• En El Diario conversamos con la codirectora de la serie documental Lejos de Casa y el coordinador de Cecodap para conocer más sobre la producción de este audiovisual y lo que significa este reconocimiento

La ONG Ceocodap, en conjunto con Comunifilm, crearon en 2019 la serie documental Lejos de Casa. Se trata de una producción que cuenta con cinco cortos que muestran la realidad de la migración venezolana y cómo afecta a niños y adolescentes.

La historia de Nancy y Frangeer, uno de los cortometrajes, ganó el I Concurso de cortometrajes iberoamericanos de Casa de América. Que es parte de la iniciativa digital “No por corto menos cine” de este 2020. 

El corto relata la historia de Nancy, una abuela de 65 años de edad. Ella tiene que lidiar con la dinámica del mundo actual al asumir la crianza de su nieto Frangeer (de 16 años), debido a que su hija emigró a Chile.

Casa de América

Casa de América es una institución española que promueve la cultura iberoamericana. No por Corto menos Cine es una sección digital que busca dar a conocer la obra «en corto» de cineastas iberoamericanos de ambos lados del Atlántico.

Este 2020 se celebró el I Concurso de Cortometrajes Iberoamericanos de Casa de América, donde los 10 finalistas de ‘No por Corto menos Cine’ compitieron por el Premio del Público. El ganador fue “Lejos de Casa. La historia de Nancy y Frangee”, así lo anunció la organización el 3 de diciembre.

Un gran logro

Oriana Martínez, codirectora y productora general de Lejos de Casa, contó en exclusiva para El Diario que este premio ha sido un estímulo muy importante. Les permite validar que van por el camino correcto y que la experiencia y esfuerzo que implica hoy en día producir audiovisuales en el país merece la pena.

“Sobre todo cuando vemos la posibilidad de proyectar estas historias en pantallas internacionales. Que se generen debates, reflexión y discusión sobre la realidad venezolana en otras geografías”, precisó.

Señaló que para ellos es importante visibilizar las historias y darle voz a esas familias que confiaron en su criterio y que a partir de la serie documental se pueda compartir su realidad en ese tipo de estructura.

“Desde el punto de vista audiovisual, para todo cineasta también implica una emoción la posibilidad de formar parte de un festival como este. Sobre todo tratándose de una institución tan importante en el mundo iberoamericano como Casa de América”, aseveró Martínez.

Foto cortesía

La cineasta indicó que para ellos ser la representación de Venezuela entre los 10 finalistas y finalmente llevarse el premio es un espaldarazo. Un empujón para seguir adelante y continuar enamorados de lo que hacen.

Creemos que todos somos agentes transformadores y constructores de la Venezuela y de la sociedad que soñamos, y desde nuestra área en el audiovisual intentamos hacerlo cada día”.

La serie documental busca visibilizar la realidad migratoria 

Matínez detalló que la serie documental Lejos de Casa nace a partir de la necesidad que tiene Cecodap. La ONG que ha llevado una investigación respecto a las estadísticas de la realidad migratoria y su impacto en la infancia. El objetivo era traducir eso en una pieza audiovisual.

“Nos convocaron para esta tarea. Lo que de inmediato representó un reto y una posibilidad muy importante porque era tratar una realidad contemporánea muy complicada que recién como sociedad estamos aprendiendo a entender, y llevarla a la pantalla grande”, puntualizó.

Mencionó que fue un trabajo riguroso, sistemático, resultado de un equipo de profesionales de distintas áreas que se sumaron para hacer esto posible y lograr darles voz y rostro a esas estadísticas.

Siempre escuchamos decir que más de 5.000.000 de venezolanos se han ido del país y que como consecuencia de esta partida más de 1.000.000 de niños se quedan acá; pero ese número queda allí frío y abstracto, un poco la búsqueda de Lejos de Casa era traer a tierra esta realidad para escuchar en primera persona a estas familias”.

Martínez indicó que esa fue la chispa, darle contexto a esas estadísticas y que al final del día el audiovisual lograra dos objetivos, el primero, generar memoria para que en unos años se pueda ver en perspectiva la pieza y en segundo lugar, hacer que esas múltiples familias que viven esta realidad no se sientan solas y vean sus historias reflejadas.

Foto cortesía

Proceso de investigación para encontrar historias

Agregó que Lejos de Casa, por ser una serie documental, partió de un proceso de investigación riguroso. A partir de las investigaciones que estaba desarrollando Cecodap y junto al equipo de Comunifilm comenzaron a indagar desde distintas áreas, desde las ONG que trabajan en distintas zonas del área metropolitana hasta periodistas.

“Veníamos de hacer un trabajo sobre educación, así que la escuela también fue un espacio neurálgico para conectar con otras historias y familias. En el proceso de investigación fuimos accediendo a muchas realidades, de ellas hubo un primer proceso de filtro donde teníamos casi 22 historias sólidas interesantes y luego arrancó la discusión entre los dos equipos para poder llegar a las cinco que se iban a contar”, indicó.

Señaló que siempre se tomó en cuenta la premisa de que fueran historias representativas y diversas. Que pudieran ayudar a dar un pantallazo bastante global de lo que implica la realidad migratoria venezolana.

“Sentimos que lo logramos porque dentro de la serie tenemos la historia de Nancy y Franger, que cuenta la migración desde ese vínculo entre abuela y nieto adolescente; pero también tenemos la historia de una hermana de 22 años de edad que tiene que aprender a ser padre y madre porque sus papás se fueron a Panamá hace dos años para ofrecerle mejor calidad de vida, y tuvo que quedarse con su hermano de 11 años de edad”, detalló.

Entre las historias también se encuentra el relato de dos abuelos que fueron a Colombia para buscar a su nieto. Él había emigrado con su mamá, pero al percatarse de la realidad tan compleja que vivían, decidieron buscarlo para que regresara a Venezuela con ellos.

Serie de cortometrajes

Estas son las cinco historias producidas por Cecodap y Comunifilm:

● Mirtha, una joven de 25 años que asume el cuidado de su hermano Jesús de 10 años. Sus dos padres emigraron a Panamá. Ella se convirtió en una madre para él.
● La historia de Nancy, abuela de 65 años. Ella tuvo que lidiar con la brecha de edad y la dinámica del mundo actual, al asumir la crianza de su nieto Frangeer de 16 años. Su hija emigró a Chile.
● El relato de Javier, un padre que se encarga de la crianza de su hijo Xavier de 6 años. La mamá del niño emigró a Ecuador. Esta situación los empujó a consolidar un lazo tan fuerte, que ahora Javier es el superhéroe de su hijo.
● El relato de la familia Peñaloza Guillén, quienes se organizaron y cumplen roles para hacer más llevadera la cotidianidad de Samatha (11 años) y Fabiana (07 años) luego de la emigración de sus dos padres a Chile.
● La historia de los abuelos Gil Carrillo, quienes vieron emigrar a Camilo (4 años) junto a su mamá y debido a las dificultades en el extranjero, hicieron todo lo posible para traer a su nieto de vuelta.

Compartir relatos desde el vínculo humano

La serie documental fue realizada por Comunifilm producciones, codirigida por Yangel Machado y Oriana Martinez, junto a “un equipo multidisciplinario que estuvo a disposición de estas historias y creyeron que era importante contar y compartir estos relatos y puso al servicio de esta serie su talento, esfuerzo y tiempo”, sostuvo la cineasta. 

Relató que lograron la posibilidad de consolidar una serie muy emotiva, respetuosa y desde un código cinematográfico muy cercano y humano. Cuidaron mucho que no se realizara desde el amarillismo y cuestionamiento, sino desde un vínculo para que fuera una narración respetuosa y que tanto los protagonistas de la historia y quienes vieran el cortometraje sintieran la conexión y empatía que como cineastas están buscando.

Foto cortesía

“Sin duda el rodaje de esta serie documental fue muy transformador, al final del día el equipo terminaba sensibilizado, conectado, muchas veces llorábamos y creo que eso es lo valioso de este proceso. Cuando uno como realizador se entrega, se conecta con esta historia y hace posible que la magia y el discurso ocurran”, comentó.

Añadió que trataron de ser lo menos invasivos posible y que existiera un vínculo directo con ellos, que se sintieran cómodos para contar lo que sentían y pensaban. Lo que hizo que el proceso de filmación fuera muy sensible y que al final del día el equipo terminara reflexionando debido a que todos tienen a alguien lejos de casa y se conectan con la historia.

Los rostros de la migración 

Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, señaló que el premio es un reconocimiento a un trabajo de mucha calidad y sobretodo de cómo rescataron la metodología documental  para poder denunciar la situación que afecta los derechos de los niños. 

“El premio representa una oportunidad para poder visibilizar la situación de los niños afectados en el contexto de la migración de los padres. Representa un reconocimiento a esas familias que se han separado producto de la emergencia que se vive en Venezuela y sobretodo la importancia de poder contar historias y darle visibilidad a través de distintos medios”, relató en exclusiva para El Diario.

Trapani mencionó que Cecodap, a lo largo de su historia, ha desarrollado toda una línea audiovisual para poder ponerle rostro y nombre a las distintas problemáticas que afectan a los niños y que para ellos es fundamental.

Foto cortesía

Detalló que en el tema migratorio, más allá de los números y proyecciones, hay historias que merecen ser contadas. La historia de Frangeer como la de muchos otros niños que forman parte de la serie completa, reflejan el impacto que ha tenido la migración en la vida de los niños. 

Cuando hablamos de migración hablamos de cambios y de transformación, de duelo migratorio y sobretodo la añoranza del reencuentro”.

Una realidad compleja

Trapani añadió que es una realidad muy dura y muy compleja que refleja que los niños están sufriendo las consecuencias de una crisis que no generaron y por eso la importancia de poder contar con cortometrajes que den cuenta de esas problemáticas.

“Cecodap no alienta la migración, pero tampoco critica o cuestiona a aquellos padres que tomaron esa difícil decisión de migrar”, puntualizó.

Precisó que para ellos la migración en el contexto de Venezuela es forzada, porque las personas no viajan por turismo o placer, lo hacen huyendo frente a una insatisfacción para poder cubrir sus necesidades básicas.

Recalcó que evidentemente la migración afecta a los niños de distintas maneras, cambios en rutinas, alteración de los estado de ánimo y el duelo migratorio de separación familiar.

Trapani agregó que lo característico de la migración es que genera cambios en los niños que se van y en los que se quedan debido a que surgen otras formas de convivir.

Cambios con otros cuidadores, solos con otros hermanos, cambio de domicilio, de escuela. Hay una dinámica distinta y sobre todo se muestra cómo se ejerce la maternidad y paternidad a distancia, a través de una red social. Eso se evidencia en el documental”, resaltó.

Sostuvo que evidentemente el hecho migratorio genera un conjunto de transformación en la dinámica familiar que cambia los roles de cuidado. Los niños pasan a depender de abuelos y tíos. 

“Lo que vemos en el video son esas diferencias generacionales; entre las aspiraciones de un adolescente, que sufre un duelo migratorio, y los miedos y preocupaciones de una abuela que ya por razones vitales no tiene la misma entereza para afrontar el reto de la crianza. Además, también es un adulto mayor dejado atrás”, detalló.

Próximos proyectos

Oriana Martínez indicó que para el primer trimestre de 2021 prevén hacer el estreno de una segunda temporada de Lejos de Casa. Un contenido que filmaron durante este año y que está en proceso de posproducción.

Precisó que en esta oportunidad están tocando la realidad migratoria desde la perspectiva del cuidador, pero ahora haciendo especial énfasis en tres conceptos que surgieron durante el proceso de investigación de la primera temporada y que tiene que ver con el acompañamiento y la legalidad detrás del proceso migratorio y su impacto dentro de la infancia.

“También estamos explorando la migración interna. La movida del interior del país de familias completas, incluyendo niños y adolescentes, al área metropolitana en busca de mejor calidad de vida”, dijo.

Carlos Trapani añadió que en Cecodap están desarrollando una serie documental sobre educación a distancia. Quieren mostrar cómo los niños y los padres han vivido el proceso de virtualidad de la educación producto de la pandemia). Prevén estrenarlo también el primer trimestre del 2021.

Noticias relacionadas