• Ocho personas murieron en el aeropuerto de Kabul luego de que cientos de personas ingresaran a la pista de aterrizaje para subirse desesperadamente en los aviones. Estados Unidos y países de Asia Central se preparan para atender una nueva crisis de refugiados 

Un día después de que las milicias talibanes tomaran el poder en Afganistán, el miedo reina entre sus habitantes. Medios de comunicación internacionales han registrado imágenes de miles de personas que tratan de huir del país preocupados ante el regreso del régimen fundamentalista islámico.

En el aeropuerto de Kabul, capital de Afganistán, el lunes 16 de agosto de 2021 se vivió un escenario de caos. Multitudes se congregaron frente al terminal sin pasaportes ni boletos, solo con el deseo de escapar. Algunos lograron superar las vallas de seguridad e ingresar a la pista de aterrizaje, donde rodearon los aviones. En imágenes difundidas por redes sociales se vio incluso a otros aferrarse al fuselaje de aviones en pleno despegue en un intento desesperado de escapar.

La situación obligó al Ejército de Estados Unidos a tomar el control del aeropuerto y dirigir sus operaciones. Se conoció la muerte de al menos ocho civiles durante la incursión de civiles a la pista, en circunstancias que no han sido esclarecidas del todo por las autoridades.

Caos en el aeropuerto

Foto: EFE

El lunes se anunció la suspensión de todos los vuelos comerciales en el aeropuerto de Kabul, único operativo en el país tras la caída del gobierno afgano. Con la militarización total de las instalaciones, solo está autorizada la evacuación de funcionarios del Ejecutivo saliente, empresarios y personal diplomático extranjero. También de todos los empleados afganos que por años trabajaron para las embajadas.

La corresponsal de la agencia CNN en Kabul, Clarissa Ward, informó que los alrededores del terminal aéreo están bloqueados por la cantidad de vehículos abandonados en sus vías de acceso. También confirmó que desde el domingo cientos de civiles están agrupados en las afueras del lugar en búsqueda de vuelos. Luego de conocerse la cancelación de las operaciones comerciales, la situación se volvió más tensa.

Vista aérea de las afueras del aeropuerto de Kabul. Foto: Cortesía EFE

Diferentes agencias reportaron el ingreso de personas a las pistas, quienes treparon hasta el puente de abordaje para entrar a los aviones mezclados con los funcionarios evacuados. Fuerzas estadounidenses intentaron dispersar a los ciudadanos con disparos al aire, sin conocerse si para este momento lograron despejar nuevamente las vías.

Ajmal Ahmady, asesor económico del ahora exiliado presidente de Afganistán, Ashraf Ghani Ahmadzai, narró en Twitter su propia experiencia en el aeropuerto. Aseguró que al conocer la noticia de la cancelación de los vuelos, empleados y militares del aeropuerto dejaron sus puestos y corrieron al último vuelo de la aerolínea Kam Air, que partió con el triple de su capacidad de pasajeros.

Ahmady y otros funcionarios que quedaron varados en el terminal corrieron entre la muchedumbre hacia un hangar donde lograron abordar un avión de la Fuerza Aérea estadounidense. El exasesor responsabiliza al presidente Ghani de abandonar el país junto a sus ministros sin dejar claro un plan de evacuación ni  de transición política.

No tenía por qué acabar así. Estoy disgustado por la falta de planificación por parte de los líderes afganos. Los vi en el aeropuerto salir sin avisar a los demás”, escribió.

Enfrentamientos y muertes

Foto: EFE

Al desorden provocado por los civiles desesperados se sumó luego la aparición de combatientes talibanes en el aeropuerto. Algunos invitaban a la población a volver a sus casas, mientras otros aseguraron buscar a miembros del antiguo gobierno en las instalaciones.

El gobierno de Estados Unidos informó que llegó a un acuerdo con los talibanes para evacuar de manera pacífica, pero aclaró que no dudará en tomar medidas si se intenta interrumpir la misión. Esto quedó probado luego de que los insurgentes islámicos y las tropas estadounidenses se enfrentaron en el aeropuerto, lo que dejó un saldo de seis muertos.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, declaró que dos personas fueron neutralizadas luego de ingresar a la pista con presuntas armas de fuego. Por su parte, un testigo contó a la agencia EFE que el tiroteo comenzó luego de que un talibán asesinó a dos personas que se negaron a retirarse. Esto hizo que los soldados norteamericanos abrieran fuego contra él. Agregó que tres civiles más murieron en el enfrentamiento entre ambas fuerzas.

Afganos corriendo al lado de un avión de la Fuerza Aérea estadounidense a punto de despegar. Foto: Captura de video

Otra escena que causó controversia fue el despegue de un avión militar estadounidense en medio del caos. En la grabación se ve cómo un grupo de personas corre a los lados de la nave y varios logran subirse a sus paredes externas. Al final del video se ve a una persona caer al vacío cuando el avión ya estaba a una altura considerable.

Hasta el momento se cuentan dos personas muertas tras soltarse del avión en pleno despegue. Sin embargo, dada la cantidad de gente aferrada de manera precaria al fuselaje, no se descarta que más cuerpos puedan aparecer en las próximas horas.

Seguridad máxima

Retirada de soldados españoles en Afganistán. Foto: EFE

Kirby dijo que el Ejército estadounidense, junto a militares de Turquía y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), intentan restablecer la seguridad del aeropuerto de Kabul. Indicaron que trabajan en dispersar a los afganos de la pista, además de controlar el tráfico aéreo ante la falta de personal.

“Anticipamos que en las próximas horas seremos capaces de restablecer las operaciones aéreas en el aeropuerto”, aseguró el vocero. Agregó que sumará 500 soldados a los 2.500 que ahora se encargan de la seguridad en el área.

Del mismo modo, informó que la Casa Blanca autorizó el envío de 1.000 soldados a Afganistán para reforzar la tropa de 7.000 efectivos que siguen en el país. Cabe recordar que al momento de la insurrección talibán, Estados Unidos estaba en un proceso de retiro total de sus tropas luego de 20 años de ocupación militar.

El Departamento de Estado norteamericano también informó en un comunicado que desde el domingo se completó con éxito la evacuación de los 4.000 empleados de la embajada estadounidense. Actualmente están apoyando la salida de diplomáticos de otros países.

Alerta internacional

Caravana de personas que se dirigen a la frontera norte del país. Foto: EFE

Ubicada al sur de Asia Central, Afganistán ha puesto sobre aviso a toda la región ante la potencial ola de refugiados que llegará a las fronteras en las próximas horas. Países como Kazajistán y Kirguistán están en consultas con la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), dirigida por Rusia y China, para prepararse ante la llegada de afganos y detectar posibles infiltrados talibanes entre los grupos migrantes.

De igual manera, el gobierno de Uzbekistán instaló un campamento con cientos de tiendas de campaña en la ciudad fronteriza de Temez. No obstante, se mantienen alertas por la llegada las últimas horas de 80 funcionarios del Ejército afgano que desertaron para escapar usando vehículos y helicópteros militares. También informaron el derribo de un avión de la Fuerza Aérea de ese país, que se presume era manejado por un piloto que también intentaba huir. Se desconoce si sus ocupantes sobrevivieron.

Irán, otro país vecino de Afganistán, dijo que desde hace dos meses preparó zonas de seguridad en tres corredores fronterizos para recibir refugiados. Caso contrario ocurre al sur con Pakistán, nación que el domingo cerró sus fronteras dejando atrapados a quienes escapan del conflicto. Tayikistán y Turkmenistán, por su parte, desplegaron sus tropas en la frontera y anunciaron ejercicios militares preventivos ante una posible agresión talibán.

Foto: EFE

La crisis afgana llega incluso fuera de la región asiática. Estados Unidos aseguró que habilitó las bases militares Fort McCoy, en Wisconsin, y Fort Bliss, en Texas, para recibir a los refugiados afganos y de otros países de Medio Oriente. La Unión Europea también se prepara para no repetir el desastre de la ola de migrantes sirios de 2011, por lo que sus países miembros están un reuniones para crear un plan de atención.

Mientras los líderes talibanes prometen un proceso pacífico y sin represalias, el pueblo afgano revive las cicatrices del régimen de terror que en la década de los noventa los oprimió bajo la aplicación estricta de la sharia (ley islámica). Ahora huyen de un país que tras 20 años de ocupación militar extranjera, cayó en menos de una semana en manos de los extremistas.

Noticias relacionadas