• “El Pollo” Carvajal usaba bigotes, barba y pelucas postizas para parecerse a las fotos de los pasaportes falsos que tenía. Foto: Policía española

Hugo Carvajal, exgeneral chavista detenido en Madrid y considerado el fugitivo más buscado de EE UU por tráfico de drogas, se sometió a cirugía estética y durante los casi dos años de fuga vivió encerrado en domicilios que cambiaba cada tres meses.

La Policía española, que detuvo ayer en Madrid al ex militar, dio este viernes más detalles del arresto.

Carvajal fue jefe de la Contrainteligencia Militar de Venezuela en los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro. Está acusado en EE UU de narcotráfico, blanqueo de capitales y colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir drogas en territorio estadounidense.

Se trata de la segunda vez que Carvajal es detenido en España. En abril de 2019 fue arrestado en Madrid tras entrar en el país con pasaporte falso, pero la Audiencia Nacional denegó su extradición al entender que EE UU lo reclamaba por «una motivación política», por lo que fue puesto en libertad.

Meses después, en noviembre de ese año, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia acordó finalmente su extradición, pero ya había desaparecido.

La búsqueda y captura de Hugo Carvajal

Los agentes españoles especializados en fugitivos, que comenzaron las investigaciones cuando desapareció, constataron que no figuraba como propietario de ningún bien ni propiedad inmobiliaria. Tampoco tenía ningún vehículo o línea telefónica en España, por lo cual utilizaría a personas de su entera confianza para pasar desapercibido.

Fruto del intercambio de información con la DEA, la Policía española recibió datos sobre el posible paradero de Carvajal en una vivienda de una zona acomodada de Madrid. Una vez localizada, se produjo la detención, ordenada por un juzgado español.

La Policía destacó que, en el momento de la entrada, que fue por la fuerza, el fugitivo se había encerrado con un cuchillo en una de las habitaciones de la casa, en un intento desesperado de evitar la detención.

El arrestado reconoció que había permanecido en España desde su fuga y que cambiaba cada tres meses de escondite. Utilizaba domicilios diferentes, donde vivía enclaustrado, atemorizado por la difusión pública de su imagen.

Además, se habría sometido a varias operaciones de cirugía estética para modificar su apariencia. También estaría usando todo tipo de elementos de disfraz para facilitar su ocultación, como bigotes, barba y pelucas postizas para aparecer en los pasaportes falsos que tenía.

Defensa del acusado

Fuentes jurídicas avanzaron a Efe que la defensa del Carvajal plantea solicitar al Tribunal Supremo español que suspenda de manera cautelar el acuerdo con el que el gobierno dio luz verde a su entrega en marzo de 2020, después de que la autorizase la Audiencia Nacional.

Por aquel entonces el exgeneral venezolano ya había huido, y pese a ello, sus abogados pidieron al Supremo que suspendiese cautelarmente la orden de extradición. Alegaron que las imputaciones no eran ciertas y que la única finalidad de EE UU era torturarle para obtener información sobre Venezuela. La solicitud fue denegada en mayo de 2020.

Las fuentes recuerdan que el Tribunal Supremo aún tiene pendiente de resolver sobre el fondo del recurso que presentó Carvajal a su entrega. Subrayan que no tendría sentido que las autoridades españolas lo extraditasen sin saber el pronunciamiento del alto tribunal. 

Con información de EFE

Noticias relacionadas