• Los Cardenales de San Luis, su único equipo en las Grandes Ligas, informó que el exlanzador falleció a los 84 años de edad

A los 84 años de edad el exlanzador y miembro del Salón de la Fama, Bob Gibson, falleció.

Su muerte ocurrió el viernes 2 de octubre, una fecha marcada en la carrera de Gibson por su hazaña en el primer juego de la Serie Mundial de 1968 entre los Cardenales de San Luis y los Tigres de Detriot. En ese encuentro, hace 52 años, el lanzador de San Luis -su único equipo en las Grandes Ligas por 17 años- ponchó a 17 bateadores, un récord del Clásico de Otoño.

A Gibson, a quien apodaban “Hoot” en honor al vaquero y estrella del cine mudo Hoot Gibson.

En julio del año 2019, el exlanzador, que nació en Omaha (Nebraska), anunció que padecía cáncer de páncreas.

Logros de una larga carrera

El nueve veces All-Star y dos veces campeón de la Serie Mundial obtuvo 251 victorias, logró 3.117 ponches y tuvo promedio de efectividad de 2.91.

Ganó dos veces el premio Cy Young. Fue nombrado MVP de la Serie Mundial en sus temporadas de campeonato de 1964 y 1967.

Honor a una carrera. Su uniforme con el número 45 fue retirado por San Luis el 1° de septiembre de 1975.

Impuso un récord de Serie Mundial al ganar siete encuentros consecutivos en 1964, 1967 y 1968, incluyendo tres juegos completos contra los Medias Rojas en 1967.

Un año después, Gibson, defendió una de las mejores temporadas jamás producidas por un lanzador abridor al tener marca de 22-9 con efectividad de 1.12 y 13 blanqueadas, lo que llevó a que el montículo del lanzador se redujera de 15 a 10 pulgadas. Gibson completó 28 de sus 34 aperturas. Ese año se alzó con el premio al Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Nacional en 1968.

Integrante del Salón de la Fama

Foto: EFE

Bob Gibson fue elegido para el Salón de la Fama del Beisbol en su primer año de elegibilidad, en 1981. Fue incluido en el Salón de la Fama del equipo en 2014.

Gibson ocupó el puesto número 31 en la lista de los 100 mejores jugadores de beisbol de The Sporting News. Fue elegido para el equipo All-Century (equipo del siglo) de las Grandes Ligas de Beisbol en 1999.

Su labor tras el retiro

Luego de su retiro como prefesional en el año 1975, fue un “entrenador de actitud” para Joe Torre, su excompañero de equipo, con los Mets de Nueva York. Luego siguió a Torre hasta los Bravos de Atlanta, donde fue entrenador de pitcheo.

Antes trabajó como analista de color de respaldo para el Monday Night Baseball de ABC en 1976, y brevemente fue comentarista de color para los Nets de Nueva York de la American Basketball Association.

En 1990, Gibson era un comentarista de color para los juegos de beisbol en ESPN, y en 1995, volvió a trabajar con Torre como entrenador de pitcheo, esta vez con los Cardenales de San Luis.

Gibson, que escribió sus memorias Pitch by Pitch en 2015, murió menos de un mes después de la muerte de uno de sus compañeros de equipo, el jardinero del Salón de la Fama, Lou Brock. Otro gran lanzador de su época, Tom Seaver, murió a fines de agosto.

“Bob Gibson literalmente cambió el juego del beisbol”, con este mensaje los Cardenales de San Luis, despidieron a uno de sus intengrantes.

Con información de EFE

Noticias relacionadas