• El reto “Saca el Pecho” ha recibido más de 600 historias en todo el país y quien resulte ganador recibirá 7.000 dólares para impulsar su emprendimiento. En exclusiva con El Diario, el director de Negocios y Marcas de la empresa ronera, Andrés Chumaceiro, ofreció detalles sobre cómo el negocio se ha reinventado en cuarentena

La pandemia ocasionada por el coronavirus, que desde inicios de año paralizó progresivamente las actividades comerciales en todo el mundo y a diferentes escalas, no ha podido arrebatarle a Venezuela su lugar en el podio de las naciones que producen los mejores rones.

Si en 2019 distintas destilerías del país recibieron galardones internacionales por la producción de esta bebida alcohólica –basada en la fermentación y destilación de la melaza o jugo de caña de azúcar– 2020 no ha sido la excepción.

Como muestra, en agosto el ron Súper Premium 1796, de la casa Santa Teresa, recibió sus quinta y sexta medallas del año en distintas competiciones efectuadas en Londres. Una de oro en la International Spirits Challenge (ISC) y otra de bronce en la International Wine and Spirit Competition (IWSC).

El 1796 se caracteriza por ser un añejo suave, seco y balanceado, envejecido mediante el antiguo método de solera y ha recibido más de cuarenta reconocimientos en competencias exigentes de países como Estados Unidos, Inglaterra, España, Italia o Alemania.

Reto «Saca el Pecho»

Andrés Chumaceiro, director de Negocios y Marca de Santa Teresa, comentó en exclusiva para El Diario que el éxito de los galardones internacionales se debe a cuatro factores fundamentales: el origen de la destilería; la maestría del proceso artesanal para elaborar la bebida, el propósito de transformación humana de su gente y el “orgullo” por lo que hacen y por el país al que pertenecen.

Posición privilegiada

La Hacienda Santa Teresa se encuentra ubicada en el estado Aragua, específicamente en El Consejo, municipio José Rafael Revenga, y funciona desde 1796. Se trata de la destilería más antigua de Venezuela.

Proyección. El ron Santa Teresa está presente en más de 80 países, en más de 100 aeropuertos del mundo y en más de 120 ciudades.

“Ese clima del valle de Aragua, de mañanas frías y días cálidos, esa interacción que hace que nuestro proceso de añejamiento sea mucho más intenso que en cualquier otro país del mundo, esa combustión que hace el calor de la mañana sobre la expansión de la barrica, y cómo eso genera que el proceso de añejamiento, por el expandir y contraer, hace que entre el oxígeno y sea más rico e intenso el proceso de añejamiento”, explicó.

Estas variaciones considerables de temperatura favorecen la calidad de los rones, sean añejos o jóvenes. En palabras de Chumaceiro, “un año de envejecimiento en el valle de Aragua, en la Hacienda Santa Teresa, equivalen a cuatro años de añejamiento en Escocia”.  

Premiando al que “Saca el Pecho”

En la Hacienda Santa Teresa no solo se hace ron o se juega rugby, también existen otras iniciativas que premian talentos. Es por ello que la compañía realiza por primera vez el reto “Saca el Pecho”.

Reto «Saca el Pecho»

El director de Negocios y Marca de la ronera aragüeña asegura que “Saca el Pecho” es un tributo que hace Santa Teresa a la juventud venezolana que, en medio de la adversidad, sorprende a la vida “poniendo a volar y dándole rienda a sus sueños hasta hacerlos realidad”.

¿Cómo participar en el reto?

Quienes quieran participar solo deben postear en su cuenta de Instagram un video de menos de un minuto de duración, sencillo y sin códigos de producción, y hacerles mención a las cuentas de @ronsantateresa y @hdasantateresa con la etiqueta #RetoSacaElPecho para que puedan ser registrados como parte del reto.

“Si la cuenta de Instagram es privada, se debe enviar un mensaje directo a la cuenta @ronsantateresa para que el equipo organizador sepa que esta iniciativa pasa a formar parte de las más de 600 historias que ya se han posteado del reto”, detalló Chumaceiro.

Las historias se están recibiendo hasta el próximo 4 de septiembre y de todas las que se envíen, siete recibirán la mención principal para integrar la Academia Saca El Pecho, donde la Hacienda Santa Teresa en conjunto con la comunidad de emprendimiento Impact Hub Caracas harán más robustas las ideas seleccionadas.

“No importa la materia, desde gastronomía, turismo, moda, deportes, música, construcción, soluciones digitales… No hay condición sobre cuál es el tema de ese sueño, no hay condición sobre cuál es el código de producción, no debería haber ninguno para que sea simple”, dijo Chumaceiro.

El directivo de la ronera especifica que de las siete ideas seleccionadas una va a recibir la mención especial que consiste en un premio de 7.000 dólares como aporte de capital para materializar el emprendimiento.

Nosotros le hemos dicho al país que cualquiera que sea tu reto, cualquiera que sea tu historia, saca el pecho. Que puedes perder un diente, pero no la sonrisa, que no hay adversidad más fuerte que la capacidad de soñar, que el deseo de sumar, de multiplicar”, expresó.

El jurado calificador del evento está integrado por Elisa Vega, directora de la orquesta Gran Mariscal de Ayacucho; Maickel Melamed, orador motivacional; Carolina Fuentes, fundadora de Ávila Burger; Alejandra Otero, comediante; Claudia Valladares, directora de Impact Hub Caracas; Jorge Parra, payaso profesional; Víctor Moreno, chef profesional; Renny Vega, exfutbolista y embajador del Deportivo La Guaira; Ricardo Martínez, bajista de Famasloop; y Marlín Guzmán, gerente de mercadeo de Santa Teresa.

Haciendo un paralelismo entre el propósito del concurso y la idiosincrasia nacional, Chumaceiro menciona que “definitivamente el venezolano tiene una actitud ante la vida que lo ha llevado a desarrollar herramientas, a potenciar su creatividad, y con sus principios y su sentido del humor y a entender que no hay obstáculo más fuerte que tu creatividad, que tu capacidad de soñar, que tu determinación”.

Destaca que el reto “Saca el pecho” es “enfrentar la vida de forma erguida, de pie. No importa cuántas veces te caes, lo importante es cuántas veces te levantas”.

Recepción de historias “Saca el Pecho” en cuarentena

Chumaceiro detalló que, con el avance del coronavirus en Venezuela, cuyos primeros casos se reportaron el pasado 13 de marzo, pensaron en si era necesario cerrar la recepción de historias para el reto “Saca el Pecho”. Sin embargo, parte del equipo señaló que aún seguían recibiendo propuestas. “Así es como hemos pasado de 400 a más de 600 historias”, añadió.

Imágenes promocionales del reto «Saca el Pecho»

El directivo señala que en el contexto de la pandemia la empresa pensó en no irse al mercadeo tradicional de colocar vallas a escala nacional, sino de destinar recursos a los jóvenes que “están sorprendiendo a la vida y sacando el pecho. Que sean ellos los protagonistas de la campaña, que sean sus historias las protagonistas de la campaña, que sean ellos las anclas y las piezas fundamentales de este mensaje de esta marca”.

Las historias de transformación publicadas en el reto –dice Chumaceiro– inspiran a más personas, lo que se convierte en un ejemplo a seguir para otros.  A diferencia de la edición anterior, destinado a estudiantes de Comunicación Social, este es un reto abierto a toda la juventud.

Elaboración de alcohol antiséptico

Poco menos de dos semanas después de que se conocieran los primeros casos de covid-19 en Venezuela, la Hacienda Santa Teresa anunció que destinaría 60% de su destilería a la elaboración de alcohol antiséptico para distribuirlo en las farmacias de todo el país.

“Pero, al mismo tiempo, se hizo un esfuerzo para acompañar a la red de salud local del municipio Revenga del estado Aragua, y también a la red del país. Se procedió a donar más de 20.000 litros de alcohol antiséptico a instituciones nacionales, regionales y municipales, y a más de 35 hospitales del país”, explicó Chumaceiro.

El inspirador Proyecto Alcatraz

El Proyecto Alcatraz es un plan estratégico de transformación social que, según Chumaceiro, busca reclutar a una banda de jóvenes con problemas de criminalidad “para lograr transformarlos y reinsertarse en la misma sociedad a la que le fallaron y contra la cual delinquieron”.

Se trata de un equipo venezolano de rugby creado en 2003 por la Fundación Santa Teresa y afiliado a la Federación Venezolana de Rugby. Su sede se encuentra en El Consejo, estado Aragua, donde está la hacienda de ron.

Equipo de rugby del Proyecto Alcatraz de Santa Teresa

El Proyecto Alcatraz tiene como elemento fundamental, además de la formación en valores y la capacitación para el trabajo, la formación en una iniciativa deportiva que es el rugby, donde nunca el líder de banda pasa a ser líder de equipo, donde sustituimos el asfalto, la noche, la velocidad corriendo en contra de la banda enemiga o de la policía, por el verdor, la luz, la virtud del deporte, la destreza de un juego que solo puede jugarse en equipo”, dijo.

Especifica que el objetivo fundamental de esa iniciativa de responsabilidad social es disminuir la tasa de homicidios del municipio aragüeño José Rafael Revenga y esparcir su influencia gracias al rugby que ya se encuentra presente en 19 centros penitenciarios de Venezuela. 

“Ellos (los reinsertados) se convierten en luz de su casa, que ilumina su calle, que ilumina el barrio en el que vive; se convierten en profesores de rugby para jóvenes, para niños y para adultos, pero a través de los valores de esta disciplina deportiva, siguiendo las reglas, respetando al árbitro, siendo humildes, jugando siempre en equipo”, puntualizó.

Haciendo frente a la pandemia

El director de Negocios y Marca de Santa Teresa confiesa que la pandemia ha traído “enormes dificultades” a personas y empresas en todo el mundo. Pero detalla que la destilería aragüeña ha realizado todo lo necesario para mantener los procesos productivos a flote.

Hacemos un esfuerzo para conocer la realidad de cada una de las personas que integran la familia Santa Teresa en cualquier lugar del país donde ellos se encuentren, para poder tener una comunicación directa, diáfana con cada uno de los equipos, y poder estar como familias, a pesar de estar distanciados por la cuarentena y el distanciamiento social”, dijo.

Alcohol antiséptico producido por Santa Teresa

Señaló que la compañía se ha adaptado a la modalidad del teletrabajo para, mediante reuniones diarias, hacer seguimiento de sus proyectos. Estos son el reto “Saca el Pecho”, la elaboración de alcohol antiséptico y el Proyecto Alcatraz. Este último sigue distribuyendo los manuales de formación de rugby a nivel nacional, en los distintos centros penitenciarios.

Vamos haciendo que cada individuo, desde su hogar y gracias al teletrabajo, pueda seguir capacitándose, pueda seguir creciendo, pueda seguir aportando ideas, pueda seguir colaborando para hacer posible que la familia entera pueda navegar esta pandemia y pueda acompañar al país a que muy pronto podamos superarla y, Dios mediante, podamos darnos un abrazo fraterno entre venezolanos”, sostuvo.

De frente a la adversidad

Chumaceiro explica que la empresa mantiene un mínimo de personas trabajando en la hacienda para mantener operativo el proceso de producción. Detalla que se han adaptado a las normas de bioseguridad por el equipo de salud e higiene ocupacional de la planta. Esto para hacerle frente al coronavirus.

Entre las medidas se encuentra tomar la temperatura a cada una de las personas que ingresan a la planta, el uso irrestricto del tapabocas, el distanciamiento social, el constante lavado de manos y la desinfección de las mismas con el alcohol antiséptico que produce la compañía.

Chumaceiro reconoció que actualmente la industria licorera a nivel nacional, especialmente los comercios que expenden este tipo de bebidas, enfrentan serias dificultades porque permanecen cerrados desde que inició la cuarentena en el país.

De hecho, desde la tercera semana de agosto la Federación Venezolana de Licores ha solicitado a las autoridades que los incluyan en el plan de flexibilización 7+7, medida que desde junio rige en el país. Esto en vista de que han visto mermadas considerablemente sus ingresos.

No hay adversidad más fuerte que nuestra capacidad de soñar. La adversidad termina siendo materia prima para el liderazgo, el liderazgo en poder idear en medio de esta crisis, en el medio de esta pandemia, soluciones, activar compromisos, proponer proyectos, presentar alternativas, buscar crear y no quedarnos en el pensamiento negativo, en el pensamiento que resta, que divide, sino enfocarnos a ver cada día cómo podemos sumar y cómo podemos multiplicar, en definitiva, cómo podemos sorprender a la adversidad sacando el pecho”, expuso.

Los favoritos de la destilería

Consultado sobre la “difícil” decisión de elegir tres ediciones favoritas de rones, Chumaceiro mencionó tres. Santa Teresa 1796, Santa Teresa Linaje y Santa Teresa Gran Reserva. Precisó que cada uno implica una ocasión diferente.

“El 1796 es un trago que, servido en un vaso corto, con una buena piedra de hielo, sirves dos onzas de ron, una onza de soda o agua gasificada y la corteza de una naranja y tuerces la corteza para que emane el aceite y este impregne el hielo. Eso da un trago sensacional para inspirar una conversación, una idea, un momento de reflexión”, dijo.

En cuanto al Santa Teresa Linaje, menciona que lo toma con soda para las “noches largas” de fiesta y celebración en compañía de amigos. Sin embargo, en el contexto de la pandemia detalla que hay que quedarse en casa.  

“Y luego está el Santa Teresa Gran Reserva, nuestro ‘pecho cuadrado’. Que es el especial para servir, o con soda o con agua, o hacer un cóctel especial que te guste. Es un ron más fresco, más joven, que te da energía”, añadió.

Los rones de Venezuela a pesar de las adversidades siguen siendo símbolo de calidad y prestigio en mercados internacionales. La calidez del clima y la candidez de su gente se combinan en una suerte de blend que ha logrado figurar en las primeras posiciones del mundo.  

Noticias relacionadas