que no podría acudir.

Expropiaciones durante la cuarentena

Desde que inició la pandemia por el covid-19 el régimen de Maduro ha dispuesto de espacios como hoteles o lugares públicos para atender los contagios de covid-19.

El 16 de julio un grupo de funcionarios que dijeron ser de la Alcaldía de Caracas ingresaron al anexo 2 de la Clínica Jiménez Muñoz, ubicada en el sector de Las Acacias, en la capital, y ordenaron su cierre luego de una revisión de las instalaciones. Las supuestas razones fue que incurrieron en una infracción ambiental.

Los vecinos de la zona han protestado contra lo que suponen será la decisión de convertir la Clínica Jiménez Muñoz en un centro para contagios de covid-19.

La toma de los espacios en Caracas siguió registrándose. El 24 de julio, funcionarios de la PNB irrumpieron la residencia estudiantil Livia Gouverneur, ubicada en Sabana Grande, Caracas, por supuestamente ser un foco de covid-19, los jóvenes fueron desalojados para utilizar la edificación como centro de aislamiento para los contagiados por el virus

El régimen de Maduro también dispuso del Poliedro de Caracas para atender hasta a 900 personas.

Vecinos en desacuerdo 

Rojas recalcó que los vecinos de la zona no están a favor de la invasión. Se conoce que eso supone focos de inseguridad, violencia y toda una serie de delitos que son muy graves para la comunidad. “Es un lugar histórico, no es para colocar un hospital”, reiteró.

Agregó que no es un sitio adecuado para llevar a los pacientes asintomáticos, porque además se trata de una propiedad privada. 

El periodista catalogó de “locura” que el terreno sea administrado por la comuna y la Alcaldía de Caracas. Así lo explica la militante del PSUV en el video.

Sin delincuencia en la mansión

En el documento que leyó la vocera se indica que la edificación estaba abandonada. Apuntaron que además la utilizaban los indigentes y delincuentes para sus actos criminales. Podría convertirse en un “nido delincuencial” poniendo en riesgo a los vecinos, señaló.

Sin embargo, Rojas desmintió la declaración de la militante. Menciona que en las imágenes se puede ver que la mansión estaba limpia y tenía luz eléctrica.

No estaba llena de delincuentes, los delincuentes fueron los que entraron violentando la propiedad privada porque no había ningún tipo de autorización del propietario”. Carlos Julio Rojas

Antecedentes de invasiones

En una entrevista previa el coordinador del Frente de Defensa del Norte de Caracas aseguró que desde hace tiempo han realizado un monitoreo de las invasiones y las han denunciado, pero no han tenido respuesta por parte de los entes gubernamentales.

Indicó que existen más de 130 invasiones ya consolidadas en cinco parroquias de Caracas, donde se pudo recuperar la propiedad: 35 en La Candelaria, más de 40 en El Recreo, 20 en San Bernardino y más de 50 entre San José y Altagracia.

Relató que a partir de septiembre de 2019 hubo un repunte en las invasiones debido al Censo de Vivienda el cual fue realizado por colectivos, consejos comunales y militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

“Esto sirvió para hacer marcaje de los apartamentos. Recuerdo que hicimos unas protestas en lugares donde teníamos la certeza de que había hecho este marcaje, que fue principalmente en el edificio Cuatricentenario de la parroquia San Pedro”, comentó Rojas.

Una problemática severa

El defensor señaló que es una situación muy grave. Apuntó que entre 20 y 25% de las edificaciones de Caracas se encuentran vacías o bajo los cuidados de familiares de los propietarios.

Rojas indicó que el problema en el país es que las instancias no prestan atención a esta situación. “El ente al que vas a hacer la denuncia es el que está realizando la invasión”, prosiguió.

Precisó que lo que le queda a los vecinos es protestar y denunciar, pero en ese caso se suma la actual situación de la pandemia por el covid-19 y el peligro al enfrentarse a personas armadas, como los colectivos que entraron a la mansión.

Resaltó que van a seguir denunciando. También indicó que están pensando realizar un procedimiento para enviar a las Naciones Unidas (ONU) en conjunto con los propietarios afectados por edificaciones invadidas. Lo que quieren es recalcar que la propiedad privada también es un derecho humano y exigen respeto.

Noticias relacionadas