• El director, escritor y productor Juan Avella fue seleccionado por la cadena de televisión NBC para dirigir un episodio de la serie policial The Blacklist. Entre sus próximos proyectos planea también abrirse paso en el mundo del cine con dos largometrajes

Al sintonizar la serie de televisión estadounidense The Blacklist quizás sea conveniente prestar atención a sus créditos. En uno de sus episodios figura como director el nombre del venezolano Juan Avella, quien fue escogido como parte de un programa de nuevos talentos realizado por la cadena NBC.

El caraqueño de 35 años de edad estuvo al frente del episodio 15 de la octava temporada, titulado The Russian Knot. Se estrenó en Estados Unidos el 30 de abril de 2021 y llegará próximamente a Latinoamérica en los canales de televisión por suscripción Sony y AXN. También estará disponible a partir de septiembre en la plataforma Netflix.

Durante más de cuatro días el director asumió el reto de filmar en Nueva York, en medio de las medidas de bioseguridad por la pandemia por covid-19. Entre las locaciones del rodaje estuvo el emblemático Central Park, donde enfrentó también dificultades con el clima y turistas curiosos, en plena secuencia de persecución.

El venezolano que incursiona como director en la televisión norteamericana
Foto: Cortesía

La serie, protagonizada por Megan Boone y James Spader, ha tenido ocho nominaciones al Premio Emmy, ganando en 2014 en la categoría de serie dramática. Se trata de un thriller policíaco sobre un criminal excéntrico y brillante que une fuerzas con una agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI). Ambos atrapan a los delincuentes y terroristas más peligrosos del país, los cuales tienen registrados en una “lista negra”.

Además del cine y la televisión, Avella también posee una reconocida carrera dirigiendo videos musicales, entre los que destaca el tema Miami S&M, de la banda venezolana La Vida Boheme. El videoclip, filmado junto al director Rodrigo Michelangeli, causó revuelo en las redes sociales por sus escenas explícitamente sexuales, que en un principio se liberó como un presunto video íntimo filtrado del baterista Sebastián Ayala y la actriz porno La Sirena 69.

Reconoce que todo se trató de una estrategia de marketing para promocionar la canción. Recuerda como una experiencia divertida el mantener el secreto tras bastidores, antes de finalmente aclarar la polémica y estrenar el video musical. “Haber leído las reacciones de la gente fue súper interesante. Quedé contento porque al final se llevó todo bien”, destaca en entrevista a El Diario.

Camino a Los Ángeles

Avella es egresado en Administración de la Universidad Metropolitana, mención Banca y Finanzas. Sin embargo, el joven sentía que su pasión estaba en el cine y realizó diferentes cursos de dirección, guion y actuación. No fue sino hasta después de graduarse que comenzó a dar sus primeros pasos de lleno en la industria.

Su primer trabajo fue como asistente de producción en la cinta La hora cero, de Diego Velasco, junto a la productora y escritora Carolina Paiz. Luego entró al canal de televisión por suscripción E! Entertainment como productor de programas como E! Latin News y E! VIP Caracas

En el año 2011 viajó a la ciudad de Los Ángeles, donde estudió una maestría en guion cinematográfico en el American Film Institute (AFI), considerada una de las mejores universidades del mundo especializadas en cine. “Mi objetivo siempre fue ser director y escritor, pero yo decía que había primero que aprender sobre el guion y cómo contar una historia”, comenta.

En su filmografía Avella posee dos cortometrajes, los cuales fueron producidos, escritos y dirigidos por él: Hijo por hijo (2017) y Her body (2018). Ambos se estrenaron en festivales de Estados Unidos y la cadena HBO compró sus derechos de distribución. En el caso de Her Body, está actualmente disponible a través del servicio de streaming HBO Max.

Uno de sus proyectos más reconocidos es el guion de un largometrale titulado Bolichicos, con el cual ganó el premio Willian J. Fadiman de la AFI por excelencia de escritura. “Trata sobre mi experiencia en la Universidad Metropolitana y cómo jóvenes de 20 años básicamente se hicieron millonarios de la noche a la mañana”, asegura. La historia recibió en 2019 una beca de financiamiento por parte del Tribeca Film Institute, lo que permitió a Avella generar los contactos para participar en el Programa de Directores Emergentes de la NBC.

Para poder participar en el programa, Avella debió ser invitado formalmente por los organizadores, además de postularse a través de la página web del canal. Entre los requisitos estaba haber presentado al menos dos cortometrajes en festivales reconocidos, lo cual ya cumplía, y una carta de recomendación.

Mayor inclusión en la industria

El venezolano que incursiona como director en la televisión norteamericana
Foto: Cortesía

Para avanzar en el Emerging Director Program, Avella debió pasar por varias rondas en las que fue entrevistado por diferentes directores y ejecutivos del canal. Fue seleccionado en el cuadro de los 20 finalistas, a los cuales se les asignó un programa televisivo para trabajar. En el caso del venezolano, afirma que su primera opción era The Blacklist

Al final se eligieron a siete personas, de las cuales Avella fue el único hombre. Mientras las mujeres formaban parte de la clase Female Forward, él entró en la división para hombres diversos y no binarios, como parte de su objetivo de promover la inclusión detrás de las cámaras.

“Como latino y venezolano en Los Ángeles, yo llevo 10 años en esta ciudad y no es fácil poder conseguir este tipo de oportunidades y lograr entrar a la industria. Así que programas como este, que existan, de verdad son una gran ayuda. Este es el único de todos esos programas de diversidad en la ciudad que otorga un episodio para dirigir al final”, comentó.

Al cineasta le correspondió formar parte de lo que denominó “sombra de director” durante dos episodios. Así trabajó junto a Andrew McCarthy y Christine Moore, con quienes aprendió todo el proceso de preproducción, producción y postproducción de la serie. Una vez completado ese ciclo, los showrunners le dieron luz verde para dirigir por sí mismo The Russian Knot.

Al estilo americano

Avella señala que el mayor reto de hacer televisión en Estados Unidos es la velocidad con la que se desarrollan sus producciones. Explica que los ritmos de grabación son rápidos, con hasta 11 páginas de guion por día, cuando en una película se suelen filmar cuatro por día. 

Parte de esa velocidad, precisa, se debe a que cada escena se graba con tres cámaras, algo que supuso un reto para el director venezolano, quien estaba acostumbrado a utilizar solo dos. Aún así, no tuvo mayores inconvenientes gracias al apoyo de todo el personal. “Para eso tienes un equipo con profesionales como el director de fotografía y el de arte que ha trabajado en los últimos años toda la serie, la conocen y saben cómo hacer todo eso”, agrega.

Foto: Cortesía

A diferencia del cine, donde el control creativo recae en la dirección, en la televisión son los productores, o showrunners, quienes toman todas las decisiones del programa. Ellos establecen la visión, estilo y ritmo de la historia, mientras que los directores son invitados que ejecutan las ideas ya plasmadas en el guion.

Es un balance muy delicado donde tienes que saber, conociendo bien el show, dónde puedes dejar tu granito de arena, esa pincelada que nada más es de Juan Avella, pero a la vez entregando un episodio que, tanto los creadores, como los fans, lo vean y sepan que es un episodio de The Blacklist”, apunta.

The Blacklist es una serie de tipo procedural, con un caso semanal que se debe resolver, al igual que en otras de su clase como CSI, Doctor House o La Ley y el Orden. Avella refiere que este tipo de shows facilitan al director invitado plasmar su estilo más libremente, ya que cada episodio cuenta su propia historia. “Yo soy el guardián de ese episodio, el creador o showrunner me está confiando ese guion para que lo lleve a la pantalla tal como ellos desean, pero una toma las decisiones con base en eso e ir dejando sus granitos de arena en cada detalle, transición o en la dirección de los actores», completa.

Invertir en los canales

Desde hace años, al sintonizar cualquier canal de televisión abierta en Venezuela se evidencia la fuerte crisis que atraviesa el sector. Poca variedad en la programación, austeridad en los shows en vivo y retransmisiones de telenovelas y hasta concursos antiguos marcan ahora la parrilla televisiva nacional.

Avella es consciente de esta situación. Opina que la crisis económica que atraviesa el país desde hace años afectó la calidad de las producciones nacionales, que ven mermada su creatividad debido a la falta de recursos y presupuesto. 

Para él, el volver a los años dorados de la televisión venezolana pasa por la política en términos macroeconómicos, crear garantías que permitan a los canales invertir tanto en escenarios y equipos técnicos como en sueldos dignos para todo el personal.

En un país alguna vez caracterizado por producir dramas que fueron referencia internacional, rara vez se ve a los canales arriesgarse para romper los convencionalismos con otros formatos de series. Avella no tiene una respuesta para este fenómeno, aunque dice que tienen mucho peso las decisiones que los ejecutivos toman como administradores del canal.

“Todo recae mucho en la situación país, pero si hubiera condiciones más favorables para todos los involucrados, no me extrañaría que los ejecutivos quisieran incursionar en hacer series narrativas”, indica.

Proyectos futuros

En lo personal, Avella está enfocado en este momento en continuar creciendo como director en Estados Unidos, trabajando por igual tanto en cine como en televisión. 

Creo que los dos medios (cine y televisión) son diferentes, pero al mismo tiempo te ofrecen ventajas y cosas que puedes hacer en uno, pero no en el otro. Una película puede ser mucho más rápida y con una historia más concisa de principio a fin, mientras que en una serie tienes más chance de desarrollar la historia y cuentas con más personajes”, asevera.

Afirma que tiene  listos los guiones de dos largometrajes que ya cuentan con productores asociados. Están en este momento en fase de recaudación de fondos para iniciar la  fase de preproducción. Entre ellos está la filmación de Bolichicos y un remake de Hijo por hijo como largometraje. Espera comenzar a rodar en 2022, luego de normalizarse la contingencia por la pandemia en Latinoamérica.

Aunque no está previsto por parte NBC que Avella dirija más episodios de The Blacklist por los momentos, el venezolano espera que la oportunidad le abra las puertas en otras series y cadenas de televisión. Para ello ya está en conversaciones con sus agentes para explorar nuevas opciones y seguir colocando su nombre en los créditos de la industria norteamericana.

Noticias relacionadas