• La Unesco decretó que el primer jueves del mes de noviembre de cada año se conmemora el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, incluido el Ciberacoso

La violencia escolar es un común denominador en distintas partes del mundo. Varias ONG y organismos multilaterales que se encargan de velar por los derechos humanos alertan sobre las consecuencias negativas del bullying para la salud mental de niños y adolescentes.

Ante esta problemática, los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), acordaron que cada primer jueves de noviembre se conmemorará el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, incluyendo también el Ciberacoso.

Se trata de una fecha que se fijó en noviembre de 2019 y se empezó a conmemorar a partir de 2020, para reconocer que la violencia en el entorno escolar y bajo todas sus formas, atenta contra los derechos de los niños y los adolescentes, a su salud y bienestar.

Ciberacoso y acoso escolar

Ciberacoso: Es el acoso de una persona a otra mediante el uso de las tecnologías, de la información y la comunicación.

Acoso escolar: Es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre estudiantes de forma reiterada en el colegio.

La Unesco estima que uno de cada tres alumnos en el mundo ha sido víctima de acoso por parte de sus compañeros al menos una vez durante el mes de octubre de 2020. Asimismo, una proporción similar ha padecido violencia física.

“Quienes cometen estos actos de violencia y acoso en el entorno escolar son principalmente los propios compañeros, pero en algunos casos, también docentes y otros miembros del personal escolar. En 67 países los castigos corporales están autorizados en las escuelas”, resalta la institución en su comunicado oficial

Foto cortesía

Violencia escolar en Venezuela 

Ya desde 2017, la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, señaló en su blog oficial que en Venezuela el acoso en las escuelas y liceos ya dejó de ser una simple “molestia” de un alumno a otro y es que los incidentes tomaron un acento violento que preocupa a docentes, padres y alumnos. Es un fenómeno que se ha masificado, llegando a alcanzar 80% de los establecimientos educativos, primarios y secundarios, de acuerdo con estudios de la Unesco para ese entonces.

De acuerdo con Carlos Trapani, coordinador General de la ONG Cecodap (Centro Comunitario de Aprendizaje) en una entrevista para Amnistía Internacional Venezuela, existe poco interés por parte del régimen de Nicolás Maduro en cuanto a la implementación de programas articulados y sostenidos en el tiempo que reduzcan el acoso escolar.

Foto cortesía

En un estudio en 2017, Amnistía Internacional asegura que a pesar de no contar con cifras oficiales que estimen el nivel de acoso escolar existente, Venezuela no escapa del fenómeno del bullying.

Durante el confinamiento por covid-19 durante este 2020, la ONG Cecodap realizó una campaña en Twitter para alentar a los padres a estar atentos a lo que sus hijos están expuestos en Internet ya que “el ciberacoso no está de cuarentena”. 

Cinco recomendaciones de Cecodap

-Es necesario dedicarle tiempo de calidad a los jóvenes, para que se sientan importantes en la familia, queridos y en confianza.

– Pese a lo atareado que pueda llegar a estar, los representantes siempre deben estar atentos a cualquier señal que refleje una situación de violencia, ya sea no querer ir a la escuela, cambios de rutina o ánimo en el niño o adolescente.

– Reafirme los lazos comunicativos entre el pequeño o joven, para que él sienta la confianza de expresar cualquier situación.

– Manténgase informado acerca del tema. Los Consejos Municipales de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes constantemente realizan talleres sobre los deberes y derechos de nuestros pequeños.

– Si es consciente de que el la menor es víctima de intimidación escolar, no dude en acudir a las instituciones gubernamentales pertinentes como lo son los Consejos de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, Defensorías, Ministerio Público y Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Casos en escuelas venezolanas

Lorena Martínez, madre de una adolescente de 13 años de edad que cursaba segundo año de bachillerato, denunció en 2019 la grave situación de acoso que vivía su hija en el colegio por parte de sus compañeros. 

Explicó que los agresores son liceístas que “la odian por ser, según ellos, muy sifrina”. Agregó que no solo hay videos de la violencia que graban los propios compañeros de clases, sino que también existen videos de cámaras de seguridad de establecimientos cercanos al colegio. 

“¿Qué están esperando? ¿Que maten a mi hija para actuar”. Yo prefiero que pierda el año a que pierda la vida”, sentenció Martínez cuando comentó que ha denunciado varias veces la situación ante la directora del colegio y la coordinadora. 

En diciembre de 2019 se publicaron en redes sociales videos de adolescentes en el estado Anzoátegui que peleaban en la calle mientras que sus compañeros del colegio, lejos de separarlas, las alentaban y las grababan con sus teléfonos, de acuerdo con información publicada en el portal Expresa.me

En uno de los vídeos, una estudiante golpea la cabeza de la otra contra el suelo de asfalto, ocasionándole lesiones craneoencefálicas. 

En el documento publicado por la Unesco este 5 de noviembre de 2020, sobre el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, incluido el Ciberacoso, se lee que: 

Estos actos violentos tienen repercusiones negativas considerables, fundamentalmente en los rendimientos escolares, la salud mental, y la calidad de la vida en general. Los niños frecuentemente acosados corren tres veces más el riesgo de padecer de ostracismo (aislamiento voluntario o forzoso de la vida pública) en sus escuelas”.

Es importante la adecuada implementación de políticas públicas que eviten y castiguen este tipo de hechos en Venezuela, además de cifras oficiales para que los entes competentes puedan actuar ante los diferentes casos. 

Noticias relacionadas